17 comentarios el “LA WATCHTOWER MANIPULA LA BIBLIA PARA ENSEÑAR QUE HAY QUE ODIAR A LOS “APÉSTATAS”

  1. De la manera que usted lo explica es lo correcto. ¿que clase de personas son para que hayan llegado a ese punto a tal grado de manipulación? como mencionan en la ATALAYA 15 de julio 1981 pagina 29, por fín han reconocido: que NÓ ESTAN BAJO INSPIRACIÓN,simplemente son analistas que interpretan la Biblia a su manera y que cometen errores, y uno de los grandes errores es la mala interpretacion y MANIPULACION DE LOS TEXTOS ANTIGUOS entre ellos salmos 139:21,22. todo eso como usted lo explica basandose en las palabras de Jesus mateo 5:43-46 que lo dejo bien claro:oyeron ustedes que se dijo:Tienes que amar a tu projimo y odiar a tus enemigos. sin embargo, yó les digo:CONTINUEN AMANDO A SUS ENEMIGOS Y ORANDO POR LOS QUE LOS PERSIGUEN. Nó es de extrañar el gran daño internacional con los casos que afloran y que son del dominio publico y que se podrían haber evitado de haber practicado la ENSEÑANZA DE UN DIOS DE AMOR. Nó hace mucho escuché una conferencia de un LIDER CRISTIANO QUE DIRIGIENDOSE A SU AUDITORIO HIZO ÉSTA PRECISION Y ADEMAS LO RECALCÓ, Y LO SUPLICÓ: CORRÍJANME POR FAVOR , yó dirijo a las personas a CRISTO Y MI CORAZON SE PUEDE PERVERTÍR, Y PUEDO ENSEÑAR COSAS ANTIBÍBLICAS, PERO LES ADVIERTO QUE NUNCA DEBEN CONFIAR CIEGAMENTE EN LIDERES, SINÓ EN LA MAXIMA AUTORIDAD LA BIBLIA. eso me hizo pensar en jeremias 17:5. Pero éstas actitudes correctas nó existen en la organizacion de los testigos donde se exige OBEDIENCIA EXCLUSIVA A HOMBRES ANTES QUE A DIOS. LO CONTRARIO DE LO QUE ENSEÑÁ LA BIBLIA. Es por eso que tengan tan triste historial

    • Hola Jose.

      Ustedes deben comenzar practicando primero, lo que esta escrito en Mateo 5:44-46 ya que por sus escritos, si por Uds fuera, quiseran que los TJ estuvieran crucificados o quemados ¡no cierto!
      ¿acaso despues que Jesus dejo la tierra, Juan no tuvo seguidores, igual Santiago, Mateo, etc.
      Y que eran estas personas.Eran dioses o eran hombres.
      Eran hombres, pero hombres santos
      Entonces aqui surge una pregunta: ¿que diferencia hay entre los seguidores de hombres y seguidores de los apostoles?

      ¿Que opinas?

      Congratulations for your coments

      • Hey Robles tú como tus dirigentes están fuera de contexto no confunda la leche con la magnesia, tú bien sabes que los aposteles y los discipulos de Cristo aunque algunos eran iletrados, tubieron sus enseñanzas directa de Jesús, pero el Cuerpo Gobernate o El esclavo adulteran las Escrituras con manipulación, control y animo de lucros para endorsar y incremental sus Arcas financieras, ahora bién no se que van a hacer con tanta plata ya que como ellos dicen el “Armagedón viene pronto, en vez de hacer centros cumunitarios para tantos testigos pobres, que viven de las migajas de otros testigos.. Carajo que pongan ese dinero a circular alimentando sus propias gentes…Qué si su “Armagedón” viene que creen, se los los va llevar, jajajaja que risa y tú y tantas gentes tontas se lo creen, si ellos creyeran en su propio “Armagedón” crees que estubieran haciéndo tantos planes, que ustedes por tener la vista nublada ni de eso se dan cuenta,
        Paren de donar lo poco que tienen, comanselo o donenlo a institiciones que de verdad hacen algo…por los demás y dejen de molestar las personas que si trabajan y merecen descansar.
        Hagan algo contrucctivo, ponganse a estudiar y trabajar, para que vivan mejores vidas, compren casas vivan comodos, que es lo único que se van a llevar….cuando mueran

  2. Obedezcan al Cristo como su Señor y alaben a Dios como su Padre, porque Él es el único Bueno -lo dijo Jesús. Eso enseña la Biblia, pero lamentablemente el ser humano tiene la tendencia innata a seguir a las personas que ve delante como ejemplo intachable, inmaculado, casi perfecto … Los Testigos de Jehová, los CRISTIANOS VERDADEROS, NO SOMOS SEGUIDORES DE HOMBRES, pero respetamos el orden establecido en la organización, y si no estamos de acuerdo lo hacemos de manera respetuosa, enviando cartas a todas las instancias que sean necesarias y siempre tenemos respuesta, y aunque no sea la que esperamos, nos amoldamos a lo que el espíritu santo nos llama a hacer: SEGUIR ADQUIRIENDO CONOCIMIENTO, SEGUIR PROCURANDO LOS DONES QUE LA FUERZA TODOPODEROSA PROVEE a quien es leal a YHWH.
    Aún tenemos conocimiento parcial y, mientras dure este sistema, no tendremos el que es COMPLETO … ése sólo vendrá luego de Har-magedon, cuando todos los seres humanos seamos instruidos directamente por el Cordero durante los 1000 años.

    • Los Testigos proceden inequivocamente de su fundador Russell ,el cual era MASON TODO EL MUNDO LO SABE. ¿Yquienes son los Masones?..permitame LENIN comunicarle que el sacerdote: Manuel guerra, maximo experto español en Sectas ocultismo y satanismo profesor de la facultad de teologia del norte de España en Burgos,y el autor del monumental Diccionario enciclopedico de las sectas.Bac,2001)comentaron a la RAZON(periodico español) que segun informaciones merecedoras de todo crédito entre ellas una de un MASÓN DEL GRADO 33 DEL RITO ESCOCES ANTIGUO Y ACEPTADO), EN ..EL GRADO 18 se enseña al iniciado:La naturaleza de LUCIFER en cuanto al angel de luz. etc,ademas prosigue el sacerdote en el ritual de iniciacion del grado 29 el INICIADO PISA Y ESCUPE SOBRE UN CRUCIFIJO AL QUE CONSIDERA COMO SIGNO DE OPROBIO…¿QUIEN ODIA EN ÉSTE MUNDO LA CRUZ?. EL DIABLO, Y TODOS SUS HIJOS, es decír aquellas religiones que llamandose cristianos y afirmar que creén en JESUS TODAVÍA NÓ SE CONSIDERAN (HIJOS DE DIOS) los testigos son de ésa clase que contraviniendo la enseñanza de la Biblia Galatas 3:26 ¿porque ? porque el espiritu MASON LOS TIENEN FASCINADOS Y ENGAÑADOS. EL espiritu mason diabólico en toda sus enseñanzas han ido en contra de lo que dice: LA PALABRA INSPIRADA, EN 1 tesalonicenses 2:3 YHWH inspiró que la enseñanza de la Biblia es: sin :ERROR NI ENGAÑO. La historia de ésta religion masónica está repleta de profecias fallidas, mentiras odian la CRUZ QUE LOS CRISTIANOS NÓ LA ADORAN PERO SABEN QUE FUÉ EL LUGAR DONDE SATANAS FUÉ VENCIDO , Y POR TANTO ÉSTA RELIGION MASONICA, SON SEGUIDORES DE HOMBRES, EN VEZ DE CREÉR EN JESUS QUE DECIA CON ABSOLUTA CLARIDADQUE EL DÍA Y LA HORA NADIE LO SABE( ARMAGEDON) MARCOS 13:32 LÉALO LENIN, su organización MASONICA (SU ADORADO ESCLAVO FIEL Y DISCRETO QUE DA EL ALIMENTO AL DEBIDO TIEMPO) ENSEÑARON Y ENGAÑARON AL MUNDO ENTERO, QUE SERÍA EN 1925, INCLUSO LA RESURECCION DE HOMBRES FIELES ….¿QUE LE PARECE? SEÑOR LENIN TIENE USTED LA OSADÍA DE AFIRMAR QUE USTEDES NÓ SON SEGUIDORES DE HOMBRES?..¿QUIEN ERA ESE ESCLAVO FIEL Y DISCRETO? ¿DE VERDAD QUE SEGUÍAN LAS DIRECTRICES DEL ESPIRITU SANTO? !!HAY QUE VER EN QUE …LUGAR DEJAN A JESUCRISTO Y AL ESPIRITU SANTO!! SU ORGANIZACION POR MUCHO QUE LA DISFRACEN ESTA GOBERNADA POR EL MISMISIMO DIABLO (PADRE DE LA MENTIRA)..POR ESO LAS PERSONAS QUE NÓ QUIEREN SER ENGAÑADAS SIGUEN A LA LUZ DEL MUNDO: JESUS, EL ÚNICO PASTOR DE AYER,HOY Y MAÑANA QUE HA PLANTADO DESTELLOS DE ESPERANZA. Y CUANDO ESTABLEZCA EL MILENIO SE HARÁ EL CUMPLIMIENTO DE MATEO 6:10, SERÁ MARAVILLOSO COMO PARTE DEL PLAN DE SALVACION QUE HA PROVISTO PARA LAS PERSONAS QUE LE AMAN, TANTO EN LOS CIELOS COMO EN LA TIERRA.

  3. Para reshera:
    Esta es la 3a vez que voy a enviar el correo, ojalà y salga.

    No odiamos la cruz.
    Leer los siguientes versìculos bìblicos:

    Antiguo Testamento:
    Deuteronomio 21: 22-23.
    Los cadàveres de los ahorcados.
    Si uno, habiendo cometido un crimen capital, fuere muerto y colgado de un madero, su cadàver no quedarà durante la noche en el madero, antes lo enterraràs en ese mismo dìa , porque un colgado es objeto de la maldiciòn de Dios. no has de contaminar la Tierra que Yahvè tu Dios te da en heredad.

    Nuevo Testamento.
    Gàlatas. 3: 13.
    Cristo, empero, nos redimiò de la maldiciòn de la Ley, hacièndose por nosotros maldiciòn, porque escrito està: Maldito sea todo el que pende del madero.

    Y por favor vea la actitud que tomò Josè el de Arimatea, con Poncio Pilato para rescatar en ese mismo dìa el cuerpo de Jesùs.

    todo lo saquè de una biblia catòlica,ediciòn ecumènica barsa.

  4. Redshera, ve usted ¿por-qué? nosotros no nos colgamos al cuello, ni en nuestra casa verà una cruz, por una sencilla razòn son anatemas ( MALDICIONES BIBLICAS), y por eso Jesùs del pueblo de Arimatea, fuè y hablò con Poncio Pilato, porque no era posible que Jesùs quedara colgado, pues entraba en Èl la maldiciòn judìa.

    Por favor lea cuidadosamente este pasaje bìblico para que tanto usted como los que lean este artìculo nos comprendan, nosotros no tenemos culpa alguna, ESTO ES BIBLICO, solamente obedecemos, eso es todo.

    SEPULTURA DE JESUS.
    Evangelio Segùn San Marcos 15:42-47.
    Llegada ya la tarde, como era dìa de Preparaciòn, es decir, vìspera del dìa sàbado,vino Josè el de Arimatea, noble consejero,el cual tambièn estaba esperando el reino de Dios. Éste se atreviò a ir a Pilato y le pidiò el cuerpo de Jesùs. Pilato se extrañò de que estuviera muerto; hizo venir al centuriòn y le preguntò si habìa muerto ya. Informado por el centuriòn, diò el cuerpo a Josè; el cual habiendo comprado una sàbana, lo bajò lo envolviò en el sudario, lo depositò en un sepulcro tallado en la roca, y arrimò una loza a la puerta del sepulcro. Entretanto Marìa la Magdalena y María la de José observaron dónde era sepultado.

    lea en los evangelios, del nuevo testamento este hecho, eso lo hizo en cuestión de pocas horas, jesús a las 3:00 de la tarde falleció y para el atardecer José de Arimatea ya lo estaba preparando para llevarlo al sepulcro, ANTES DE QUE LLEGARA LA NOCHE PORQUE CORRIA EL RIESGO DE QUEDAR MALDITO PARA TODA LA ETERNIDAD, por esta maldición bíblica , la idolatría ( estatuas )y la trinidad , me vi precisada a salirme de la religión católica y quedarme muchos años sin ninguna religión, fuí por curiosidad a la Luterana y a la cristiana evangélica, y tan pronto me daba cuenta que eran trinitarias, me salía inmediatamente, yo soy anti-trinitaria, si yo me cuelgo un crucifijo en el pecho, según la maldición judía estaré maldita, y si la cruz la cuelgo en mi recámara o en mi casa, maldito será mi hogar.
    No es invensión de los testigos de Jehová, sino de los judíos, y esta maldición sigue apareciendo hasta el día de hoy, no ha sido suprimida, y tiene el mismo efecto devastador hasta el día de hoy.

    EL QUE SE ATREVA A DESOBEDECER ESTO, QUEDARA EN ANATEMA( MALDICION)

    Espero que después de esta explicación y abriendo su biblia sea más comprensible nuestra actitud hacia la cruz.

  5. QUE CERRADOS SIGUEN SIENDO LOS POBRES TESTIGOS DE JEOVA.
    PRIMERO JESUS NO COMETIO CRIMEN ALGUNO; SEGUNDO JESUS NO FUE COLGADO EN UN MADERO, FUE CRUCIFICADO EN UNA CRUZ, AHI SE ESTA USTED CONTRADICIENDO PORQUE PRIMERO DICE COLGADO EN UN MADERO Y DESPUES DICE QUE USTEDES POR VISION BIBLICA NO PORTAN NINGUNA CRUZ;POR FIN O FUE EN UN MADERO O EN UNA CRUZ.
    POSTERIORMENTE ES OBVIO QUE A NINGUN CADAVER LO VAN A DEJAR EN DONDE FALLECIO, LOS FAMILIARES Y LOS AMIGOS SE LLEVARAN ESE CADAVER EN DONDE LO VAN A VELAR, NO PORQUE SEA UNA MALDICION, NO CONFUNDAN COLGADO CON CRUCIFICADO NI CONFUNDAN A UN DELINCUENTE QUE SI COMERIO ALGUN CRIMEN CON NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO QUE MURIO EN LA CRUZ PARA REDIMIRNOS DE NUESTROS PECADOS.EN NINGUNA PARTE DE LA BIBLIA DICE QUE JOSE DE ARIMATEA LE PIDIO A PILATO EL CUERPO DE JESUS PORQUE NO QUERIA QUE QUEDARA MALDITO Y POR LO QUE VEO TE INTEREZA MAS LO QUE DECIAN LOS JUDIOS A LO QUE VERDADERAMENTE DICE DIOS POR MEDIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO. OJALA ALGUN DIA RECAPACITES.LA MALDICION DE UN HOGAR NO ES CUESTION DE LA CRUZ, LA CRUZ ES SIGNO DE SALVACION Y ES AHI DONDE JESUS VENCIO A LA MUERTE Y A SATANAS, LA MALDICION DE UN HOGAR ES CUESTION DE SEGUIR FALSAS DOCTRINAS QUE NO SE INSPIRAN EN CRISTO JESUS SINO EN LUCES DE ESTE MUNDO Y EL DIOS DE LOS TESTIGOS DE JEOVA ES SU FUNDADOR EL TAL RUSSELL.

    • en el libro de esdras el rey dario da un decreto por el cual cuando esdras dice que va redificar jerusalen dice t” todo aquel que se interponga debe ser colgado en un madero” la palabra que hay se utiliza en los escritos antiguos es estaurus que traducido al griego es cruz . ¿usted que se imagina que era el objeto al cual se referia el rey dario ? a un palo en forma de cruz ?

  6. puede usted demostrar biblicamente a que se referia el apostol pablo en corintios recuerde que jehova es un dios santo

  7. Hola he visto y leeido sus videos y sus paginas., yo soy catolica de nacimiento y me enorguñezco de serlo. mi esposo tambien nacio y crecio como catolico., pero no tuvo buenas bases y en estos ultimos meses ha estado asistiendo con los t.de j. cosa que a mi no me parece pero no puedo poner oposicion me gustaria hacerle unas preguntas si me manda un mensaje se lo voy agradecer.. gracias.

  8. Apostasía según San Pablo

    San Pablo nos dice que ha pasado “peligros entre falsos hermanos” (2 Corintics 11,26; Gálatas 2,4). Habla de los que “tienen las aparien­cias de la piedad, pero niegan su eficacia” (2 Timoteo 3,5). Pone en guardia contra los falsos maestros, doctores, ministros o apóstoles; a este género parecen pertenecer los que “con suaves palabras y lison­jas seducen los corazones de los sencillos” (Romanos 16,18). Estos son muchos, a juzgar por el pasaje de la Segunda Carta a los Corin­tios 2,17: “no somos como la mayoría que negocian con la Palabra de Dios”. (Así traduce la Biblia de Jerusalén. La expresión griega: hoi pólloi, puede traducirse también como los más o los muchos). En la misma carta, Pablo los denuncia a éstos como: “unos falsos apóstoles, unos operarios engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo”. (Corintios 11,13). Y desentraña la razón teológica de este hecho: “Y nada tiene de extraño (que ellos actúen como impostores) ya que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es (cosa) grande que también los ministros de él se disfracen de ministros de justicia” (2 Corintios 11,14‑15),

    Pablo pone en guardia a Timoteo contra una falsa ciencia que ha apartado a los que la profesaban, de la verdadera fe: “¡Oh Timoteo! guarda el depósito. Evita Ias locuacidades profanas y las objeciones de la falsa ciencia; algunos que se jactaban de ella se extraviaron de la fe” (1 Tirnoteo 6,20).

    Por fin, en una de sus primeras cartas y uno de los escritos cronológicamente más antiguos del Nuevo Testamento, Pablo se refiere al “Hombre de la Apostasía” (2 tesalenicenses 2,3). Esta expresión la entendemos como un epíteto. U Hombre de la Apostasía es un tipo de hombre, un modelo culturaL Así como se habla del Hombre de hoy, o del Hombre de la civilización técnica, o del Hombre de los viajes a la luna, el Hombre de ciencia, el Hombre de negocios. Así como existen esas categorías humanas, así existe para San Pablo “el Hom­bre de la Apostasía”, el apóstata típico.

    A este tipo de hombre lo define y lo caracteriza San Pablo como alguien que usurpa el lugar de Dios y se hace rendir el culto debido a Dios. Es la humanidad que se autodiviniza. Autodivínización que no necesariamente hay que imaginarse en forma grotesca, sino que puede suceder por mecanismos sutiles de impostura, ya que, por definición, esta apostasía no es reconocible hasta que Dios no provoca su mani­festación o desenmascaramiento (2 Tesalonicenses 2,3-12).

    San Juan

    En sus siete cartas a las Iglesias, Juan pone en guardia a los fie:es que parecen estar satisfechos consigo mismo, revelándoles sus conductas desagradables a Dios: su decaimiento del amor primero, su tolerancia indebida respecto de abusos y herejías (Apocalipsis, capí­tulos 2 y 3).

    San Juan habla en su Prirnera Carta, “de los que no eran de los nuestros, pero estaban entre nosotros” y que, finalmente, salieron de entre nosotros para que se manifestara que no todos son de los nuestros” (11 Juan 2,19). No somos todos los que estamos. Con lo cual Juan nos invita a la humildad y no a la suspicacia. Pues parece ser en efecto, que los que se han ido de la comunidad han salido con pre­textos de mayor conocimiento de Dios, mayor santidad y pureza; de ser mejores que la comunidad eclesial.

    Evangelios

    Ya en los Evangelios, Jesús mismo advierte que la cizaña y el trigo crecen mezclados y que es necesario que sea así (Mateo 13,24‑30), que los peces buenos y ma!os se arrastran en la misma red hasta el tiempo de separa’rlos por el juicio (Mateo 13,47‑50).

    Jesús habla de los lobos vestidos de piel de oveja y pone a sus discípulos en guardia contra elíos (Mateo 7,15); sabe que los envia como ovejas entre lobos (Mateo 10,16). Jesús habla de los árboles que sólo pueden conocerse al tiempo de dar fruto (Mateo 7,16‑20); pues los impostores y usurpadores, los falsos hermanos o falsos apóstoles no se reconocen por lo que dicen, sino por lo que hacen. Su lenguaje, por ser hipócrita, es ocultador y engañoso.

    Carta a los Hebreos

    La Carta a los Hebreos merece una mención especial entre los demás escritos del Nuevo Testamento. Toda ella obedece al intento de poner en guardia a una comunidad otrora fervorosa y esforzada hasta el heroísmo martirial, contra una insidiosa y solapada forma de incredulidad que comienza a afectarla insensiblemente. El autor no acude a la denuncia acre ni al reproche duro, pero, como médico que diagnostica, describe el mal oculto: una indiferencia incipiente, entre fieles otrora tan fervorosos que, por la fe y por su solidaridad con los perseguidos, habían perdido hasta sus bienes y se habían expuesto heroicamente a peligros de muerte. Ahora, sin embargo están en tren de desertar sus asambleas y deslizarse insensiblemente en una apos­tasía práctica, anónima, escondida aún, pero ya incoada.

    Ángel de Luz

    La tendencia de la apostasía es a mantenerse oculta. Ella no se hace abierta y desembozada en virtud de un dinamismo propio. Se mantiene anónima revistiéndose de “ángel de luz”. Para mantenerse oculta, sus mecanismos son los de la usurpación y la impostura. La falsificación puede ser burda. Pablo se ve obligado a autenticar de propia mano una de sus cartas (2 Tesalonicenses 3,17). Por lo visto ya tan tempranamente corrían cartas falsas atribuidas a él.

    Pero la falsificación puede ser mucho más sutil e indetectable. Puede revestir (=disfrazarse de) las formas de la fe y de la piedad. Ese es propiamente el engaño del Anticristo.

    El Anticristo

    El nombre de Anticristo (1 Juan 2,18.22) no significa ‑ni solamen­te, ni en primer lugar‑ aquél o aquéllos que se oponen abiertamente a Cristo, mediante la persecución frontal y desembozada. No designa tanto al perseguidor abierto, a lo Nerón, o como el judaísmo oficial de la primera época cristiana. El Anticristo es más bien y primariamen­te, un opositor por impostura. Es el que se hace pasar por Cristo.

    El peligro de engaño es tanto más grande cuanto mayor es el pa­recido. “Mírad que nadie os engañe. Vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo Yo soy, y engañarán a muchos” (Marcos 13,5; Lu­cas 21,8); “vendrán muchos diciendo Yo soy el Cristo” (Mateo 24,4). “Entonces, si aguno os dice: mira, el Cristo ahí, míralo allí, no lo creáis. Pues surgirán falsos cristos y falsos profetas y realizarán seña­les y prodigios con el propósito de engañar, si fuera posible, a los ele­gidos. Vosotros pues, estad sobre aviso, mirad que os lo he predicho” (Marcos 13,21‑23; Mateo 24,23‑24).

    La capacidad de disimulación, impostura y engaño, es tan grande que sería capaz de embaucar a los elegidos, si no fuera por una par­ficular asistencia e intervención divina. En la cual ‑dicho sea de paso‑ se manifiesta su presencia.

    Este anticristo, no es un individuo en particular. Se trata de un tipo de hombre, como ya hernos dicho. Es un cierto tipo cultural que diviniza lo humano y apela al lcriguaje y a las formas religiosas cris­tianas, pues tiene un deliberado propósito de engañar a los creyentes sin inquietarlos en lo posible. El punto focal de este engaño es ‑no­témoslo de paso‑ precisamenle el lugar y la forma de presencia de Cristo y de Dios: ”miradlo aquí, o allí”,

    La trampa

    Los textos que hemos aducido señalan también que la manilestación o desen masca ram i ento de la apostasía, es una obra divina. El embau­cador podría engañar incluso a los elegidos, si Dios no lo impidiese. Pero Dios desenmascara la impostura, desenquista la apostasía anóni­ma, poniéndole el nombre y provocando la separación, llegado el mo­mento. Dios hace esto con su juicio, con su venida, con el soplo de su boca (2 Tesalonicenses 2,7‑8). En una palabra, con su presencia.

    En el pasaje citado de la carta a los Tesalonicenses, Pablo se

    refiere a un obstáculo que impide la revelación o desenmascaramiento de la apostasía anónima. Cuando el obstáculo sea quitado de en medio ‑explica Pablo‑ el Sin‑Ley (en griego: ho ánomos) será descubierto (2 Tesalonicenses 2,7‑8). El obstáculo ‑acerca del que discuten los intérpretes‑ es a mi parecer, obviamente, una trampa. Así puede tra­ducirse en efecto la palabra griega ho katejon: lo que retiene, el lazo, la atadura, la trampa. El obstáculo tramposo que impide al creyente descrubrir el engaño y contra el cual sólo está protegido por: “el amor de la verdad” (2,10).

    San Juan dice que Dios hizo que algunos salieran para que se revelara que no todos los que están son de los nuestros. De suyo habrían tendido a permanecer dentro. incluso con la pretensión de ser precisamente ellos los auténticos creyentes, frente al resto de la co­munidad joánica, de la cual Dios, finalmente, los hizo salir.

    San Pablo, explica que Dios permite esta seducción; “A los que se han de condenar pcr no haber aceptado el amor de la verdad, que los hubiera salvado, Dios les envía un poder seductor que les hace creer en la mentira” (2 Tesalonicenses 2,10‑11). En este texto, Pablo opone la fe de los creyentes, que aman a Cristo, por un lado, con la gnosis de los que aman ideas en sustitución de Cristo, por otro lado.

    En este sentido, la trampa más engañosa es la de las ideas cristianas, erigidas en sustituto de la fe. Esta sustitución la ha expresado con ingenua trasparencia y franqueza David Friedrich Strauss: “Esta es la lleve de toda Crístología: que como sujeto de los predícados que la Iglesia le atribuye a Cristo, se coloque una idea, en lugar de un individuo” ( … ) “¿Qué puede tener todavía de especial un individuo? Nuestro tiempo quiere una Cristología que lo lleve desde el hecho a la Idea, desde el individuo a la Especie. Una dogmática que se quede en Cristo como individuo no es ¡una dogmática sino una prédica” (Das Leben Jesu, kritisch bearbeitet. Tübingen 1836, págs. 734 y 738). Pero cuando se sustituye la presencia y la realidad de Dios, por la idea de] Dios real y presente, el hGmbre es el dueño de sus ideas de Dios. Y ya no el Dios‑presente el Dueño del Hombre.

    4. APOSTASIA: CONCEPTO JURIDICO Y CONCEPTO BIBLICO

    Concepto jurídico

    El Código de Derecho Canónico define la apostasía: “apostasía es el rechazo total de la fe crístiana” (Canon 751) y la enumera entre los delitos contra la religión y la unidad de la Iglesia castigados por excomunión latae sententiae (Canon 1364).

    El derecho canónico distinaue netamente la apostasía de la here­jía. Herejía es la “negación pertinaz después del bautismo de una ver­dad que ha de creerse”. Apostasía es el rechazo total de la fe.

    La noción teológica

    Teológicamente, el distingo canónico ya no es suficiente. Según Santo Tomás, al que niega una de las verdades o artículos del credo, aunque afirme las demás, ya no lo hace por fe, sino por opinión. Por lo tanto el hereje, es un apóstata anónimo. (Ver: Suma Teológica Parte Segunda‑Segunda, Cuestión 5, Art. 3). Respondiendo a una pri­mera objeción, Santo Tomás se expresa así: “diremos que los demás artículos de la fe, en los que no yerra el hereje, no los admite del mismo modo que el fiel, esto es adhiriéndose en absoluto a la primera verdad, para lo cual necesita el hombre ser ayudado por el hábito de la fe; sino que admite las cosas que son de fe por su propia voluntad y juicio”. Y en el cuerpo del artículo: Es notorio también que aquél que se adhiere a la dectrina de la Iglesia como a regla infalible, asien­te a todas las cosas que la Iglesia enseña, pues de otra manera, si de las cosas que ésta enseña admitiera las que quiere y rechazara otras que no quiere, no se adheriría ya a la doctrina de la Iglesia como a re­gla infalible, sino a su propia voluntad. Y de este modo, es evidente que el hereje, que tenazmente no cree en un artículo de la fe, no está dispuesto a seguir en todos los demás la doctrina de la Iglesia; pero sí no lo cree obstinadamente, ya no es hereje, sino estará solamente en el error. Por lo cual es evidente que tal hereje acerca de un artículo no tiene fe (ni formada ni informe) en los demás artículos, sino cierta opinión, conferme su propia voluntad”.

    Propiamente: apostasía oculta, anónima.

    Recuperación pastoral del concepto de apostasía

    Adviértase cómo el concepto jurídico, juscanónico, de apostasía no se recubre con su noción teológica y tampoco con su descripción bíblica.

    El concepto juscanánico de Apostasía es mucho más restringido que el concepto bíblico y no da razón de toda su verdad teológica. El Derecho Canónico, en efecto, se refiere a la apostasía abierta y declarada. A su momento terminal. A la etapa en la cual la intervención medicinal de Dios ha abierto el abceso y ha provocado la manifesta­ción en el foro externo, poniéndola como problema disciplinar del que el derecho canónico puede ocuparse.

    Pero como problema pastoral, la apostasía merece atención (como lo muestra la Carta a los Hebreos) desde mucho antes de ese grado terminal definible canónicamente en el fuero externo, como delito pa­sible de penas canónicas. A esa altura, la medicina penal canónica llega algo tarde con el remedio.

    En cambio, la doctrina bíblica acerca de la apostasía, tal como la hemos explorado y esbozado, rápidamente a través de los textos, po­sibilita una clínica pastoral, enseñándonos acerca de la naturaleza, las formas y ¡as causas. Si queremos manejarnos pastoralmente con el fenómeno de la apostasía, se impone recuperar la doctrina bíblica y hacerla operativa. No sólo para enfrentar el problema de almas aisla­das, sino para comprender fenómenos culturales y de la entera civili­zación actual en la coyuntura de nuestros tiempos.

    La recuperación de ese saber bíblico nos es absolutamente nece­saria para orientarnos en la coyuntura actual del catolicismo. Para orientarnos en la metamorfosis de las ideologías que operan a menudo por impostura.

    Una de las dificultades mayores la constituyen las formas nuevas de las idolatrías: las Ideo‑latrías, o adoración de las ideas. A ese or­den de criptoreligiones modernas pueden adscribirse las Ideologías.

    Por desviaciones imperceptibles y ocultas es posible “oponerse a Cris­

    to en nombre de Cristo” como advertía el entonces Cardenal Wojtyla, hoy Juan Pablo II, en Signo de Contradicción: “Esta oposición a Cristo que se simultanea con un apelar a El, procedente incluso de aquellos que se llaman sus discipulos, es un síntoma característico de los tíem-­ pos que vivimos” (p. 254).

    Culto de la Presencia Real

    Así como las ideologías se caracterizaron en otro tiempo por su acción desde fuera de la Iglesia y en oposición a ella, hoy en día, lo que les es más característico es que han creado formas rniméticas que les permiten morar sin mayor problema en los ámbitos eclesiales y obrar desde dentro de la Iglesia en las forrrias de impostura y seduc­ción de las que nos precaven las Escrituras.

    Hay, por supuesto, muchas formas de apostasía anónima. No es desconocida la de un formalismo, incluso moral, litúrgico, piadoso y eclesíal. Es que, en el fondo, las ideologías son también formalism os Formalismo e ideología se tocan. Idea y forma, se dicen en griego con la misma palabra: eidós. Y de ella deriva la palabra idolatría, cuya ver­sión moderna son las ideolatrías. La adoración de ¡as formas conoce dos vertientes: una exterior, que adora formas vacías de interioridad; la segunda interior, que adora ideas, o sea formas interiores sin rela­ción a la presencia real.

    La Fe y el Culto católico no es una liturgia de ideas, ni siquiera puede reducirse a la liturgia de la palabra. Es un culto de la Presencia Real. Apartarse de e!la para volverse a la idea es una de las formas de la apostasía

    Un fenómeno primitivo

    La Segunda carta a los Tesalonicenses, escrita probablemente ape­nas quince o veinte años después de la muerte del Señor, ya contiene ‑como vimos‑ una doctrina perfectamente desarrollada acerca de la apostasia anónima, así como de sus modos y de sus motivos teológicos.

    En una Iglesia tan joven como la de Tesalónica y en una carta que se le dirige casi enseguida de su fundación, ya aparece ínsito el peli­gro de la apostasia anónima. Esto sugiere que se trata de un hecho que, a juzgar también por los dichos de Jesús, pertenece y es inheren­te al hecho del ser creyente y al vivir en Iglesia.

    Hay que notar también que el lugar teológico de la doctrina pau­lina sobre la apostasía, es el de la doctrina acerca de la Venida de Jesucristo. Esa Venida (en griego: parousía), está naturalmente rela­cionada con la doctrina acerca del modo de presencia del Resucitado. A este respecto estaban circulando, por lo visto, doctrinas que inquie­taban a los creyentes y se le btribuían a Pablo.

    Fue la pesadilla de San Pablo en sus comunidiades, el triste hecho de que, apenas fundadas, se veían expuestas a la invasión de ministros que tironeaban y tergiversaban el evangelio predicado por Pablo. La doctrina sobre la apostasía anónima formaba parte del anuncio mismo del evangelio de Pablo: “¿No os acordáis que ya os dije estas cosas cuando estuve entre vosotros?” (2 Tesalonicenses 2,5).

    Resistencia a nombrarla

    Siendo la apostasía un hecho temprano en la Iglesia primitiva y que parece pertenecer a la vicisitud histórica de la revelación y de la fe, hay una cierta resistencia a usar la palabra. Creemos sin embargo que hay que recuperarla para nuestros diagnósticos pastorales y nues­tra acción pastoral.

    La palabra apostasía pertenece al género de las palabras quemadas por los abusos, del lenguaje o de la disciplina. Palabras cuyas conno­taciones negativas, imponen una autocensura dentro del ámbito lin­güistico eclesial (y extraeclesial) debido a su íntima asociación con el recuerdo de abusos. Pero antes de que se prestara a abusos, la pa­labra apostasía estaba en el Nuevo Testamento para ser entendida en el Espíritu Santo y sirvió a los cristianos para su vida.

    Monseñor Pablo Galimbertí, examinó el fenómeno en su estudio: ¿Oue Pasa cuando nos apartamos de Dios? (Colección “Sentir en la Iglesia”, 3, Montevideo, 1983).

    Para algunas sensibilidades aún marcadas por resabios de otros tiempos, sólo escuchar la palabra apostasía puede ocasionarles una reacción alérgica e inducirlos a suponer fácilmente intención agresiva o polémica en quien la usa. Exponerse a ello no ha de impedir la buena conciencia de quien acude a ella como un instrumento lingüístico váli­do y apto para fines pastorales.

    En el Uruguay

    Dada la peculiar situación de los creyentes en el Uruguay, y dada la precocidad histórica, así como la celeridad, del proceso de laiciza­ción en el Uruguay, no es de extrañar encontrar en autores católicos uruguayos una peculiar percepción del fenómeno de la apostasía, ya en su forma larvaria de apatia, indiferencia o tibieza. Precursores de las observaciones de Monseñor Galimberti son los testimonios de otros agudos observadores de la realidad religiosa uruguaya. Valga un par de ejemplos.

    Un laico uruguayo, Dimas Antuña, decía en 1942: “No se trata de apostasías alocadas ni de vicios que degraden … El que se desentiende de las virtudes teologales no tiene por qué ceder, por eso, en las vir­tudes moraes y políticas … creyentes sin fe, cristianos sin Cristo. . . ¿dónde está nuestro bautismo?” (El Testimonios, Ed. San Rafael, Bs. As. 1945, p. 149). Otro laico uruguayo, Horacio Terra Arocena, es­cribía a sus amigos en una carta‑testamento‑espiritual que está aún inédita: “Afirmo como un hecho la apostasía de la civilización occiden­tal … pero no es el mundo lo que alarma, sino la indiferencia y la insensible adaptación de los cristianos…”

    Apostasía anónima y criptorelígiones laicas

    “Es posible que el hombre no quiera renunciar a la religión ni siquiera cuando está empeñado en abandonarla, y que, por lo tanto, quiera conservar su forma cuando ya ha abandonado o traicionado su esencia” dice Bernhard WeIte en su Filosofía de la Religión (Herder 1982, pp. 253‑254).

    Pero también inversamente, es posible que el hombre no quiera llamar dios al que él adora y que ‑por lo tanto‑ practique una relí­gión no confesada, una criptoreligión. Observa otro filósofo de la religión, Albert Lang, en su Introducción a la Filosofía de la Religión, que: “Muchos no se dan cuenta, o mejor, quieren ocultarse a sí mismos el hecho de que, una vez negada la adhesión a la antigua fe, han ve­nido a ser esclavos de una religión de sustitución” (Club de Lectores, Bs. As. 1967, p. 171). Según este mismo autor: “la descristianización y la secularización de la vida ‑que comenzaron con el lluminismo-­( … ) de ninguna manera han conducido fuera de la órbita de lo reli­gioso… sino al contrario sólo a un cambio dentro del ámbito de la fe. En realidad, el hombre moderno se ha “apartado” (comillado nuestro) extremadamente de su religión originaria, pero ha caído en cambio en formas variadas y múltiples, en el dominio de los sucedáneos de la religión‑, se ha puesto al servicio, no de Dios, sino de un ídolo al que tributa culto y devoción” (Obra citada, pp. 170‑171).

    La doctrina bíblica nos permite ir más allá que estos filósofos y adelantarnos a prever el próximo paso, en que las religiones sucedá­neas, de sustitución o criptoreligiones, quieran volver a revestirse del lenguaje y los simbolismos cristianos. Y hasta presentarse como la verdadera y auténtica presencia de Cristo.

    El enfriamiento de la caridad

    Lo característico de estos tiempos, según la Escritura, es el en­friamiento de la caridad (Mateo 24,12). Esto tiene lugar cuando Jesu­cristo ya no importa y el hombre impío (desde Judas a nosotros). Es capaz de cambiarlo por treinica valores, o por treinta ideas, aunque sean valores e ideas “cristianos”. En esto descubrimos que Judas era un arquetipo. El prototipo de] discípulo que considera que lo que al-­ guien le hace a Jesucristo ‑derramar sobre él el perfume costoso­ es un derroche.

    Cuando Cristo ya no cuenta como prójimo, ha tenido lugar el enfriamiento de la caridad de que habla Mateo y del que se queja San Pablo: “todos buscan su interés y no el de Cristo” (Filipenses 2,21). Cuando Cristo ya no cuenta como prójimo, ha habido enfriamiento de la caridad, aunque se esgrima el amor a los demás prójimos como pretexto. Precisamente, en sacar a Dios de su condición de prójimo, que él ha querido asumir al encarnarse, consiste la negativa a recono­cerle su realidad y presencia: la negativa a creer.

    Formas de apostasía

    Existencialmente las causas y las formas de la apostasía son múl­tiples. Monseñor Galimberti ha esbozado una tipología en el estudio antes citado.

    Históricamente, muchas veces la apostasía sobrevino a causa de la persecución. La cobardía ante la oposición desembocó en abandono de la fe, de la Iglesia y de Dios.

    En la actualidad, a pesar de las metamorfosis de la persecución, ella sigue siendo muchas veces la causa de la apostasía. Hay una apostasía que podría llamarse juvenil, en la que predominan las cau­sales de respeto humano. Hay una apostasía intelectual por conversión a las criptoreligiones científicas. La ambición profesional da lugar a veces a la apostasía de los profesionales, sobre todo de los que se mueven en ambientes donde no se reconocen los principios cristianos de conducta. Hay apostasías debidas al bienestar y al tren de vida de los ambientes sociales mundanos y adinerados. Así corro por el extre­mo opuesto, apostasías por rebeldía existencial, ante el infortunio, el venir a menos o la enfermedad.

    Uno de los componentes de la doctrina sobre la apostasía es la vergüenza. Avergonzarse de Cristo y de su evangelio ante los hombres o de los que sufren por permanecerle fieles en un mundo adverso (Marcos 8,38; 2 Tirnoteo 1,8.12) es comienzo u ocasión de apostasía.

    Cultura de la apostasía

    Los creyentes vivimos inmersos en un mundo que viene aposta­tando desde hace cuatro siglos. En una cultura postcristiana y por lo tanto apóstata que viene creando refinados métodos e instrumentos de inducir a la apostasía. Métodos intelectuales, filosofías, supersti­ciones, múltiples sucedáneos para apartar del Dios de la revelación cristiana no sólo a las personas, sino a los pueblos, las naciones, estados y culturas. Esta cultura apóstata y apostatogénica‑ está en condiciones de suministrar la apostasía indolora. Es capaz de ofrecer al que se aparta del culto cristiano verdadero, al que se aparta de la relación con Cristo y de la piedad y el amor cristianos, un certificado de autenticidad cristiana. Nada de traumas dramáticos, ni escandalosos.

    Cuando la apostasía llega a suceder en esta forma anónima e im­perceptible y a la vez masiva, creo que se impone el deber pastoral de poner sobre el tapete el tema de la apostasía. Y es eso lo que, dentro de mis modestas posiblidades, he querido hacer.

    5. DOCUMENTO: Entrevista de César di Candia a Eduardo Galeano.

    Publicada en el semanario Búsqueda Montevideo, Uruguay), Jueves 22 de Octubre 1987, página 32‑33. El re­portaje aparece bajo el título “Eduardo Galeano: Tengo fe en el oficio de escribir, la certeza de que es posible hacerlo sin venderse ni alqui­larse”. Trascribimos a continuación fragmentos.

    -Yo te conozco a partir de tus veinte años pero no sé nada de tí de los veinte hacia atrás. Presumo, por lo que he oído, que no tuvis­te infancia muy feliz.

    ‑ Te diría que no es cierto. En un librito mío que anda por ahí “Días y noches de amor y de guerra” hay algunas evocaciones de la infancia que no son tristes sino jubilosas. Yo tuve una infancia vulgar y silvestre, salvo el hecho de que fue muy marcada por el misticismo. Era un católico fervoroso y solía ir mucho más allá de lo que se supo­nía debía ser. Mis padres eran católicos los dos pero nunca pensaron que yo me lo iba a tomar tan en serio.

    ‑ ¿A qué se debía esa exacerbación religiosa?

    ‑ Quizás a una necesidad de trascendencia, no sé bien a qué motivo. En la pared de atrás de mi cama se mezclaba la imagen de Jesús con la de los jugadores de Nacional y dentro de mí coexistían ambas pasiones. A veces, cuando todos dormían, me ponía a rezar sobre piedritas como forma de penitencia. En esa época yo estaba se­guro que iba a ser cura. Lo curioso es que el mismo tiempo era un niño normalísimo. Futbolero como todos los niños uruguayos. Vivíamos en el barrio La Mondiola, una zona denominada así que quedaba entre Pocitos y el Buceo, más o menos donde está hoy Pocitos nuevo. Ahora está muy construida pero entonces tenía grandes espacios vacíos que eran de libertad y de combate porque andábamos siempre organizados en bandas y reventándonos a golpes entre nosotros.

    ‑ ¿Cuánto te duró la crisis mística?

    ‑ Hasta los trece años. A esa edad perdí a Dios, como si hubie­ra tenido un agujerito en el bolsillo y se me hubiera caído. Sin embargo esa especie de búsqueda medio desesperada de respuestas para ciertas interrogantes siguió sobre todo en la adolescencia.

    ‑ ¿Hiciste la primera Comunión? Porque si voy a serte franco, no te veo con el trajecito azul y la cinta en el brazo.

    ‑ Por supuesto, con mis dos hermanos. Además no fue solo una ceremonia ritual. Yo creía fervientemente en todo eso. Todavía me indignan las misas sin Dios, la gente que cumple con el ceremonial sin creer de verdad.

    ‑ ¿Colegio católico?

    ‑No. Fui al Erwy School hasta segundo año de liceo. Después no estudié más nada.

    -En la época era el típico colegio de la burguesía.

    -Mi hogar fue clase media venida a menos.

    -Clase media tirando a un cuarto como dice Quino.

    -Sí (se ríe). En casa había una situación económica mala, pero con algunos fulgores de viejos proceratos. Por el lado de los Hughes se supone que soy medio pariente de Leandro Gómez y por el lado de los Muñoz, se supone que soy medio pariente de Rivera. Mi familia era como una especie de museo de glorias pasadas. Sin ir más lejos el edificio donde hoy está el Museo Romántico ahí en la calle 25 de Mayo, era la casa de mis bisabuelos. Nunca quise volver a ella porque prefería guardarla dentro de mí tal como había quedado en la memo­ria. Un mundo de estatuas y gobelinos, una cama muy alta donde vi agonizar a mi bisabuela con rodajas de papas en la frente, que era lo que se usaba para el dolor de cabeza y la fiebre (se ríe).

    ‑ El apellido Hughes siempre ha pertenecido a la más rancia aristocracia nacional.

    ‑ Sí, pero papá venía de una rama pobre. En todas las familias hay árboles que tienen ramas más floridas que otras. Papá no tuvo económicamente mucha suerte. Yo alcancé a vivir algunos de los días más felices de mi infancia cabalgando en pelo por la estancia “La Paz” que había sido poderosa pero la que cuando la conocí no era más que un casco medio abandonado con una capilla a la que se entraba con una llave enorme. Yo iba a la capilla a escondidas y me quedaba horas recibiendo la luz de los vitrales y escuchando el canto de los pájaros en medio de los pastos que lo invadían todo.

    ‑ ¿Dónde quedaba la estancia “La Paz”?

    ‑ En Paysandú, cerca del arroyo Negro. Era un viejo estableci­miento familiar, ya en decadencia.

    Ni Dios, ni secundaría
    -Me dijiste que abandonaste los estudics en segundo año de liceo.

    -Empecé a trabajar. En realidad no me gustaba estudiar.

    -Así que junto con la pérdida de Dios, perdiste contacto con la enseñanza.

    ‑ Más o menos coincidió con un período de convulsiones, de cam­bios. Y empecé a trabajar. Trabajé en mil cosas. Fui mensajero, dibujan­te de letras, obrero en una fábrica de insecticidas, cobrador, taquígrafo.

  9. Lucha en lodo
    No me preguntéis porqué pero a mi pareja le excita tremendamente ver mujeres luchando, y le brillan los ojos cuando fantasea con la idea de verme pelear (no es necesaria demasiada agresividad, creo que lo que le gusta de esto es el cuerpo a cuerpo entre dos mujeres semidesnudas…), con otra mujer…
    Bueno, y yo me pregunto, si esto le pasa a muchas personas, a muchos hombres, si les excita ver luchar a dos mujeres y si les excitaría ver pelear de esta manera a su pareja con otra mujer.
    A ver si me contestáis, igual, mira, me animo y me pongo a luchar en lodo… http://www.orgasmatrix.com De verdad, luego decís que las mujeres somos complicadas.
    Besitos
    Elke

  10. Los testigos solo siguen enseñanzas de hombres no de DIOS, pero por que no habren los OJOS y se dan cuenta de una vez por todas todas las mentiras que dicen, que creen, en verdad no puedo creer como el sentimentalismo les ha cegado y no ven la VERDAD, sean objetivos, cuestionen a los ancianos, testigo fiel, no se yo, pregunteles sus dudad, no solo los que les digan, busquen la VERDAD.

  11. tu si que manipulas cobardemente a los de mente debil para lograr que te sigan. piensas que eres un mesias salvador? que patraña de persona. a mi no me engañas

  12. Es una verguenza que tipos como Lavasori estén difundiendo mentiras de los Testigos de Jehóva… Tengo que estar agradecidos a los TJ ya que por ellos vivo feliz y con una paz interior única. Cosa que no tiene ni lo tendrá el Sr. Lavasori quien demuestra orgullo y prepotencia, mismas actitudes que Satanas.

  13. pareces o eres el diablo porq dices mentiras eres un apostata renegado o amargado de la vida yo no soy testigo pero se que no son lo que dices creo q no eres feliz ni tienes paz ni tranquilidad no deberias difundir esos mensajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s