37 comentarios el “LAS ESTADISTICAS DE MI BLOG NO MIENTEN: LOS TDJ SE ESTÁN SALIENDO DE LA WT

  1. Como en todo se puede engañar a los Pueblos con IDEOLOGIAS y con RELIGION Y POR MUCHO TIEMPO,pero si una cosa JAMAS PODRAN Y PARA SIEMPRE ES:OCULTAR Y FALSEAR LA VERDAD…!!en la única religion verdadera é inspirada por DIOS EN EL PASADO la corrompieron Lideres que aparentaban ser muy religiosos sin embargo, Jesus los desenmascaró tildandolos de hípocritas y porque enseñaban Mandatos de HOMBRES como doctrinas mateo 15:9, arrastraron con sus enseñanzas a millones de personas que prefirieron creér en esos falsos lideres religiosos antes que en el MISMO HIJO DE DIOS JESUS. JESUS LES DIJO QUE SU ENSEÑANZA ERA LA VERDAD Y SU VERDAD LES LIBERTARIA. HOY EN ÉSTE SIGLO XXI LA BIBLIA SIGUE ADVIRTIENDO EN HEBREOS1:2: Al fín de éstos dias DIOS NOS HABLA POR MEDIO DE SU:HIJO JESUS, (NÓ SEAMOS ESCLAVOS DE LOS HOMBRES)Jeremias 17:5, PORQUE LOS HOMBRES SE ADUEÑAN DE LAS CONCIENCIAS, Y PONEN CARGAS PESADAS. Jesus extiende la invitación de :ACUDÍR EXCLUSIVAMENTE A EL, MATEO 11:28, JESUS TIENE ALIMENTO ESPIRITUAL MEJOR QUE NINGUN LÍDER Juan 7:37, y como dice JESUS:EL QUE ESCUCHA MI PALABRA Y CRÉE EN EL QUE ME ENVIÓ TIENE:VIDA ETERNA…JESUS PONE LA SALVACION FACIL Y LA RELIGION LA COMPLICA. bendiciones que buscan la verdad que es JESUS JUAN 14:5.LEA HECHOS 4:12 NÓ HAY NINGÚN OTRO NOMBRE AQUÍ EN LA TIERRA PARA CONSEGUÍR LA VIDA ETERNA.

    • Hola a todos los criticos de religiones, solamente escribo para ver si alguien me puede explicar que significa un texto biblico, si lo hacen por favor con respaldo biblico, y en que tiempo es el cumplimiento de este texto, el texto es: “la senda de los justos es como la luz brillante que que va haciendose mas y mas clara hasta que el dia queda firmemente establecido (Prob. 4:18)”

  2. Lavasori, a usted y a su hermano Mario les deseo un 2011 lleno de dicha y felicidad, y que sigamos viendo sus videos para ver màs de los testigos, se me hace que los que votaron son amigos suyos o a lo mejor ustedes tienen varias cuentas con otros nombres y votan ustedes mismos, que va a comparar 46 votantes contra màs de 14;000,000 catorce millones de personas en todo el mundo, lo bueno de esta religiòn es que si estàn equivocados en algo, pues lo componen para el otro mes, o varios meses despuès, y se arregla todo el malentendido, en cambio en otros movimientos religiosos no, aunque vean el ERRORSOTE, asì lo dejan ( PARA SMIEMPRE) y no les importa en lo absoluto nuestra opiniòn, por eso aquì me quedarè siempre y todavìa hay muchas personas como yo que no estamos bautizados. o sea que de 14 millones sùmele otros diez millones porque estan repletos los salones del reino,y si no me cree vaya usted y su hermano para que lo observen.

    Hay dos movimientos religiosos LOS CATOLICOS (MILAGROSOS) porque ahì todas las virgencitas hacen milagros y LOS TESTIGOS DE JEHOVA ( PROFETICOS ) que se va a acabar el mundo , aquì nadie puede decir que mienten porque bìblicamente està,solamente, que se equivocan de años, ya ahorita està màs verdadera la fecha , ya no ponen años tan seguido, si acaso todavìa no me he muerto para entonces, despreocupèmonos, la volveràn a cambiar, y asunto arreglado. ENTONCES EN DONDE ESTA EL PROBLEMA.

    Sr. Lavasori me gustarìa saber en que año, usted y su hermano dejaron de pertenecer a los testigos, porque ustedes se quedaron muy atrasados, es como en las iglesias catòlicas, ya no hay pila de agua bendita, santos en casi toda la iglesia, veladoras encendidas, venta de estampitas, rosarios, novenas, libros religiosos, velo para la cabeza (MUJERES).
    Bueno, pues asì tambièn ha habido cambios favorables para los testigos, creo que necesita investigarlos.

    • El problema es que la organización dice ser el canal de Dios en la tierra. Si realmente es el canal de Dios, Dios no se equivoca y por ende la organización no tendría que equivocarse en cosas fundamentales como en las principales doctrinas y en las fechas del fin del mundo.

      • Pero en verdad hay que investigar, se necesita entrar a una casa para conocerla de adentro, mucha gente distorciona lo que esta organizacion es (TDJ), mi amigo, que entiendes tu por “El canal de Dios?”, los testigos de Jehova no escuchan la voz de Dios como dice la cristiandad que lo hace en suenos o revelaciones, visiones, etc, sino todo es producto de un estudio concienzudo de las escrituras y aunque piden y les es dado el espiritu santo para hacerlo, ellos son humanos, Por lo tanto se pueden EQUIVOCAR, pero rectifican y se preocupan por tener conocimiento ya que “vida eterna significa adquirir conocimiento de ti, el unico Dios verdadero y de aquel a quien tu enviaste, Jesucristo (Juan 17:3)” ademas esta es la unica organizacion que habla la palabra con verdad porque tiene el respaldo de Jehova, por lo tanto ESTA CRECIENDO INCREIBLEMENTE, de alli que sea el canal de Dios porque hablan bien las cosas de las escrituras que el mismo Dios dejo como guia, Jeremias 23:27-29 dice:”Estan pensando hacer que mi pueblo olvide mi nombre por medio de sus suenos que siguen contandose cada uno al otro, tal como sus padres olvidaron mi nombre por medio de Baal.
        EL PROFETA CON QUIEN HAYA UN SUENO, CUENTE UN SUENO, PERO EL QUE TENGA MI PALABRA, HABLE MI PALABRA CON VERDAD.
        Que tiene que ver la paja con el grano?, es la exprecion de Jehova.
        No es mi palabra correspodientemente como un fuego?, es la expresion de Jehova y como un martillo de fragua que desmenuza el penazco?. Que quede claro tambien que quien se equivoca es el humano no Dios ni su espiritu santo,tal como hombres de Dios se equivocaron alguna vez en la antiguedad mas sin envargo rectificaron y esto agrado a Jehova, David por ejemplo cuando tomo a la mujer de Urias e hizo que lo mataran, sin envargo Jehova no retiro su espiritu de el debido a su arrepentimiento y sinceridad, los Testigos de Jehova estan restaurando la adoracion verdadera tal como se hizo en la antiguedad y la lus empieza a brillar hasta que el dia quede firmemente establecido (Prob. 4:18), el alimento es entregado al tiempo adecuado y poco a poco los rollos se van abriendo.

        SENOR LAVASORI:
        Si usted estubo dentro de la organizacion y fue expulzado arrepientase, usted sabe muy bien que sera recibido con amor solamente que su arrepentimiento sea sincero, si fue esto lo que paso usted conoce las reglas y sera Jehova quien lo juzgara porque el pueblo de Jehova no puede estar contaminado, recuerda usted que en los tiempos de Pablo alguien fue expulzado de la congregacion pero cuando quiso regresar Pablo dejo TRATENLO CON AMOR, a casono se hara lo mismo hoy?

        Por otro lado si nu es ese su caso, yo le tengo una pregunta: que gana usted con atacar a este pueblo? sabe le tengo otro consejo: ” De modo que en las presentes sircunstancias le digo: NO se meta con estos hombres (porque si este proyecto o esta obra proviene de hombres sera derribada, pero si proviene de Dios, NO podra derrivarlos), de otro modo, quizas se le haye a usted luchador realmente contra Dios (Hechos 5:38,39)

  3. s.r. Lavasori gracias por sus videos ,estadisticas etc,y aunque hay personas que se confían en el número de personas que hay en los salones , la verdad a mí personalmente nó me impresiona ,pues cuando vino jesus a traer la salvación y la verdad,la gran mayoria de gente en sus lugares de REUNIONES ESTABAN REPLETAS DE GENTE QUE DESPRECIARON LA VERDAD,´QUE ES A JESUS Y LO QUE EL ENSEÑABA Y PREFIRIERON A LOS HIPOCRITAS RELIGIOSOS, HAY PERSONAS QUE LES GUSTARIAN QUE USTED DEJARA DE DESENMASCARAR A LOS TESTIGOS É INVESTIGARA A OTRAS RELIGIONES ESO DEMUESTRA QUE LES DUELE QUE LES SEÑALE COMO ALGO CORRUPTO ES COMO SI EL MISMISIMO DIABLO LE SUJERIESE QUE CORRA UNA CORTINA DE HUMO PARA QUE LA GENTE NÓ VEA QUE ÉS LO QUE VERDADERAMENTE ES:OBRA DEL DIABLO 2 CORINTIOS 11:13,14….LAS MENTIRAS SEÑORES TESTIGOS EN TODAS LAS RELIGIONES ES :OBRA DEL DIABLO.¿QUIEN INSPIRÓ AL ESCLAVO FIEL Y PRUDENTE( interpretacion incorrecta de la parabola mateo 24:45, y lucas 12:41:-48, que en 1925 RESUCITARIAN :ABRAAM,ISAAC, Y JACOB,ETC,Y CUYA DICHA CAMPAÑA DURÓ 6 AÑOS?..¿JESUS?…¿JEHOVA?..NI JESUS NÍ JEHOVA PUEDEN MENTÍR , LA ORGANIZACION DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA POR SUS MENTIRAS HAN DEMOSTRADO QUE HAN SEGUIDO DIRIGIDOS É INSPIRADO POR EL PADRE DE LA MENTIRA:EL DIABLO. SEÑORA :MARIA ISABEL ,POR FAVOR QUE NO NOS HEMOS CAIDO DE La higuera, nó disfrace su corazon. todas las mentiras en organizaciones falsas, dirigidas por el diablo. lo demas es:DEMAGOGIA BARATA É INPRESENTABLE…..SI CON EL TIEMPO QUE ESTAS COMENTANDO Y TODAVÍA NÓ ESTAS BAUTIZADA ¿..? !!A QUE ESPERAS Y PORQUE , Y PARA QUIEN ? YÓ CREO QUE NÓ SABES NI LO QUE DICES , NÍ EN QUIEN CRÉES? !!PARECES QUE TIENES UNA DOBLE PERSONALIDAD, Y TODAVÍA NÍ TE HAS ENTERADO!! !!ME HACE LA SENSACION QUE ESTAS A FAVOR DE LA MENTIRA!!..ME DAS PENA. JUAN 9:39, NÓ SE SI SERÁS CAPAZ DE ENTENDER LAS PALABRAS DE JESUS, QUE DIOS TE BENDIGA TANTO SI ERES HOMBRE Ó SEÑORITA.

  4. Para Maria Isabel:
    Si te sentis bien dentro de los testigos , adelnate, si te llevas bien con los hermanos, adelante.Si crees que es la religion verdadera, adelante.
    Pero quiero que sepas que no es por como te sientas, ni por como te llevas adentro del salon con los hermanos, ni tampoco importa que vos creas que es la religion verdadera.
    Lo que realmente importa es que hagas lo que realmente agrada a dios.

    LEER LA BIBLIA, GUIADA POR EL ESPIRITU SANTO, SIN AYUDA DE NINGUN MANUAL HUMANO.

    La pregunta es: lo estas haciendo?

  5. Yo reconozco que hay temas que se han manejado muy bien en esta pàgina y sirve para un crecimiento espiritual y vale la pena leerlo varias veces porque lo exponen con citas bìblicas y pues eso màs que verse como una crìtica o ataque a los testigos se nota que son diferentes puntos de opiniòn, independientemente, me guste o no lo que ahì se expone, y a manera personal pienso que si va servir, bueno al menos para mì, porque me estàn dando la oportunidad de seguir el tema pero con LA BIBLIA EN LAS MANOS, y automàticamente me està sirviendo para comprender lo ahì expuesto y saber màs de las sagradas escrituras.
    PERO SON MUY MUY POCOS ESOS COMENTARIOS, que estàn bien .

    Lamentablemente, los demàs son comentarios de los que he leìdo son màs crìtica que enseñanza.

  6. Les pido una disculpa sincera al Sr. Josè y al que busca la verdad, por comentar en esta pàgina mi sentir personal, pero yo no sabìa que solamente las personas que estaban bautizadas podìan decir por escrito lo que sentìan, no estoy bautizada, solamente soy una persona que està tomando estudio, y a partir de este momento les prometo a los dos que no tan solo no comentarè nada ya de los testigos sino que tambièn dejarè de recibir màs e-mails. para que no les moleste mis comentarios.

    Les deseo lo mejor hoy y siempre.

    • Marìa Isabel Martìnez Garza, nadie te puede prohibir que opines por escrito. Solamente una secta fundamentalista como esta lo hace.
      ¿Acaso por no estar bautizada eres de una casta inferior?
      Comenta lo que quieras, a favor o en contra, es tu derecho de persona.

  7. Hola Maria Isabel

    No lo tomes a mal. A veces se malinterpretan las palabras y las ideas.
    Yo sigo yendo a las reuniones, y te animo a tí a que sigas tambien. Sólo que e hagas muchas preguntas….muchas… No des por sentado todo lo que explican. Lee otros libros, de la ICAR, de otras confesiones, lee historia.
    Como religion , los testigos tienen cosas muy buenas…¡ evidente..¡¡ hablan de Dios…¡¡….Todas las religiones hablan de Dios, de Jesus, de una salvación, te animan a leer la Biblia….
    Pero la única que te puede salvar eres tú misma.
    Es Dios y tú…. y en medio ningun humano.
    Jesús dijo .” hay muchos alrededor del pozo….pero nadie baja…”
    Está escrito en el evangelio de Tomás, que aunque es apócrifo, es uno de los más cercanos a la vida de Jesús.
    El ‘pozo’ es la sabiduria o el conocimiento de Dios….
    Lo importante , en este caso, es que cada uno, particularmente, tiene que bajar a ese ‘pozo’ y buscar por sí misma el ‘agua de vida’.
    Nadie por nosotros lo hará.
    Lo que hagan los demás, ya sean testigos, evangelicos, mormones, católicos, etc…. a tí, personalmente no te va a ayudar.
    Sólo te ayudas tú misma.
    Lee. Investiga.
    Lee mucho, y no solo las revistas y libros de la SWT.
    Dios no quiere ignorantes.
    ¿me comprendes?.

    Un saludo.

  8. Maria Isabel, en mi caso JAMAS te dije que no comentaras en este blog, todo lo contario.Lo unico que yo transmito es:
    LEAN LA BIBLIA
    LEAN LA BIBLIA
    LEAN LA BIBLIA
    Coincido completamente con las palabras de WAKA WAKA.

  9. Hola, Miren soy escritor y escribi el libtro La Vzerdadera Histori de Jesus, donde demuestro que fue un hombre como todos que naco, vivio y murio como todo ser humano, Pero ahora estoy escribiendo otro sobre la secta testigos de Jehova, y la verdad es terrible lo que llegan hacer el Cuerpo Gobernante, con los pobres Testigos de Jehova, a los que les han lavado el cerebro, son victimas. y no se dan cuenta.Creen que sirven a Jehova pero en realidad sirven a ellos. Su gran negocio, ya bque no pagan impuestos, crean fabricas con trabajadores que no cobran ningun salario, perdon si una mesada de 50 dolares al mes??. No tienen seguro medico. esos los que trabajan en la fabrica Betel en Nueva York.y se les llama Beletitas con un horariom agotador, Tienen prohibiciones antinaturales, como no felicitar los cumpleaños, no celebrar las Navidades, ni fiestas, Viven como en un reguimen petinenciario, trbjando y reuniones ampapandose de la Biblia, y semana tras semana. Y les convencen que es un privilegio, para quien?pero Ojo cuidado tienes que obedecer sin replicar, se sumiso, porque sino hay amigo, te coviertes en un M.A. que significa mala actitud y tienes que ser reeducado.
    Asi se ha hecho multimillonaria, siendo propizetariaTestigos de Jehova, y hay cientos de testimonios denunciando el caso. Continuos copnflictos con los Gobiernos de muchos paises, Un matrimonio fue expulsado de su pueblo,en Colombia al morir un niño de corta edad por no permitir sus padres que se le salvara con una transfusion todo el pueblo se manifesto con pancartas llamandoldes asesinos. Otros paises consideran homicidio, si mueren.
    Por eso es importante lo que esta haciendo este foro, denunciandolos, y yo les poyo totalmente. En cuanto acabe la redaccion de este libro, que es lenta, debido la gran profusion de literatura desperdigada que hay.
    Por eso quisiera saber si la fabrica que tenia en mexico, existe o no.
    Saludos a todos
    Rafael Fossati

  10. Hola a Uds.

    Participo por primera vez en este blog. Saludo desde ya a todos/as los que eescriben aqui y de antemano deseandoles todo lo mejor en el año 2011 y que todos encontremos la verdad.

    Apoyo lo que hasta cierto punto escribe la sra. Maria Isabel, pero si considero que a los excomulgados se les deberia dar otra oportunidad, ya que ninguno de los seres humanos es perfecto.
    Ademas si una congregacion no practica el perdon entonces donde queda el amor al projimo.
    Acaso el propio Jesus no menciono que debemos entregar la otra mejilla?. Orar por sus enemigos y bendecidlos
    Ademas todas las congregaciones estarian llenas de gente hipocrita si es que todos los que se congregan y ademas se creen santos/as.
    Santo verdaderto, siervo sufriente, fiel y verdadero solo hubo uno y ese fue Jesucristo.
    Ni los propios apostoles llegaron a un estado de perfeccion absoluta.
    Uno le traiciono, otro le nego, otro tuvo que verle los huecos en las manos hasta creer, igual con Felipe.

    Que Dios les bendiga

  11. CORRECCION AL COMENTARIO

    Hola a Uds.

    Participo por primera vez en este blog. Saludo desde ya a todos/as los que eescriben aqui y de antemano deseandoles todo lo mejor en el año 2011 y que todos encontremos la verdad.

    Apoyo lo que hasta cierto punto escribe la sra. Maria Isabel, pero si considero que a los excomulgados se les deberia dar otra oportunidad, ya que ninguno de los seres humanos es perfecto.
    Ademas si una congregacion no practica el perdon entonces donde queda el verdadero amor al projimo.
    ¿Acaso el propio Jesus no menciono que debemos entregar la otra mejilla?. Orar por sus enemigos y bendecidlos
    Ademas todas las congregaciones estarian llenas de gente hipocrita si es que todos los que se congregan se creen santos/as.
    El unico santo verdadero, siervo sufriente, testigo fiel hasta el final fue uno y ese fue Jesucristo.
    Ni los propios apostoles llegaron a un estado de perfeccion absoluta.
    Uno le traiciono, otro le nego, otro tuvo que verle los huecos en las manos hasta creer, igual con Felipe.

    Que Dios les bendiga

  12. Les adjunto informacion de las paginas Web donde pueden encontrar informacion respecto a si es o no biblico que haya seguidores de hombres.
    Pues mis queridos participantes de este blog.
    Creo que ninguno sabe que en la epoca de Jesus habia seguidores de hombres y hubo dos que si le hicieron fuerte competencia a Jesus.
    Abran la pag Web “Historia Prohibida Misterios de la biblia” donde se escribe sobre Simon el Mago y Apolio de Tiana quienes supuestamente tenian los mismos poderes de Jesus.
    Lean estas paginas y saquen sus propias conclusiones.
    Por otro lado si desean conocer que personajes se equivocaron en la antiguedad con respecto a Dios, abran la pagina Web “sanidad”

    He citado las paginas anteriores ya que se les acusa a los TJ y au cuerpo gobernante de ser seguidores de hombres y de se han equivocado y cometido muchos errores en sus interpretaciones profeticas.

    Saludos a todos/as y desde ya feliz año

  13. Lo que si me duele es que en algunas preguntas y videos que Lavasori expone y les hace a los TJ, muchas veces no las contestan contundentemente.

    Ademas solo participan en este blog simpatizantes de los TJ.

    Por ejemplo esa que se refiere a ¿en que parte de la biblia esta escrito acerca del cuerpo gobernante?
    Le agradeceria a Ud Maria Isabel, me responda con citas biblicas.
    Por otro lado tambien deseo saber si a los TJ les enseñan en sus escuelas teocraticas la base teologica para debatir ya que por ejemplo, respecto al Espiritu Santo existen varias corrientes teologicas de como interpretarlo: Asi tenemos: la modalista, la trinitaria, arriana, la unitarista.La pregunta es ¿con cual de estas se identifica la WT?
    Claro que todas estas nacieron en la iglesia catolica con escritores romanos y Papas de los primeros siglos.
    Tambien no hay que desconocer que Russel se crio en una familia de creencias de la iglesia presbiteriana.
    Por otro lado si Uds investigan en la Wikipedia, la vida de Charles Taze Russel, en esta pagina se escribe que para crear la sociedad de estudiantes de la biblia y despues la torre vigia o Wachtower, tuvo muchas influencias teologicas y de creencias de iglesias como la de los adventistas, los cristadelfianos y tambien se le cuestiona que uso la piramidologia., y que su tumba es una piramide. ¿Acaso el empleo de la piramidologia no es pagano?, situacion que los TJ condenan basandose en la biblia.
    Este tipo de situaciones le haria aparecer a Russel como un falso, profeta.
    Tambien se le critica tambien por las falsas profecias que habia interpretado la WT en el sentido de que el mundo se acabaria en 1918, en 1925, en 1975 y que el propio fin comenzo en 1914
    Deseo saber tambien en que partes de la biblia se cita a las piramide de Egipto.
    Hasta aqui solo he encontrado dos citas : Isaias 19:19 Josue 22:10

    Desde ya bendiciones

  14. Esto significa vida eterna: el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquél a quien tú enviaste, tu hijo Jesucristo (Juan 17:3). Pero, ¿cuál es el conocimiento verdadero tras el cual van muchos y que no sirve para mucho? ¿Quién puede llamarse dueño de la verdad? Sólo el Fiel y Verdadero, Jesucristo, quien vino para mostrarnos la magnificencia de su Padre, el Dios Todopoderoso que creó todas las cosas.
    Como testigo de Jehová no estoy prohibido de opinar, de hecho lo hago con la sinceridad de mi corazón y he tenido algunas divergencias, pero ese conocimiento paulatinamente se va haciendo más y más abundante, a medida que MEDITO, ORO y LEO la palabra de Dios con la ayuda del espíritu santo.
    Acerca de las expulsiones, antes de bautizarme no lo entendía y admito que muchos que llevan años en nuestra organización aún no lo entienden: un expulsado es como un hombre de las naciones, es decir uno que necesita ayuda, porque se ha desviado de la senda de rectitud, pero con quien uno no debe tener una relación íntima, pues “las malas compañías echan a perder los hábitos útiles”. Perdonamos, desde luego, y nos da muchísima alegría, igual que “hay gozo en el cielo cuando un pecador se arrepiente”. Como un buen padre, nuestro Dios nos advierte que Él “disciplina a quien ama” o queremos que YHWH, porque es AMOR, sea perdonador de todo y de todos?? Dios es justo y además “(sus) pensamientos son más altos que los pensamientos de los hombres”.
    Les animo a seguir siendo HACEDORES DE LA VERDAD, más bien que OIDORES, a tener fe, a tener esperanza, pero especialmente a TENER AMOR, porque ésa es la marca distintiva de los verdaderos cristianos, hijos de Dios.
    Que este foro y todo espacio en el que podamos compartir sea con este fin; sin embargo, habrá división siempre entre aquellos que aman la justicia de Dios (y vamos tras ella) y quienes quieren establecer su propia justicia.
    Que Jehová nos perdone y en el amor de su Hijo nos reconciliemos todos.
    “NO JUZGUEN PARA QUE NO SEAN JUZGADOS”. “MIA ES LA VENGANZA, DICE JEHOVÁ”.

  15. Lenin:
    Este año tuve el privilegio de ver el dvd 2010 de la sociedad.
    Y digo privilegio porque me sirvio para aclarar algunas dudas que tenia.
    En fin, en una parte se menciona que el pasror Rusell no era inspirado por dios, y en la actualidad el cuerpo gobernante tampoco lo es.
    En definitiva, razone: es verdad que los cristianos del siglo 1 expulsaban a los malhechores.
    Pero la diferencia entre los cristianos del siglo 1 y el cuerpo gobernante, es la siguiente: los cristianos del siglo 1 estaban inspirados por dios Y EL CUERPO GOBERNANTE NO.
    ¿Entonces con que autoridad se puede expulsar a alguien si no esta la inspiracion de dios?
    Queda demostrado que estos hombres intentan ocupar el lugar de dios.
    Son anatemas.

  16. Hola a todos/as.

    He pegado de la pagina Web: “Charles Taze Russel Wikipedia la enciclopedia libre”, la biografia de la vida de este pastor, para que esten un poco informados.

    Es bien sabido que fue mason y que se identificaba con este tipo de creencias.
    Pero estamos hablando de tiempo pasado y no del presente, eso no significa que la WT parctique la piramidologia y la masoneria en estos tiempos.
    Las creencias que los TJ predican hoy, no tiene nada que ver con las de los masones.
    Si en algunas revistas atalayas al comienzo de su predica, Russel hizo algunas menciones, pues seguramente debio haberlo hecho en relacion a los temas que trata la biblia con respecto a Egipto especialmente en el capitulo de Isaias 19.
    Disculpas ya que no se pegan fotos y dibujos que tratan sobre esta tematica, solo se pega la teoria.

    A CONTINUACION: DOCUMENTO PEGADO

    Charles Taze Russell
    De Wikipedia, la enciclopedia libre
    Saltar a navegación, búsqueda
    Charles Taze Russell, (16 de febrero de 1852 – 31 de octubre de 1916)

    Charles Taze Russell Fundador de la Sociedad Watch Tower y de la revista hoy conocida como La Atalaya, así como originador y primer representante de los Estudiantes de la Biblia, grupo que posteriormente pasaría a conocerse como los Testigos de Jehová.

    Contenido [ocultar]
    1 Historia
    2 Nuevas Enseñanzas
    2.1 ¿Se consideraba Russell infalible o profeta de Dios?
    3 Profecías cronológicas y la vuelta de Cristo
    4 Interés en la Gran Pirámide de Guiza
    5 El Foto-Drama de la Creación
    6 Russell y la Masonería
    7 Críticas y Controversias
    8 Obra
    9 Muerte y desarrollo posterior de su organización
    10 Véase también
    11 Referencias
    12 Enlaces externos

    [editar] Historia
    La Gran hambruna irlandesa (1845-1850) causó la emigración de dos millones de irlandeses. Algunos emigraron hacia EE.UU., y entre ellos se encontraban los futuros padres de Charles Taze Russell: Joseph L. Russell y Ann Eliza (Birney) Russell, presbiterianos de ascendencia escocesa e irlandesa, que se establecieron en Alleghery en 1846.

    El 16 de febrero de 1852, nació Charles Taze Russel, el segundo de tres hijos, en Pittsburgh, Pennsylvania.

    En 1860 muere la madre de Russell, que era la que lo animaba a considerar el ministerio cristiano. Debido a esto Joseph tuvo que hacerse cargo de la educación de sus hijos. Charles Russell, de nueve años de edad, pasaba la mayor parte de su tiempo libre en la tienda de su padre. La educación de Charles Russell fue muy modesta, estudiando en escuelas públicas y suplementada con tutores particulares, y creció como presbiteriano. Russell era un hombre de negocios hábil y una persona de marcadas inquietudes religiosas. En 1863, a la edad de once años, llegó a ser socio junto con su padre, de una tienda de ropa para caballeros. Posteriormente estableció varias tiendas propias.[1]

    A la edad de catorce años y debido a las obligaciones de su trabajo Russell abandonó sus estudios, convirtiéndose en un próspero empresario en el ramo de confecciones, ampliando el negocio de su padre, y convirtiéndolo en una cadena de tiendas llamada “J.L. Russell & Hijo”. Al año siguiente Charles Russell terminó por afiliarse a la Iglesia Congregacional, por estar más de acuerdo con sus conceptos en esa época. Mientras, al mismo tiempo, su padre se orienta hacia la confesión adventista. En 1868, a la corta edad de 16 años, Russell comenzó a inquietarse con las enseñanazas de su iglesia sobre el infierno. Su ineficacia para convertir “infieles” o “incrédulos” a sus creencias lo llevó al escepticismo y acabó abandonando su religión, y perdiendo también su fe en la Biblia, por lo que vagaría un tiempo sin fe, buscando la verdad.[2]

    A los 18 años, Russell ya había abandonado tanto el presbiterianismo como el congregacionalismo porque no podía reconciliar la idea de un infierno eterno con la misericordia de Dios:

    «Un Dios que usara su poder para crear a seres humanos de los que hubiera preconocido y predestinado que habrían de ser atormentados eternamente no podría ser sabio, justo ni amoroso. Se guiaría por una norma inferior a la de muchos hombres.» [3]
    Russell, que no era ateo, simplemente no podía aceptar las enseñanzas de las iglesias:

    «Gradualmente fui llevado a ver que aunque cada uno de los credos contenía algunos elementos de verdad, eran, en conjunto, engañosos y contradictorios de la Palabra de Dios.»
    Para él, en todas las Iglesias se veían «elementos de la verdad», pero, según su visión, estos estaban cubiertos con tradiciones y enseñanzas de hechura humana que se habían acumulado durante siglos en lo que llamaba «la gran apostasía».

    Alejándose de los credos de las iglesias tradicionales y buscando la verdad, Russell examinó algunas religiones orientales destacadas, pero tampoco le satisficieron. Su fe en la Biblia fue reavivada por el predicador segundoadventista Jonas Wendell. Aquella rama de los segundoadventistas le hizo recuperar el interés por investigar la Biblia y tratar de comprender el plan de Dios para la salvación, así como el propósito del regreso de Cristo.

    Cierta noche de 1869, sucedió un acontecimiento que hizo que Russell recuperara su fe. Mientras caminaba cerca de una de sus tiendas escuchó un cántico que llamó su atención. Era de una celebración adventista. El pastor era Jonás Wendell, y Russell lo describe de la siguiente manera:

    «Al parecer, por accidente una noche entré en un sucio y polvoriento salón donde sabía que se celebraban servicios religiosos, para ver si el puñado de personas que se reunía allí ofrecía algo más sensato que los credos de las principales iglesias. Allí escuché por primera vez algunas de las creencias de los segundoadventistas [Iglesia del Advenimiento de Cristo]; el predicador era el Sr. Jonas Wendell […]. Por lo tanto, me reconozco en deuda con los adventistas, así como con otras confesiones. Aunque la presentación bíblica que hizo no fue muy clara, […] me bastó, con la guía de Dios, para recuperar la fe, vacilante entonces, en la inspiración divina de la Biblia y para mostrarme que los escritos de los apóstoles y los profetas eran inseparables. Lo que oí me envió a la Biblia a estudiar con más celo y detenimiento que nunca antes, y siempre le agradeceré al Señor esa guía; pues aunque el adventismo no me llevó a ninguna verdad particular, me ayudó mucho a deshacerme de errores y así me preparó para la verdad.»

    Los Testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios, capítulo 5, págs. 43-44 Se proclama la vuelta del Señor (1870 – 1914), Editado por los Testigos de Jehová
    Russell recuperó su interés por estudiar la Biblia gracias a Wendell,[4] y a partir de entonces tomó contacto con diversos predicadores de la época, de los que tomaba algunas ideas, rechazando otras. En 1870 Russell y algunos de sus conocidos empezaron un estudio sistemático de la Biblia. La idea, según ellos, era dejar de lado toda creencia dogmática que ya estuviera en las religiones establecidas, y dejar que la Biblia por sí misma revelara su contenido mediante el uso de textos cruzados, es decir, diferentes partes de las Escrituras que traten un mismo tema y la comparación de las mismas. Un compañero describió posteriormente su estudio así:

    «Alguien planteaba una pregunta. Ellos la discutían. Buscaban todas las escrituras relacionadas con el punto y entonces, cuando estaban satisfechos de la armonía de los textos, finalmente declaraban su conclusión y la anotaban.»

    [5]
    Durante el tiempo de su estudio de la Biblia Russell recibió influencias de los segundoadventistas, no para aprender nada específico, sino, según sus palabras, para “desaprender errores”.[6] Una de sus principales influencias fue George Storrs,[7] (Autor de la revista The Bible Examiner (El Examinador de la Biblia) de quien Russell aprendió mucho sobre la teologia que incluye la mortalidad del alma, que la cristiandad es parte de Babilonia la Grande, y que habría una futura resurrección universal[8] (creencias fundamentales de los Testigos de Jehová hasta hoy día). A Jonás Wendell le concede el crédito de hacerle recuperar su interés por investigar la Biblia.[9] Otra de sus influencias fue George Stetson[10] y también Nelson barbour[11] [12] Otras influencias fueron los cristadelfianos[cita requerida], el ministro Luterano Joseph A Seiss (por sus puntos de vista iniciales sobre un retorno invisible de Cristo), el autor protestante británico Henry Dunn[13] y la Francmasonería[cita requerida].

    Mientras investigaban la Biblia llegaron a varias conclusiones: que la inmortalidad es un don que lograrían los que lleguen a ser los co-reyes con Cristo en su Reino celestial (Ezeq. 18:20; Rom. 2:6, 7), así como la doctrina del sacrificio de rescate de Jesucristo, y la oportunidad, que con esta provisión se hizo posible, para la humanidad. (Mat. 20:28) Concluyeron que, aunque Jesús vino primero a la Tierra como hombre en la carne, en su regreso, se manifestaría o se haría presente invisiblemente, como persona espíritu (Juan 14:19). Además, encontraron que la razón para el regreso de Jesús, no es destruir a todos, sino bendecir a las familias obedientes de la Tierra (Gál. 3:8). Russell escribió:

    «Nos sentimos muy apenados por el error de los segundoadventistas, quienes estaban esperando a Cristo en la carne, y enseñaban que el mundo y todo en él excepto los segundoadventistas serían quemados.»

    [14]
    En 1877, Russell escribió The Object and Manner of the Lord’s Return (El objetivo y manera del regreso del Señor). Aunque algunas publicaciones de los Testigos posteriores dieron una fecha de publicación de 1873, el libro Proclamadores lo corrige, y declara que el folleto fue escrito en 1877 y publicado por el editor de The Herald of the Morning. Todos los ejemplares existentes dan una fecha de publicación de 1877. Se imprimieron alrededor de 50 000 ejemplares. En 1879, empezó a publicar Zion’s Watch Tower and Herald of Christ’s Presence (Torre del vigía de Sión y heraldo de la presencia de Cristo), actualmente conocida como La Atalaya.

    Convencido de la necesidad de promover lo que él consideraba la verdad del mensaje bíblico vendió su parte del negocio de ropa de caballero de su padre y dedicó su fortuna entera, aproximadamente un cuarto de millón de dólares estadounidenses, a la propagación de la religión cristiana según la entendía él y a la distribución de literatura bíblica.

    Con la ayuda de tutores logró dominar el uso de diccionarios hebreos y griegos para estudiar la Biblia. Dedicó su vida y su fortuna a predicar el reinado mileniario de Cristo. En 1881 fundó la Zion’s Watch Tower Tract Society (Sociedad de Tratados la Torre del Vigía de Sión), conocida hoy como Watch Tower Bible and Tract Society (Sociedad de Biblias y Tratados la Torre del Vigía), que llegó a ser una entidad editora con gran volumen de publicaciones. Sus libros y tratados escritos (especialmente sus seis volúmenes de Estudios en las Escrituras) alcanzaron una distribución de 16 millones de ejemplares en 35 idiomas, y 2.000 periódicos publicaron sus sermones semanales.

    [editar] Nuevas Enseñanzas
    Consecuentemente a que Russell y el grupo colaborador de estudiantes de la Biblia continuaban con su labor, llegaron a la conclusión de que la mayoría de las iglesias, si no todas, se habían alejado de las enseñanzas y prácticas de los cristianos primitivos y habían sido reemplazadas por dogmas y doctrinas originados por hombres de épocas posteriores. Mostró también, que no era el primero en darse cuenta de ello, y por eso reconoció francamente que estaba en deuda con otras personas por la ayuda que había recibido de ellas en los primeros años de su estudio de las Escrituras. Habló con aprecio de la buena labor que habían efectuado varios movimientos durante la Reforma, para que la luz de la verdad resplandeciera con un brillo mayor. Mencionó a hombres mayores que él, como Jonas Wendell, George Stetson, George Storrs y Nelson Barbour, quienes contribuyeron personalmente, de diversas maneras, al entendimiento que él obtuvo de la Palabra de Dios.

    Algunas cosas que comenzaron a enseñar en aquel tiempo fueron:

    La Biblia: realmente la Palabra de Dios y confiable en todo aspecto.
    Aumenta el aprecio por el nombre de Dios, debe ser usado y santificado.
    Denuncia de la Trinidad, como una enseñanza de origen pagano y no bíblico.
    No existe un alma inmortal que sobreviva a la muerte del cuerpo, los muertos se encuentran en un estado inconsciente.
    No existe el infierno de fuego.
    La vuelta de Cristo es invisible.
    Respecto a estas creencias y otras, declaró:

    «Descubrimos que por siglos diferentes sectas y personas se habían repartido las doctrinas bíblicas entre sí, mezclándolas en diversos grados con suposiciones y errores humanos. […] Hallamos que la importante doctrina de la justificación por fe y no por obras había sido expuesta con claridad por Lutero y más recientemente por muchos cristianos; que los presbiterianos defendían cuidadosamente las cualidades divinas de justicia, poder y sabiduría, aunque sin entenderlas claramente; que los metodistas reconocían y ensalzaban el amor y la compasión de Dios; que los adventistas poseían la preciosa doctrina de la vuelta del Señor; que los bautistas sostenían correctamente, entre otros puntos, la doctrina del bautismo simbólico, aunque habían perdido de vista el bautismo verdadero, y que algunos universalistas habían sostenido sin mucha claridad algunas ideas referentes a la “restitución”. De modo que, en casi toda organización religiosa, se veía que sus fundadores habían buscado a tientas la verdad, pero obviamente el gran Adversario había luchado contra ellos y había conseguido dividir la Palabra de Dios, por no poder acabar totalmente con ella […]. Nuestra labor […] ha sido juntar estos fragmentos de la verdad que han estado esparcidos por largo tiempo y presentarlos al pueblo del Señor, no como nuevos, ni como nuestros, sino como del Señor. […]. No debemos atribuirnos siquiera el haber hallado y puesto en orden de nuevo estas gemas de la verdad […]. La obra en que el Señor se ha complacido en utilizar nuestras humildes aptitudes ha consistido en reconstruir, ajustar y armonizar, más bien que en originar.»

    Testigos de Jehová Proclamadores del Reino de Dios Cap. 5 pag.49
    [editar] ¿Se consideraba Russell infalible o profeta de Dios?
    «No, queridos hermanos, no pretendo ser superior ni poseer poder, dignidad ni autoridad sobrenaturales; tampoco aspiro a ensalzarme ante la estimación de mis hermanos de la casa de la fe, excepto como instó el Amo al decir: “Quien de entre vosotros quisiere ser el primero, será vuestro siervo” (Mat. 20:27). […]. Las verdades que presento, como portavoz de Dios, no fueron reveladas mediante visiones o sueños ni por la voz de Dios; tampoco las recibí de una sola vez, sino gradualmente. […] Este claro despliegue de verdades tampoco se debe a ingenio o agudeza de percepción humanos, sino al simple hecho de que el tiempo debido de Dios ha llegado; y si yo no hablara, y nadie más lo hiciera, las piedras mismas clamarían.»

    Watch Tower del 15 de julio de 1906 (página 229)
    Russell jamás declaró haber sido inspirado por Dios, las conclusiones a las que llegó, tanto él como su grupo dependían de la investigación y el entendimiento adquiridos hasta ese momento, por ello, no sorprende que algunas de sus primeras creencias fueran dejadas de lado a medida que se entendieron mejor las Escrituras y al ver el desarrollo de los acontecimientos.

    «Aprender cosas nuevas requiere ajustar el modo de pensar de uno mismo. Se necesita humildad para reconocer los propios errores y efectuar cambios beneficiosos. Esta cualidad y sus frutos agradan a Jehová, y tal proceder les resulta sumamente atractivo a los que aman la verdad (Sof. 3:12). Sin embargo, se atrae la burla de los que se jactan de credos que han permanecido sin alterar por siglos, aunque los hayan concebido hombres imperfectos.»

    Testigos de Jehová proclamadores, cap.10 pág 132
    [editar] Profecías cronológicas y la vuelta de Cristo
    En sus primeros años, Russell y su grupo no habían tomado en consideración el aspecto cronológico de la Biblia, en parte debido a las nefastas experiencias de diversos grupos adventistas. Entonces en enero de 1876, a los 23 años de edad y luego de recibir un ejemplar de la revista Herald of the Morning (‘El heraldo de la mañana’), reconoció en su editor, Nelson H. Barbour, ciertas creencias en común, entre ellas que el regreso de Cristo sería invisible. Sin embargo Barbour no sólo hablaba de un regreso futuro sino que, según había deducido, la presencia de Cristo ya era un hecho, lo cual despertó la curiosidad de Russell. Dijo:

    «¿Pudiera ser que las profecías cronológicas que yo había menospreciado por tanto tiempo debido a que los adventistas las habían usado erróneamente en realidad se hubieran dado para indicar cuándo estaría presente invisiblemente el Señor con el fin de establecer su Reino?»
    Después de reuinirse con Barbour y reconocer que concordaban en muchos aspectos declaró:

    «Cuando mantuvimos aquella reunión —explicó más tarde Russell—, él podía aprender mucho de mí en cuanto al alcance total de la restitución basada en la suficiencia del rescate que se dio por todos, y yo podía aprender mucho de él sobre cronología.»
    Barbour convenció a Russell que la presencia de Cristo había comenzado en 1874.

    «En esto influyó la creencia de que el séptimo milenio de la historia humana había comenzado en 1873, y de que un período de desaprobación divina (de igual duración que un período anterior considerado de favor) sobre el Israel natural terminaría en 1878.»

    Testigos de Jehová, Proclamadores, capítulo 10, nota al pie de página
    (Hoy los testigos de Jehová consideran que aquella cronología era defectuosa debido a que se basaba en la lectura incorrecta de Hechos 13:20 que presentaba la Versión Autorizada inglesa, a la creencia de que había un error de transcripción en 1° Reyes 6:1, y a no tomar en cuenta los sincronismos bíblicos relacionados con las fechas de los reinados de los reyes de Judá y de Israel).

    Estimó también que, en el año 1914, se produciría el fin de los Tiempos de los Gentiles,[15] con lo que comenzaría el reinado milenario de Cristo en paz y felicidad. Con el transcurso de los años, matizó algunas de sus creencias respecto a qué sucedería aquel año (se esperaba, por ejemplo, que en 1914 empezaría una época de anarquía que culminaría en el establecimiento del Reino en la Tierra), pero siguió siempre manteniendo que aquella era la fecha del fin de los Tiempos de los Gentiles, creencia que mantienen hoy día los testigos de Jehová.

    La cronología que Russell aceptó de Barbour también indicaba que en 1878 Jesús sería coronado y sus fieles serían arrebatados al encuentro de Jesucristo en el aire. A tal fin -e imitando a sus antecesores adventistas-, algunos miembros del grupo de Russell se vistieron con túnicas blancas y se fueron a esperar a Cristo al puente de Pittsburgh; Russell declararía que él no estuvo presente porque comprendía que aún quedaba mucho trabajo por hacer.

    Luego se distanciaron Russell y Barbour cuando este rechazó la doctrina del Rescate. En 1879, Russell funda la revista Zion’s Watch Tower (la actual “La Atalaya”). En algunos números de esta declaró que ciertos cálculos parecían indicar que en 1881 dejaría de sellarse a los miembros de la novia de Cristo, y que por tanto el ansiado arrebatamiento no podría ocurrir antes de esa fecha.[16] Esto llevó a que algunas personas lo acusaran equivocadamente de haber “profetizado” una fecha falsa.[17]

    Ver: Milenarismo

    [editar] Interés en la Gran Pirámide de Guiza

    Cálculos cronológicos de Russell contrastados con las medidas de gran pirámide de Keops.Russell adoptó del astrónomo Piazzi Smyth y del pastor luterano Seiss la creencia de que la Gran Pirámide de Guiza corroboraba periodos bíblicos de tiempo y que era “el Testigo de piedra” (ver piramidología). Esto se refleja con cierta frecuencia en su vida y sus escritos, aunque no era una de sus creencias más prominentes. Tras su muerte, se colocó un monumento conmemorativo en forma de pirámide en el cementerio donde fue enterrado, que todavía se puede ver en el Cementario Rosemont United.

    A lo largo de la etapa del segundo presidente de la Sociedad Watchtower, Joseph Franklin Rutherford, se fueron descartando algunas de las enseñanzas y doctrinas de Russell, incluida la de la Gran Pirámide de Guiza.

    Pese a que la importancia de esta creencia no se consideraba fundamental en tiempos de Russell, en tiempos recientes ha cobrado mucho interés en los sitios web opuestos a los testigos de Jehová[cita requerida].

    [editar] El Foto-Drama de la Creación
    Russell comprendió las posibilidades que ofrecía el cine para motivar a las personas, por lo que en 1912, comenzó a preparar el «Foto-Drama de la Creación», una producción cinematográfica y de diapositivas, a color y con sonido, de ocho horas de duración. Muchas de aquellas ilustraciones se basaron en los grabados del famoso artista Gustav Doré. El Foto-Drama comenzaba con el relato de la creación y recomponía toda la historia de la humanidad desde sus orígenes, hasta la culminación del propósito de Dios para la Tierra y para la humanidad, según lo entendió. Transcurrirían varios años hasta que esta tecnología resultara rentable comercialmente, pero desde 1914, fue visto por más de nueve millones de espectadores en América del Norte, Europa y Australia.[18]

    [editar] Russell y la Masonería

    EL plan Divino de las Edades con el símbolo del globo solar alado en la cubierta, símbolo que ha sido también usado por masones
    Documento original del discurso donde Russell dice ser masón (y donde también dice no ser masón).
    Russell utilizó en algunas ocasiones símbolos también usados por los masones, pero no exclusivos de los masones. Incluso en la pirámide que preside su tumba se puede observar el símbolo usado entre otros por los masones de la Corona y la Cruz.Después de su muerte, se vinculó a Russell con la Francmasonería[cita requerida]. Esto fue debido a un discurso especial dado en su gira, en 1913, en el que Russel dice ser masón, demostrando un conocimiento muy superior a lo común hasta levantar sospechas de una posible conexión masónica:

    «Estoy muy contento de tener esta oportunidad particular de decir unas palabras en relación con algunas cosas en las que estamos de acuerdo con nuestros amigos masones porque estamos hablando en un edificio consagrado a la masonería, y porque además nosotros también somos masones. Yo soy un masón libre. Soy un masón libre y aceptado, si puedo llevar el asunto a sus últimas consecuencias, porque eso es lo que a nuestros amigos masones que les gusta decirnos, que ellos son masones libres y aceptados. Es su manera de presentar las cosas. Así que yo soy un masón libre y aceptado. Confío en que todos lo somos. Pero no únicamente según el modelo de nuestros hermanos masones con los que no tenemos nada que discutir. No voy a decir ni una sola palabra contra los masones libres porque, de hecho, algunos de mis más queridos amigos son masones, y puedo apreciar que tienen ciertas verdades preciosas que han sido conservadas, en parte, gracias a nuestros amigos masones. He tenido ocasión de hablar con ellos algunas veces y me dicen: “¿Cómo es que Ud. sabe tanto sobre todo esto? Pensábamos que nadie sabía nada de estos asuntos excepto los que tenían acceso a nuestra logia más alta.” Les dije que yo tuve una conferencia con el Gran Maestro Artesano el Señor mismo, y que tenía esas informaciones secretas gracias a su dirección a través del Espíritu Santo en relación con lo que la Biblia nos indica y que contiene toda la verdad en todo lo que dice, según creo.»

    Discurso del Pastor Russell en San Francisco, California (Gira de 1913)[19]
    En otras partes del mismo discurso, Russell dijo:

    «Aunque yo nunca haya sido masón, he oído decir que en la masonería, hay algo que ilustra muy estrechamente todo esto. (…) Muchos masones me dan la mano y me dan su confianza con un apretón; ellos no saben si yo soy un masón o no. Parece que hago algo igual que los masones pero no sé lo que es; ellos a menudo me dan toda clase de apretones y se los devuelvo, entonces les digo no sé nada sobre esto.»

    Discurso del Pastor Russell en San Francisco, California (Gira de 1913)
    También se identificaron como masones algunos de los símbolos usados por Rusell. Charles Russell utilizó un globo alado (similar al símbolo del Dios del sol Ra) en la portada de una de las muchas ediciones de sus libros, incluyendo los siete volúmenes de sus Estudios de las Escrituras, así como el símbolo de la Corona y la Cruz en las portadas de sus revistas. Sin embargo, hay quienes afirman que el uso del disco solar alado se originó a partir de un texto de Malaquías (en concreto, el 4:2), en el que se muestra un sol con alas, como símbolo de que el Reino Milenario de Cristo había comenzado:[20]

    «Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.»

    Malaquias 4:2
    La organización religiosa de los testigos de Jehová de la que Russell fue fundador, no se ha pronunciado oficialmente, aunque un sitio web no oficial niega que fuera masón. En este se afirma que «los opositores de esta religión parecen más encariñados con la mentira que con la verdad y, en vez de expresar su desacuerdo con las verdaderas creencias o costumbres de los testigos de Jehová, prefieren atacarnos recurriendo a falsedades».[21]

    Igualmente, el sitio web oficial de La Gran Logia de la Columbia Británica y el Yukon, dice: «Russell no era Francmasón. Ni los símbolos encontrados en la Atalaya, ni la cruz y la corona son símbolos exclusivamente Masones». Y respecto al discurso de 1913, comenta: «Los que afirman que Russell era masón citan estas palabras fuera de contexto sin percibir el recurso retórico. (…) La comprensión de Russell sobre la relación entre los Caballeros Templarios modernos y la masonería demuestra la ignorancia de alguien ajeno sobre ambas organizaciones.»[22]

    El propio Russell hizo comentarios poco favorables sobre la masonería:

    “También notamos que la orden de los francmasones, a juzgar por su historia pasada, tiene algún objetivo o plan secreto, además de la fraternidad y la ayuda económica en tiempos de enfermedad o muerte. Y, hasta donde podemos juzgar, hay cierto grado de adoración o ceremonial relacionado con los ritos de esta orden y algunas otras, que los miembros no comprenden pero que, en muchos casos, sirve para satisfacer las ansias de adorar que tiene la mente natural, y la dificulta así buscar la adoración de Dios en espíritu y en verdad: mediante Cristo, el único Mediador nombrado y Gran Maestro. Tales sociedades consumen tiempo valioso en ritos y ceremonias tontos y sin sentido, y sustituyen la adoración de sus oficiales y el uso de palabras y símbolos que no tienen sentido para ellos por la adoración de Dios a la manera que Él ha delineado (mediante Cristo, y de acuerdo con conocimiento y el espíritu de una mente sana); en la medida en que hacen eso, estas sociedades son gravemente perjudiciales, sin importar las ganancias o pérdidas financieras derivadas de ser miembro de ellas”.

    (Zion’s Watch Tower, junio, 1895, pág. 143)
    «Esto pone ante nosotros la entera cuestión de las órdenes, sociedades, etc., y qué privilegios tiene la Nueva Creación respecto a tales organizaciones. ¿Es correcto que ellos sean miembros de estas sociedades? Respondemos que aunque las asociaciones en la Iglesia son puramente religiosas, y las organizaciones obreras o benéficas en general son puramente seglares, aún hay otras órdenes que combinan lo religioso y lo seglar. Según tenemos entendido, por ejemplo, los francmasones, Odd Fellows, Caballeros de Pythias, etc., realizan ciertos ritos y ceremonias de carácter religioso… Aconsejamos a la Nueva Creación que no tengan nada que ver con ninguna de estas sociedades, iglesias, clubes u órdenes semirreligiosas, sino que se “salgan de entre ellos y se mantengan separados y no toquen la cosa inmunda”(2 Corintios 6:17)».

    (The New Creation [1904], pp. 580-581)
    «Entiendo que todo esto son ataduras y cada atadura está cada vez más apretada. Algunos de ustedes saben mucho más que yo sobre la francmasonería, y yo no estoy aquí para decir nada en contra de ella, porque no sé qué decir, y si lo supiera no sabría cómo decirlo. El Señor no me envió para predicar contra la masonería ni contra los Odd Fellows, ni contra el presbiterianismo ni el metodismo. Nuestra oportunidad es para decir la verdad, para predicar el verdadero evangelio de Cristo, y el Señor dice que este mensaje hará efecto en diferentes corazones. Ahora bien, si se encuentra usted bajo cualquier tipo de atadura, ya sabe que ese no es el plan en lo referente al trigo: el trigo en nuestra época debe reunirse en el granero, no ponerse en fardos atados. El trigo debe estar libre. Si se encuentra usted dentro de un fardo con ataduras, mejor salga de ahí.»

    (The Question Book [1908, sesión de preguntas de la asamblea] pg. 318)
    [editar] Críticas y Controversias
    Una controversia que se ha discutido tiene que ver con su esposa, Maria Frances Russell, quien tuvo una posición importante en los primeros años del movimiento de los Estudiantes de la Biblia. Fue editora asociada de la Watch Tower desde 1893 hasta 1896, lo que quiere decir que los artículos editoriales, que aparecían sin firma, pueden haber sido escritos bien por C.T. Russell o bien por Maria F. Russell; en 1896 firmó varios artículos en la revista.[23] Además, ella afirmó haber escrito porciones significativas de los primeros volúmenes de Estudios de las Escriturasjunio de 2009[cita requerida]. Una de sus contribuciones más importantes a la doctrina posterior de los Testigos de Jehová, es la interpretación de la parábola del «siervo fiel y prudente». (Mateo 24:45-47) Maria Russell produjo la idea de que su esposo era en realidad «ese siervo», doctrina que aceptaron los Estudiantes de la Biblia sin que Russell expresara ninguna oposición. Sin embargo, María cambió de opinión, y adujo que los versos siguientes, que describen al «siervo malo» se adecuaban mejor a su esposo en condición de «caída».

    Las hostilidades entre los Russell se intensificaron gradualmente, y culminaron en 1903 cuando María Frances lo demandó por divorcio y una pensión, acusándolo de crueldad y trato indigno. La evidencia mostrada en la Corte o tribunal, incluyendo varias cartas enviadas por Charles Russell a su esposa, parientes, y amigos, fue ‘devastadora para su caso’, según Harrison.[24] El jurado, ante lo que consideró diferencias irreconciliables, concedió la separación (de iure, pues llevaban de facto separados varios años). Russell apeló varias veces sin resultados.

    La información acerca de los problemas conyugales de Russell, considerados impropios para un Pastor, se difundió ampliamente y se usó para desacreditarlo. También hubo acusaciones de conducta inapropiada e inmoral, hacia mujeres muy jóvenes, añadiendo publicidad negativa, como el caso en el que se le involucró con la Srta Ball. La transcripción del caso pone en evidencia que la participación con la Srta Ball estaba lejos de ser algo inocente, según Maria F. Russell,.[25] Al respecto, el historiador e investigador César Vidal afirma que “el profeta” (como él llama a Russell) no podía estar cerca de una mujer «sin pellizcarla y, en más de una ocasión, había sido descubierto por su cónyuge en situación embarazosa.» También afirma que debido al carácter supuestamente déspota de Russell, su mujer era «injuriada soezmente» y hecha pasar por una «desequilibrada mental» y que «el profeta llegó incluso a decir a la señorita Ball que él con las damas se comportaba como una medusa y que gustaba de poner la mano encima a todas las que se ponían a su alcance.».[26] Sin embargo,el propio Russell negó el fondo de la cuestión[27] y el historiador Penton ha señalado la historia como un medio dañino usado por Maria en un intento de dañar a su esposo.[28]

    De cualquier forma, Russell perdió el proceso y las apelaciones subsiguientes. El tribunal dictaminó que su esposa tenía el derecho a separarse y a recibir una pensión de su ex-esposo. Russell alegó que no podía pagar, pues había donado a la Watch Tower todos sus bienes salvo la casa donde vivía su mujer, y el dinero lo donaron secretamente un grupo de amigos de Russell.[29] Según lo presenta César Vidal, «Russell, nada respetuoso por las obligaciones conyugales o familiares, se negó a pagar. Ante la posibilidad de que pudieran embargar sus bienes, cambió de domicilio de la Watchtower de Pittsburg a Brooklyn. Pensaba -y no se equivocó- que el largo brazo de la ley matrimonial no le alcanzaría en otro estado de la Unión.»[30]

    Las enseñanzas de Russell trajeron como resultado que Pastores cristianos de varias denominaciones empezaran a examinar cuidadosamente sus enseñanzas, y doctrinas. Uno de ellos, fue el Reverendo J.J. Ross, el cual publicó un folleto que analizó las doctrinas de Russell, revelando que:

    «Nunca asistió a las escuelas de educación avanzada; no sabe casi nada de filosofía, teología sistemática o histórica; y es completamente ignorante de los idiomas [bíblicos, como el hebreo y griego].» Ross llegó a la conclusión de que la enseñanza de Russell era «antiracional, anticientífica, antibíblica, [y] anticristiana»

    Rev. J.J. Ross, Some Facts About the Self-Styled “Pastor” Charles T. Russell, [Algunos Hechos Acerca del Pretendido “Pastor” Charles T. Russell], págs. 3, 4 y 7.
    Russell trató de poner fin a la distribución de esta información dañosa demandando por daños y perjuicios al Rev. Ross. Al final, Russell admitió que las declaraciones acerca de sí mismo hechas por Ross eran verdaderas.[31]

    Los periódicos de Hamilton y de Toronto divulgaron las demandas hechas por Ross, pero no hicieron ninguna acusación de mala conducta hacia Russell, más bien, criticaron a Ross por su comportamiento personal inadecuado, no profesional. En contestación a las acusaciones de Ross, Russell declaró por varias fuentes impresas y públicas que él nunca afirmó conocimiento de toda la lengua griega, sino simplemente el alfabeto griego. Él creyó que su ordenación era «de Dios» según el modelo bíblico; no requiriendo aprobación confesional, y que su elección anual como «Pastor» por unas 1200 congregaciones por todo el mundo lo constituyó como «ordenado», o elegido para ser un ministro del evangelio.[32] [33]

    En 1913, algunas fuentes le acusan de vender a crédulos agricultores lo que supuestamente él llamó trigo milagroso, a 1 dólar la libra, y que descubierto el fraude por las autoridades federales, fue llevado a juicio, el cual perdió y tuvo que devolver el dinero.[34] Un artículo en un periódico declara:

    «Los expertos del Gobierno han testificado sobre el trigo milagroso y han dejado claro, mas allá de toda duda razonable, que ni es milagroso ni es demasiado bueno. El Eagle se atreve a declarar que las pruebas demostraran que las actividades del culto religioso del Pastor Russell son lucrativas.»

    The Brooklin Daily Eagle
    [35]

    Sin embargo, la variedad que aún hoy se conoce como trigo milagroso por el nombre que le dio el agricultor que lo descubrió (quien ni siquiera conocía a Russell) ya era conocida previamente por las autoridades federales y había ganado varios premios en ferias en EE.UU. Por otro lado, el trigo no lo vendió Russell ni su sociedad, sino que dos seguidores suyos se ofrecieron a venderlo y a donar a la obra el dinero recaudado; ofrecieron a los compradores un año de plazo para pedir que se les devolviera el dinero si no estaban conformes, pero ni uno solo de los compradores pidieron su devolución.[36] El periódico Brooklyn Daily Eagle publicó estas acusaciones junto con una caricatura de Russell con la leyenda: «Si el Pastor Russell puede hacer un dólar por medio kilogramo del trigo milagroso, ¿cuánto hubiese podido hacer vendiendo “acciones y bonos de oro” como director en el viejo Banco la Unión?». Russell demandó al periódico por calumnias, pero el jurado popular falló a favor del periódico.[37]

    [editar] Obra
    Algunas obras publicadas:

    The Object and Manner of the Lord’s Return (El objetivo y la manera del retorno del Señor) folleto, año 1877.
    Three Worlds, and the Harvest of This World, por N.H. Barbour y C.T. Russell, año 1877.
    Three Worlds Tract, el mismo libro en formato de fascículos, año 1877.
    Food for Thinking Christians folleto, año 1881, 1884.
    The (Divine) Plan of the Ages, año 1886, 1891, 1895, 1898, 1901-20, 1923-7.
    The Time is at Hand año 1889.
    Thy Kingdom Come año 1891
    The Day of Vengeance – posteriormente titulado The Battle of Armageddon año 1897.
    The Bible versus The Evolution Theory, folleto, año 1898.
    The At-one-ment Between God and Men año 1899.
    The New Creation año 1904.
    [editar] Muerte y desarrollo posterior de su organización
    Artículo principal: Testigos de Jehová
    En 1916 falleció en un tren en Texas mientras realizaba una gira de conferencias por el oeste de EE.UU. El hecho aconteció durante la noche de brujas (halloween), 31 de Octubre. Le sucedió en la presidencia de la organización Joseph Franklin Rutherford. Bajo su presidencia se cambio el sobrenombre de los estudiantes de la Biblia por el de Testigos de Jehova. A su muerte, Nathan Homer Knorr le sucedió en la presidencia de la organización. Actualmente, el grupo es dirigido por un Cuerpo Gobernante de aproximadamente diez miembros.

    [editar] Véase también
    William Miller
    Joseph Franklin Rutherford
    [editar] Referencias
    1.↑ Para las notas biograficas adicionales de Russell, vea el libro de M. James Penton, “Apocalypse Delayed. The Story of Jehovah Witness” [“El Apocalipsis aplazado. La historia de los testigos de Jehova”]. (Toronto, Buffalo, London; University of Toronto Press, 1985, 1997), pp. 13-15.
    2.↑ En palabras de un comentarista, “el infiel derrotó completamente al joven Russell, y terminó por hacerse escéptico. Por ejemplo, vio que con la doctrina del tormento eterno incluida en la biblia no se podía creer en ella.” (E.D. Stewart, “Life of Pastor Russell”, Overland Monthly, 69: 129, Feb. 1917. Citado por Edmon Gruss, “Apostles of Denial”, (Prebeterian and Reformed), 1970, 1986, pag 39.)
    3.↑ Los Testigos de Jehová Proclamadores del Reino de Dios, Capítulo 5, página 43, Editado por los Testigos de Jehová
    4.↑ Russell declaró que Wendell reavivó su interés por la Biblia, pero que no aprendió mucho directamente de él: «Jonas Wendel, predicador segundoadventista, (…) predicaba por entonces que la destrucción del mundo por fuego llegaría en 1873. Pero aunque fue el primero en despertar mi interés por el tema, no me convenció ni de la fecha que sugería ni de los acontecimientos que predijo. (…) Hasta ese momento persistíamos en no prestar atención a la cronología y mirábamos con pena las ideas del señor Thurman y del señor Wendel. (…) Considerábamos tales ideas como indignas de consideración.» (Russell, Zion’s Watch Tower del 1 de julio de 1879). “Su exposición bíblica no era enteramente clara” (Zion’s Watch Tower de mayo de 1890, repetido en el número del 25 de abril de 1894, repetido en el de julio de 1906).
    5.↑ Los Testigos de Jehová Proclamadores del Reino de Dios, Capítulo 5, página 44, Editado por los Testigos de Jehová
    6.↑ Sobre la influencia de los adventistas, Russell escribió: “aunque el adventismo no me ayudó a llegar a ni una sola verdad, sí me ayudó mucho a desaprender errores, y así me preparó para la verdad.” (Zion’s Watch Tower de mayo de 1890; repetido en el número del 25 de abril de 1894, repetido en el de julio de 1906)
    7.↑ En realidad Storrs era por entonces un ex congregacionalista, ex metodista y ex adventista. Adoptó sus creencias sobre la mortalidad del alma y sobre el infierno de Henry Grew (ex predicador bautista que nunca fue adventista) mientras era ministro metodista. Años después se unió al movimiento de William Miller, pero tras la “gran decepción” rechazó las explicaciones de los Adventistas del Séptimo Día y formó su propio grupo, del que incluso se separó años después tras replantearse algunas cuestiones doctrinales (The Bible Examiner, marzo de 1880); fue en esta época cuando Russell entró en contacto con él.
    8.↑ Los Testigos de Jehová Proclamadores del Reino de Dios, Capítulo 5, página 52, Editado por los Testigos de Jehová
    9.↑ Sobre la influencia de Wendel, Russell declaró: «Aunque fue el primero en despertar mi interés por el tema, no me convenció ni de la fecha que sugería ni de los acontecimientos que predijo. (…) Mirábamos con pena las ideas del señor Thurman y del señor Wendel. (…) Considerábamos tales ideas como indignas de consideración.» (Russell, Zion’s Watch Tower del 1 de julio de 1879). “Su exposición bíblica no era enteramente clara” (Zion’s Watch Tower de mayo de 1890, repetido en el número del 25 de abril de 1894, repetido en el de julio de 1906)
    10.↑ Pastor de la Iglesia del Advenimiento de Cristo (segundoadventistas) (The World Crisis,23 de abril de 1873)
    11.↑ Barbour abandonó el movimiento millerista y perdió la fe tras la “gran decepción”; años después retomó el estudio de la Biblia y creó su propio grupo independiente, en contacto con diversas ramas del adventismo (Barbour, N. H.: Evidences for the Coming of the Lord in 1873, Or the Midnight Cry, 1871); Russell declaró que lo único que había aprendido de Barbour era la cronología ((Suplemento de la Zion’s Watch Tower del 1 de julio de 1879).
    12.↑ “Reprints”, pág 288-9; 3821-3; “Proclamadores”,pág. 120; Carl Olof Jonsson, “The Gentile Time Reconsidered” (Atlanta: Commentary Press), 1986 Pág 27; The Watchtower, 1 de junio de 1916, pág. 171 (en ingles)
    13.↑ Véase “To Readers of The Herald of the Morning” (A los lectores del Heraldo de la Mañana)
    14.↑ Los Testigos de Jehová Proclamadores del Reino de Dios, Capítulo 5, página 45, Editado por los Testigos de Jehová
    15.↑ Bible Examiner de octubre de 1876, el artículo The Gentile Times will end in A.D. 1914.
    16.↑ Zion’s Watch Tower, números de diciembre de 1880, enero de 1881 y mayo de 1881
    17.↑ César Vidal, “Los Masones, La sociedad secreta más influyente de la historia”, p. 219, Primera edición, Editorial Planeta, Barcelona-España, 2006.
    18.↑ Proclamadores, pag 422, véase también el Anuario de 1975, pag 58-60
    19.↑ Discurso de Charles Taze Russell en su gira de 1913. La traduccion completa del discurso se encuentra en Tj Defendidos. Para otra otra traduccion del articulo ver la pagina web La torre de marfil.
    20.↑ Zion’s Watch Tower, Dec 1, 1911 pp. 443-444
    21.↑ ¿Fue Russell Masón? Tj Defendidos, Russell no era masón, tres argumentos desmontados]
    22.↑ Web oficial de La Gran Logia de la Columbia Britanica y el Yukon Preguntas frecuentes de los antimasones
    23.↑ Zion´s Watchtower, 15 de julio de 1906, reimpresiones pag, 3812
    24.↑ Harrison 1978, 59, véase tambiénPenton 1985, 39;Zion´s Watchtower, 15 de marzo de 1908, pag. 85, 86 (reimpresiones, pag. 4152, 4153)
    25.↑ Anuario 1975 pag. 69,70 (Publicado por la Watchtower Bible&Trac) La transcripcion de esta parte se encuentra en http://www.sixscreensofthewatchtower.com/roseballtranscript.html
    26.↑ César Vidal, “Los Masones, La sociedad secreta más influyente de la historia”, p. 220, Primera edición, Editorial Planeta, Barcelona-España, 2006.
    27.↑ Watch Tower, 15 de julio de 1906
    28.↑ M. James Penton, “Apocalypse Delayed. The Story of Jehovah Witness” [“El Apocalipsis aplazado. La historia de los testigos de Jehova”]. (Toronto, Buffalo, London; University of Toronto Press, 1985, 1997)
    29.↑ J.F. Rutherford, “An Great Battle in Ecclesiastical Heavens”
    30.↑ César Vidal, “Los Masones, La sociedad secreta más influyente de la historia”, p. 221, Primera edición, Editorial Planeta, Barcelona-España, 2006.
    31.↑ Rev. J.J. Ross, Some Facts and More Facts about the Self-Styled “Pastor” Charles T. Russell [Algunos Hechos y Más Hechos…], pág. 16-19. Mientras denegaba el contenido del folleto, sí admitió: «La cosa del trigo milagroso es posible que tenga una partícula de verdad, sólo un grano de verdad, en un sentido».
    32.↑ The Hamilton Spectator, Dec. 9, 1912; also Feb. 7, and March 17,18,22 1913
    33.↑ The Toronto Globe, March 18, 1913
    34.↑ Leslie Rumble, “Radio Replies”, 2:1, 352; “Diálogo con los protestantes” p. 229. §2 2ª Ed. México, 1983. Pbr. Flaviano Amatulli Valente
    35.↑ “The Brooklyn Dayly Eagle” 1 de noviembre de 1916.
    36.↑ Bible Students Monthly, vol. 3, núm. 11 (octubre de 1912); Takoma Tribune, junio de 1913; A Great Battle in the Ecclesiastical Heavens.
    37.↑ Puntos de vista diferentes se presentan en la referencia supracitada en la pagina web [1]
    [editar] Enlaces externos
    Literatura de Russell 1879-1916 (en inglés).
    Biblestandard: escritos de Russell (en inglés)
    Sitio Oficial de los Testigos de Jehová
    Sitio de testigos de Jehová (favorable a Russell)
    Sitio web de ex testigos de Jehová (crítico con Russell).
    Sitio web de ex testigos de Jehová (crítico con Russell; en inglés)
    Sitio web católico (crítico con Russell)
    Sitio web de ex testigos de Jehová (crítico con Russell)
    Sitio crítico con los testigos de Jehová (crítico con Russell)
    Sitio web evangélico (crítico con Russell)
    Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Charles Taze Russell. Wikiquote

    Coordenadas: 40°30′35.27″N 80°0′56.65″O / 40.5097972, -80.0157361
    Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Taze_Russell”
    Categorías: Nacidos en 1852 | Fallecidos en 1916 | Personalidades de los Testigos de Jehová | Presidentes de la Sociedad Watchtower | Religiosos de Estados Unidos
    Categoría oculta: Wikipedia:Artículos con pasajes que requieren referenciasHerramientas personales
    Nuevas característicasRegistrarse/EntrarEspacios de nombres
    ArtículoDiscusiónVariantesVistas
    LeerEditarVer historialAcciones
    Buscar

    Navegación
    PortadaPortal de la comunidadActualidadCambios recientesPágina aleatoriaAyudaDonacionesNotificar un errorImprimir/exportar
    Crear un libroDescargar como PDFVersión para imprimirHerramientas
    Lo que enlaza aquíCambios en enlazadasSubir archivoPáginas especialesEnlace permanenteCitar este artículo
    Otros proyectos
    Wikiquote
    En otros idiomas
    CatalàČeskyDanskDeutschΕλληνικάEnglishEsperantoSuomiFrançaisFurlanMagyarItaliano日本語Nederlands‪Norsk (bokmål)‬PolskiPortuguêsRomânăРусскийSlovenčinaSvenskaУкраїнська中文Esta página fue modificada por última vez el 30 sep 2010, a las 15:22.

  17. INFORMACION ADICIONAL PARA LOS QUE CREEN EN LA TRINIDAD JESÚS: ¿DIOS EL HIJO, O EL HIJO DE DIOS? ¿ENSEÑA LA BIBLIA ACERCA DE LA TRINIDAD? Jesús es Único No hay duda alguna de que el Nuevo Testamento presenta a Jesucristo como una personalidad excepcional. Él da evidencia impresionante de poderes extraordinarios en los milagros que realiza; él hace las observaciones más penetrantes acerca de la vida humana, la fe, y la verdadera adoración a Dios; y sus afirmaciones referentes a sí mismo, como la única fuente de vida venidera, son tales que nadie más se atrevería a hacer. Sus apóstoles dicen de él, después de su ascensión, que fue exaltado a todo poder y autoridad a la diestra de Dios. Y su propia evaluación de la vital trascendencia de su persona se resume como sigue: “Y esta es la vida eterna, que [los seres humanos] te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3). Claramente, si hemos de tener alguna esperanza de vida venidera, necesitamos saber la verdad acerca de la persona y trascendencia de Jesucristo. El Punto de Vista Popular Ahora bien, la mayoría de aquellos que tienen alguna idea acerca de Jesús, piensan en él como parte de la Deidad; como Dios el Hijo, que existió en el cielo desde el principio del tiempo con Dios el Padre, igual en poder y autoridad que él, pero descendió a la tierra para nacer, como un bebé humano, de una doncella israelita conocida como la Virgen María; luego muere en la cruz como una señal del amor de Dios por el género humano, antes de regresar al cielo a reasumir su anterior exaltada posición. En vista de que el Espíritu Santo también es considerado como parte de la Deidad, esto es el Dios “Tres y Uno” (o Uno en Tres), según se describe en la Doctrina de la Trinidad. Los teólogos eruditos que defienden esta doctrina, entienden la relación entre las tres Personas–Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo–de una manera muy sutil, y la mayoría de aquellos que la aceptan de un modo un tanto vago, la entienden de una forma mucho más elemental. Muchas personas religiosas sinceras sostienen la creencia de que “Jesús es Dios” más bien por razones emocionales. Cualquiera que no acepte ciegamente esta fórmula, se le considera de inmediato como “hereje” y “anticristiano”. Este breve folleto es un ruego para que un examen cordial y sincero de este importantísimo tema. El autor, y todos aquellos que comparten sus opiniones, desean recalcar con toda la vehemencia posible, que creemos que Jesús fue, y es, literalmente el Hijo de Dios. No somos ‘unitarios’, como aquellos que piensan que Jesús no es más que un hombre muy superior; ni somos ‘adopcionistas’, como los que sostienen que Dios “adoptó” a Jesús como su Hijo espiritual. Nosotros creemos que Jesús fue “el Hijo unigénito de Dios” de la manera en que lo describen las Escrituras. No está en la Biblia Ahora bien, es un hecho notable que las ideas contenidas en la doctrina de la Trinidad no se hallen en la Biblia. Este no es un descubrimiento nuevo. Se conoce desde hace muchísimo tiempo, desde el siglo 4º de nuestra era. Teólogos más recientes lo han dicho claramente. Por ejemplo, el teólogo anglicano J. H. Newman, quien se unió a la Iglesia de Roma en 1845, escribió: “… las doctrinas [es decir, las referentes al Padre, Hijo y Espíritu Santo] nunca se han tomado tan sólo de la Escritura” (The Arians of the 4th Century, [Los Arrianos del Siglo Cuarto], pág. 50). El Dr. W. R. Matthews, quien fuera por muchos años el Decano de la Basílica de San Pablo, en Londres, fue más enfático: “… la doctrina de la Trinidad… no formaba parte del mensaje original. San Pablo no la conocía, y y no habría podido entender el significado de los términos que se usan en la fórmula teológica con la cual concordó la Iglesia finalmente” (God in Christian Thought and Experience [Dios en el Pensamiento y Creencia Cristiana], pág. 180). Muchos sinceros admiradores de Cristo bien pueden sentirse incomodados ante esta directa afirmación de que su gran apóstol Pablo no sabía nada acerca de la doctrina de la Trinidad. ¿Cómo surgió, entonces? Para contestar esta pregunta necesitamos saber cuándo surgió. La respuesta es: no hasta 300-400 años después de los días de Jesús y sus apóstoles. Es un hecho notable que los “primeros Padres de la Iglesia” – los teólogos que escribieron en el período 100-300 de nuestra era – no tenían conocimiento alguno de ella, y frecuentemente dieron opiniones que la contradicen. Para la mayoría de ellos no existía la idea de que Jesús es “co.igual y co-eterno con el Padre”. Él estaba subordinado a Dios su Padre, y se le consideraba como un “ser creado”. Las enseñanzas que ahora componen la doctrina de la Trinidad fueron las decisiones varios Concilios Generales de la Iglesia. Estos son los más importantes: 325 de nuestra era – Primer Concilio General en Nicea, declaró que el Hijo era desde el principio de la misma naturaleza que el Padre. 325 de nuestra era – Segundo Concilio General en Constantinopla, declaró que el Espíritu Santo había de ser adorado tal como al Padre y al Hijo. 431 de nuestra era – Tercer Concilio General en Efesos, decretó que Jesús tenía dos naturalezas, una humana y una divina; también que María era la “madre de Dios”, en oposición a aquellos que mantenían que ella era la “madre de Cristo”. 451 de nuestra era – Quinto Concilio General en Chalcedonia, decretó que las dos naturalezas en Cristo constituían una sola Persona y una sola voluntad. La progresiva formulación de la doctrina de la Trinidad durante un considerable período de tiempo se muestra claramente cuando se comparan los principales credos de la Iglesia: El Credo de los Apóstoles, ciertamente uno de los primeros credos, aunque su fecha exacta se desconoce, expresa la relación entre Cristo y Dios de esta manera: “… Dios el Padre Todopoderoso… Jesucristo su único Hijo… concebido por el Espíritu Santo, nacido de la Virgen María… Después de su resurrección, Cristo “ascendió al cielo, y está sentado a la diestra de Dios el Padre Todopoderoso, Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos”. Esto está en completo acuerdo con lo que dice la Biblia. Pero credos posteriores muestran muchas adiciones y un punto de vista diferente. El Credo de Nicea, 325 de nuestra era, declara que Jesucristo es “el Hijo unigénito de Dios, engendrado por su Padre antes de todos los siglos… Dios de Dios, Dios verdadero de Dios verdadero, de la misma naturaleza del Padre… El Espíritu Santo con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria…”. El Credo de Atanasio, de fecha desconocida, pero ciertamente en existencia poco después de 500 años de nuestra era, es aun más enfático: “Nosotros adoramos a un Dios en Trinidad, y Trinidad en Unidad… hay una Persona del Padre, otra del Hijo, y otra del Espíritu Santo. Pero la Divinidad del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, es toda una; la Gloria igual, la Majestad co-eterna. El Padre increado, el Hijo increado, y el Espíritu Santo increado…”. Se declara que todos son eternos, “no obstante, no son tres ternos, sino un eterno”. El Credo concluye con la ominosa declaración: “El que quiera ser salvo ha de pensar de esta manera acerca de la Trinidad”. La nueva enseñanza acerca de la Divinidad levantó mucha oposición de parte de aquellos que afirmaban que sostenían las creencias originales. El resultado fue una enconada controversia durante un siglo entre los líderes eclesiásticos. Las decisiones de los Concilios de la Iglesia en los siglos 4º y 5º fueron las acciones de las autoridades de la Iglesia determinadas a suprimir a todos los “rebeldes”. De este modo se elaboró y proclamó la doctrina oficial de la Trinidad, y su aceptación fue declarada obligatoria. ¿Qué dice la Biblia? Antes de que apareciera Jesucristo, los escritos del Antiguo Testamento habían sido reverenciados durante siglos por la nación de Israel (los judíos) como la revelación de su Dios que los había liberado de Egipto en el Exodo. ¿Qué impresión habían adquirido ellos acerca de la naturaleza de Dios? La respuesta es clara en la siguiente cita: “Habiendo afirmado la existencia de Dios, el judaísmo en realidad sostiene una sola idea básica acerca de él, la cual es un dogma reconocido–la Unidad de Dios. ‘Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es’. Esta es una inmediata negación del politeísmo del mundo antiguo con sus numerosas deidades. Es un repudio de la idea de que hay dos dioses o dos fuentes creadoras de la existencia, una del bien y la otra del mal. Es también una clara negación de la idea de una trinidad–tres dioses en uno, la cual es una doctrina establecida de la cristiandad. Para el judaísmo no puede haber absolutamente ningún compromiso en este concepto fundamental del Único Dios, que es la fuente creadora definitiva de toda vida y de la muerte, los elementos de la naturaleza y de la historia y el poder que yace detrás de toda fuerza, física y espiritual” (C. Pearl and R. Brookes. A Guide to Jewish Knowledge, [Guía Para el Conocimiento Judaico] págs. 96-97). En estos días de ideas confusas necesitamos tener presente que el Antiguo Testamento que poseemos es la misma colección de escritos reverenciados en los días de Jesús como la palabra de Dios. Jesús mismo los describió como “la ley, los salmos, y los profetas”, y dijo que en ellos había profecías que hablaban de él. En Salmos 2 leemos: “Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” (vs. 7-8). Ciertas claras conclusiones surgen aquí: Dios ha ungido a uno que ha de gobernar por él (“mi rey”) a todas las naciones de la tierra. Pero él es Hijo de Dios porque ha sido “engendrado”. El gobernante no es Dios; es el Hijo de Dios; y empezó su existencia el día en que fue “engendrado”. Como todos los hijos, su Padre es primero que él. La totalidad de esta enseñanza general se resume en el primer versículo del Nuevo Testamento: “Libro de la genealogía [o nacimiento] de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham” (Mateo 1:1). Ahora bien, cuando este “Hijo” apareció por primera vez entre los hombres, ¿cómo se considera a sí mismo? No puede haber duda acerca de la respuesta: Jesús siempre habla de sí mismo como subordinado al Padre, dependiendo de él para todas sus enseñanzas y todas sus obras. Estas son algunas de sus expresiones: “No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre” (Juan 5:19). “Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió” (7:16). “El Padre mayor es que yo” (14:28). Cuando los judíos lo acusaron de que él “se hacía Dios”, él negó los cargos y dice: “Hijo de Dios soy” (Juan 10:34-36). Incluso ni siquiera permite que se le llame “bueno”. Cuando le dicen “Maestro bueno”, él replica: “¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios” (Marcos 10:18). En su gran profecía pronunciada poco antes de que fuera crucificado, Jesús habla de su regreso a la tierra para reinar: “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria […]. Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre” (Marcos 13:26, 32). Cuando se levantó de la tumba, este fue su mensaje para los discípulos: “Vé a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Juan 20:17). No puede haber duda acerca del punto de vista de Jesús mismo: en todo el Padre era superior; el Hijo dependía de él. Objeción Ahora bien, algunas veces se objeta que los pasajes que hemos citado se refieren todos a Jesús “en los días de su carne”, como un hombre, y no pueden aplicarse a él en su estado exaltado. Investiguemos lo que dice la Escritura. Llegó el momento en que Jesús fue levantado de entre los muertos; su naturaleza mortal fue cambiada a inmortalidad; y él subió al cielo, para sentarse allí en el sitio de honor a la diestra del Padre: “Se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte […]. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla […], y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:8-11). La exaltación de Jesús a un sitio de honor en el cielo fue la obra del Padre. Es a él a quien se debe glorificar. Todos los acontecimientos decisivos en al vida de Jesús se adscriben a Dios el Padre. Es Dios quien ha hecho a Jesús “Señor y Cristo”, y que lo ha nombrado como “Juez de vivos y muertos” (Hechos 2:36; 10:42). Muchas veces los apóstoles se refieren a Dios y a Jesús en su actual relación en el cielo. Así es como lo hacen: “Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” (Romanos 1:7). Esta precisa fraseología se repite en varias de las epístolas. En Efesios se dice: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo […], el Dios de nuestro Señor Jesucristo” (1:3, 17). Cada vez que se hace alusión a Dios y a Jesús en el cielo, siempre se les presenta como dos Personas separadas, y siempre se da prioridad al Padre. De especial interés es el libro del Apocalipsis, dado por medio del apóstol Juan, y casi con certeza se debe fechar alrededor del año 90 de nuestra era, o quizás un poco después. En dicho libro hay casos en que el Señor mismo, resucitado y exaltado, se refiere directamente a su relación con Dios el Padre. Note cómo empieza esta revelación: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas, que deben suceder pronto” (Apocalipsis 1:1). En los primeros capítulos, Jesús se dirige directamente “a las siete iglesias que están en Asia” (v. 4), y se refiere en varias ocasiones a Dios su Padre: “El que venciere […], confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles” (3:5; véase también vs. 12, 21). Estas son las palabras de Jesús mismo; fueron pronunciadas alrededor de 60 años después de que subió al cielo y ocupó su sitio de honor a la diestra de Dios. Por lo tanto, describen su relación con Dios en su actual estado glorificado. Su sentido general es claro: Dios el Padre es quien tiene la autoridad suprema; es él quien da la revelación a su Hijo; es su trono el que su Hijo comparte; y es él a quien el Hijo reconoce como “mi Dios”. No hay sugerencia de “co-igualdad” en estos tan significativos pronunciamientos. Pero el comentario más notable acerca de la autoridad relativa de Dios el Padre y su Hijo se halla en la descripción del apóstol Pablo acerca del reinado de Cristo, en 1 Corintios 15: “Luego viene el fin, cuando [Cristo] entregue el reino al Dios y Padre […]. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas [a Cristo], entonces también el Hijo mismo se sujetará al [Dios] que le sujetó a él [a Cristo] todas las cosas, para que Dios sea todo en todos” (vs. 24-28). El correcto entendimiento de la autoridad relativa del Padre y el Hijo no podían haberse expresado con más claridad. En el clímax del propósito del Padre para con las naciones de la tierra, el Hijo devolverá la autoridad suprema al Padre. Evaluemos sobriamente ahora lo que significa esto. Hasta ahora Jesús ha estado en el cielo por casi 2.000 años. Él ha de regresar y reinar en la tierra por 1.000 años (Apocalipsis 20:4). Cuando al término de este reinado él pase el reino al Padre, ¡el Hijo habrá estado glorificado en inmortalidad por casi 3.000 años! No obstante, entonces él ¡ha de pasar el reino a su Padre! La subordinación del glorificado Hijo de Dios al Padre no podría expresarse de manera más clara. Porque es Dios el Padre quien, al final, ha de ser “todo en todos”. El Origen del Hijo Cómo llegó Jesús a existir, se explica en el evangelio de Lucas en términos sencillos. A María, una virgen de Israel, temerosa de Dios, y descendiente de David el Rey, se le apareció un ángel con un mensaje extraordinario: “¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo […]. Concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS [Salvador]. Este será grande, y será llamado Hijo del altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre […]; y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:28-33). Detengámonos un momento y consideremos la conmoción por la sorpresa, y luego el regocijo que estas palabras le deben haber provocado. Ella conocía muy bien la promesa hecha a David más de 900 años antes. Un descendiente (hijo) de David sería el medio para restaurar la gloria del reino de Israel, y reconciliar a Israel con Dios. Este era el tan esperado Mesías, y en verdad ella iba a ser su madre. ¡Su hijo había de reinar en el trono de David! Y entonces, la perplejidad. Aunque María estaba desposada a un israelita temeroso de Dios llamado José, todavía no estaban casados, y era inaceptable que naciera un niño hasta que lo estuvieran. ¿Cómo entonces, pregunta María al ángel, puede cumplirse esta promesa? El ángel es muy explícito en su respuesta: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (v. 35). Para completar el cuadro, el evangelio de Mateo nos da el asunto desde el punto de vista de José, su futuro esposo. Antes de que estuviesen casados, “se halló que [María] había concebido del Espíritu santo”. José habría estado totalmente justificado si hubiese repudiado su compromiso de casarse con ella. Pero un ángel tenía para él un mensaje de Dios: “José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:20-21). Por esto José entendería que este niño había de ser el Mesías. El episodio completo concluye con la declaración de Mateo: “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros” (vs. 22-23). Estas declaraciones divinas a María y José contenían las noticias más trascendentales. Un niño había de nacer con un grandioso destino, porque no sólo reinaría en el trono de David para siempre, sino que también “salvaría a su pueblo de sus pecados”. Pero el origen del niño se recalca claramente. María había de ser la madre, pero José no había de ser el padre. El niño sería concebido porque “el poder del altísimo”, “el Espíritu Santo”, se aplicaría a María para llevar a cabo la maravilla. Y así “una virgen concebirá” y su hijo será llamado “Hijo de Dios”. Esta es la clara enseñanza Bíblica acerca del nacimiento virginal de Cristo. Jesús, Hijo del Hombre Algunas veces hay renuencia para aceptar el hecho de que Jesús, el Hijo de Dios, era totalmente un miembro de la raza humana. Algunos estiman que pensar en él como partícipe de nuestra naturaleza con todas sus debilidades es degradarlo, y arrojar dudas sobre su impecabilidad. Aquí de nuevo debemos acudir a la evidencia de la Biblia. Ya hemos visto el claro relato de su nacimiento: Hijo de Dios, pero también hijo de María. El apóstol Pablo, escribiendo a los gálatas, lo expresó así: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley” (4:4). “Nacido bajo la ley” significa que él era un varón israelita, que vivía bajo la ley de Moisés. Pablo nos dice por qué: “para que redimiese a los que estaban bajo la ley” (v. 5). Los judíos vivían bajo una ley que los condenaba porque no podían obedecerla sin pecar. Jesús nació como uno de ellos, de manera que podía representarlos plenamente en su obra de redención. La epístola a los hebreos describe cómo Jesús tenía que ser “perfeccionado por aflicciones”, para que pudiera ser “autor de la salvación” de todos aquellos que han de ser hijos [e hijas] de Dios. Por esta razón, “el que santifica [Jesús] y los que son santificados [los fieles], de uno son todos”; es decir, son de la misma naturaleza. Esto es lo que a continuación declara, refiriéndose esta vez a los hijos e hijas como “los hijos”: “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo” (Hebreos 2:10-14). Esta es una declaración explícita de que la naturaleza de Jesús era exactamente como la de sus semejantes–“carne y sangre”. El escritor prosigue diciéndonos por qué esto tenía que ser así: “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados” (vs. 17-18). En resumen, Jesús, a fin de llevar a cabo su gran obra de sacrificio por el pecado, tenía que ser de la misma naturaleza que aquellos que él vino a salvar; y a fin de ser un sumo sacerdote misericordioso, tenía que tener experiencia de todas las tentaciones de ellos. El argumento es expresado con igual claridad en el capítulo 4, versículo 15: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”. Sin embargo, hay una gran renuencia a aceptar la idea de que Jesús literalmente sufrió todas las tentaciones que nosotros tenemos. Algunos estiman que pensar que él sintió literalmente la tentación, es decir, el impulso por cometer pecado, es degradarlo y hacerlo menor que sin pecado. Sin embargo, este es un gran error. Hay una tremenda verdad incorporada en la experiencia viva y en la muerte de Jesús, y a esto debemos acudir ahora. ¿Por qué nació así el Hijo de Dios? ¿Cuál fue el propósito de Dios al traer a su Hijo al mundo de esta manera? Las siguientes declaraciones dejan esto en claro: “Llamarás su nombre JESÚS [Salvador], porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros […]. Porque si siendo enemigos [esto es, de Dios], fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Romanos 5:8-10). El claro mensaje que se desprende de estas declaraciones es que la obra de Jesús, bajo la buena mano de Dios su Padre, había de ser un sacrificio de manera que el pecado pudiera ser quitado, hombres y mujeres pudiesen ser salvados y reconciliados con Dios. Esta es la gran obra de redención en Cristo. Necesitamos la redención; necesitamos ser “salvos”, como lo expresa la Biblia. Porque de otro modo nuestra situación es tal como el apóstol Pablo dijo a aquellos efesos que había sido la situación de ellos cuando no conocían aún el evangelio: “En aquel tiempo estabais sin Cristo […], sin esperanza y sin Dios en el mundo” (2:12). ¡Qué devastador veredicto! No obstante, ese es nuestro caso también–“sin esperanza”, apartados de la obra de Dios en Cristo. Es por eso que el evangelio de Cristo no es un “extra optativo” agradable, pero vitalmente necesario si hemos de escapar del destino de la muerte eterna. La Obra Vital de Cristo Y ahora llegamos al “problema” (si es que podemos llamarlo así) que es necesario resolver. El género humano no puede salvarse a sí mismo de las consecuencias del pecado, es decir, de la muerte. No obstante, Dios “no quiere que ninguno perezca”; en realidad, él desea “que todos los hombres sean salvos” (2 Pedro 3:9; 1 Timoteo 2:4). Pero él no puede pasar por alto el pecado, porque eso sería abdicar a su justa autoridad en el mundo. De modo que el pecado se puede reconocer, condenar, y vencer de manera tal que hombres y mujeres de corazones honestos y sinceros puedan ver la lección, y reconocer su verdad por sí mismos. Hombres y mujeres necesitan un Redentor que pueda lograr en sí mismo, y en su beneficio, lo que ellos, en su debilidad, no pueden hacer. Y así Dios manifiesta a su único Hijo, engendrado por el poder de su Espíritu Santo, pero totalmente un miembro de la raza humana. Ese Hijo experimenta todas las tentaciones de la humanidad, pero las rechaza firmemente, y elige hacer, no su voluntad, sino la voluntad del Padre. Es vital para nosotros que entendamos que Jesús tomó esta decisión enteramente por su propia voluntad. Dios no lo forzó a hacerlo, ni alguna consciencia preexistente en el cielo lo predispuso a hacerlo inevitablemente. Tal como lo expresa la epístola a los hebreos: “Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros” (1:9). Así, representando a la raza humana, Cristo venció al pecado en esa misma naturaleza de carne y sangre, donde antes había triunfado el pecado; él revertió el fracaso original que condujo a la Caída, y, siendo el mismo sin pecado, pudo ser ofrecido como un sacrificio por el pecado. Su muerte en la cruz fue la expiación por el pecado humano. De modo que Dios, habiendo sostenido su justicia al condenar al pecado, podía ahora en la abundancia de su amor y gracia, extender el perdón de los pecados y la reconciliación consigo mismo a todos aquellos que reconozcan su obra en Cristo. Si Jesús hubiera, como parte de la Trinidad, ya existido en el cielo, es inevitable que habría sido influenciado profundamente por ese conocimiento durante su vida como “Jesús de Nazaret”. Habría sabido que su gloriosa resurrección y exaltación eran certezas. No habría necesitado, ni tampoco habría podido, deliberadamente por su propia voluntad elegir obedecer a Dios ante tantas presiones naturales para que se complaciera a sí mismo. Su gran conquista del pecado, como miembro representativo de la raza humana, no habría sido posible, y la necesaria expiación por el pecado no se habría logrado. Comprender la verdad acerca de la naturaleza y la experiencia de Jesús “en los días de su carne” es absolutamente esencial si hemos de entender la obra de redención de Dios en él. El Espíritu Santo La doctrina de “Dios el Espíritu Santo” surgió mucho después en la teología trinitaria de los siglos 4º y 5º. Fue el último, después del Padre y del Hijo, en ser declarado “Dios”. El Credo de los Apóstoles no la menciona; y, de acuerdo a algunas autoridades, su inclusión en el Credo de Nicea y en el de Atanasio parece haber sido una idea de último momento. La presentación que hace la Biblia acerca del Espíritu santo es muy diferente. Es el poder y la influencia por el cual Dios lleva a cabo sus propósitos. En el principio “el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”, y como resultado se produjeron diversos actos de la Creación. El salmista dice que todos los seres vivientes, hombres y animales, dependen de Dios: “Les quitas el hálito, dejan de ser, y vuelven al polvo. Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra” (Salmos 104:29-30). Por su Espíritu él los mantiene a todos con vida. Los profetas de la antigüedad entregaron sus mensajes dados por Dios, no por invenciones de su propia mente, sino porque eran “santos hombres de Dios […] inspirados por el Espíritu santo” (2 Pedro 1:21). Jesús mismo realizó sus grandes señales y habló sus palabras de vida porque “Dios [lo] ungió con el Espíritu Santo y con poder” (Hechos 10:38). En ningún pasaje las descripciones de las actividades del Espíritu Santo sugieren que se ha de considerar como persona. ANALISIS DE ALGUNOS PASAJES BÍBLICOS Pero, ¿no sugieren algunos pasajes del Nuevo Testamento que Jesús preexistió en el cielo, y que él bajó del cielo, como lo afirma la doctrina de la Trinidad? Es cierto que hay unos pocos pasajes que generalmente usan aquellos que sostienen tales ideas. Lo sorprendente es que son tan pocos–difícilmente más de media docena que merezcan consideración. En un trabajo limitado como este, no puede intentarse más de un breve tratamiento de algunos de ellos, pero suficiente para sugerir como se pueden entender en armonía con el resto de la Escritura. 1. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Génesis 1:26). Este es uno de los pasajes del Antiguo Testamento que muy extrañamente algunas veces se presenta en apoyo de la doctrina de la Trinidad. Sin embargo, es un hecho notable que los judíos, que recibieron los escritos del Antiguo Testamento en su propio idioma, en hebreo, nunca dedujeron de ellos ninguna idea trinitaria, sino, en realidad, precisamente lo opuesto–ellos creían firmemente en un solo Dios. La doctrina de la Trinidad ha sido siempre un tremendo obstáculo para todo judío que examine las doctrinas de la Iglesia. “Dios”, en la cita recién mencionada, es Elohim, una palabra de forma plural, pero que admite tanto un sentido singular como plural. Principalmente se usa para referirse a Dios mismo, pero algunas veces también para aquellos que actúan en su nombre con su autoridad. Así se usó en relación con los jueces de Israel, porque ellos estaban nombrados para pronunciar juicio en su nombre: “No injuriarás a los jueces” (Éxodo 22:28). En Salmos 82 a los gobernantes de la nación se les llama Elohim (vs 1, 6), pero debido a que juzgaban “injustamente” (v. 2) morirían “como hombres” (v. 7). En Salmos 82 se dice que el hombre fue hecho “poco menor que los ángeles [Elohim]” (v. 5; citado en Hebreos 2:7). En armonía con este uso, se entiende mejor que la cita de Génesis recién mencionada se refiere a los ángeles. Por supuesto, en ninguno de los casos se hace una referencia clara a la Trinidad. Aunque en el Nuevo Testamento se citan partes del versículo, nunca se le da un sentido trinitario, ni era común usar este pasaje en los debates acerca del tema en los primeros siglos. 2. “En el principio era el Verbo…” (Juan 1:1). Aquí es vitalmente importante entender en qué sentido está usando el apóstol Juan el término griego logos (Verbo o palabra). Por lo general se conviene hoy en día que la explicación no debe buscarse en las ideas de los filósofos griegos de la época, sino en el pensamiento hebreo de las Escrituras del Antiguo Testamento. En el pensamiento y escritos religiosos judíos el Verbo y la Sabiduría habían llegado a aplicarse a Dios mismo. En Proverbios, capítulo 8, hay un notable pasaje acerca de la “sabiduría”: “Yo, la sabiduría, habito con la cordura […]. Yo soy la inteligencia […] Jehová me poseía en el principio, ya de antiguo, antes de sus obras. Eternamente tuve el principado, desde el principio, antes de la tierra […]. Cuando formaba los cielos, allí estaba yo” (vs. 12, 14, 22-23, 27). Añada a eso esta declaración: “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos” (Salmos 33:6). En la versión griega (la Septuaginta) de este salmo, el término “palabra” se ha vertido como logos. En los comentarios arameos de la época la expresión Memra (palabra) se usaba como un nombre de Dios. En vista de que logos era de uso corriente en la filosofía griega de su época, Juan necesitaba darle el verdadero sentido de la revelación bíblica. Así que logos, es primero un pensamiento concebido en la mente, luego demostrado en acción, representa la sabiduría de Dios expresada en su propósito. Por lo tanto, la palabra representa la mente de Dios. Es por eso que “el Verbo [la palabra] era Dios”, o como lo expresa la New English Bible [la Nueva Biblia en Inglés]: “Lo que era Dios, era la palabra”. La verdadera trascendencia de Dios es su mente y su voluntad. De modo que “aquel Verbo fue hecho carne” (Juan 1:14) y nació Jesús, el Hijo de Dios. Este no es el “Hijo encarnado”, sino la “palabra encarnada”. Es totalmente ilógico suponer primero la preexistencia de “Dios el Hijo”, y después interpretar la “palabra” de Juan en ese sentido. Como hemos procurado mostrar, la enseñanza bíblica no da apoyo a semejante doctrina. 3. “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Juan 6:38). ¿En qué sentido descendió Jesús “del cielo”? La narración de su nacimiento nos dice que él llegó a existir porque el “Espíritu Santo [el poder del Altísimo] vino sobre María su madre. Él nació como resultado de la intervención directa del Espíritu Santo de Dios. De una manera excepcional sólo él, de toda la raza humana, podía decir que había “descendido del cielo”. El resultado de esta intervención celestial fue que él podía señalar la gran diferencia entre él y los judíos que estaban rechazando su afirmación. El apóstol Santiago nos da una valiosa pista, cuando declara que hay dos sabidurías: una que pertenece a la tierra, sensual y diabólica; la otra “de lo alto”, pacífica, pura y justa (3:14-18). La primera es el pensamiento natural de la mente humana, que cumple sus propios deseos; la segunda es la mente y pensamiento de Dios. Jesús dice explícitamente que él vino “no para hacer mi voluntad [no para seguir sus propios deseos naturales], sino la voluntad del que me envió [la sabiduría de lo alto]”. Así él pudo decir a los judíos: “Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba” (Juan 8:23). “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (14:9). No que Jesús y Dios fueran la misma persona; sino que el Hijo reflejaba perfectamente la mente y sabiduría del Padre. 4. “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese […], porque me has amado desde antes de la fundación del mundo” (Juan 17:5, 24). Nuestra dificultad aquí es entender cómo Jesús pudo haber sido honrado y amado por el Padre antes de que existiera como una persona independiente. El problema surge realmente de nuestro limitado concepto del tiempo. Para nosotros el paso del tiempo es como una línea. Acontecimientos separados son puntos distintos en esa línea. De modo que si fuésemos a indicar los lugares respectivos que ocuparon en el tiempo Abraham, Moisés, David, Daniel, Cristo y los apóstoles, tendríamos algo así: Abraham Moisés David Daniel Cristo Apóstoles 1800 AC 1400 AC 1000 AC 600 AC AC/DC 50 DC, etc. Inevitablemente surge un orden de aparición. No podemos pensar en su lugar en la historia de una manera diferente. Pero esto se debe a que nuestra mente es finita. No tenemos conciencia del pasado distante; y nada en absoluto acerca del futuro. Pero la mente de Dios no está sujeta a estas limitaciones. JESÚS: ¿DIOS EL HIJO, O EL HIJO DE DIOS? ¿ENSEÑA LA BIBLIA ACERCA DE LA TRINIDAD? Jesús es Único No hay duda alguna de que el Nuevo Testamento presenta a Jesucristo como una personalidad excepcional. Él da evidencia impresionante de poderes extraordinarios en los milagros que realiza; él hace las observaciones más penetrantes acerca de la vida humana, la fe, y la verdadera adoración a Dios; y sus afirmaciones referentes a sí mismo, como la única fuente de vida venidera, son tales que nadie más se atrevería a hacer. Sus apóstoles dicen de él, después de su ascensión, que fue exaltado a todo poder y autoridad a la diestra de Dios. Y su propia evaluación de la vital trascendencia de su persona se resume como sigue: “Y esta es la vida eterna, que [los seres humanos] te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3). Claramente, si hemos de tener alguna esperanza de vida venidera, necesitamos saber la verdad acerca de la persona y trascendencia de Jesucristo. El Punto de Vista Popular Ahora bien, la mayoría de aquellos que tienen alguna idea acerca de Jesús, piensan en él como parte de la Deidad; como Dios el Hijo, que existió en el cielo desde el principio del tiempo con Dios el Padre, igual en poder y autoridad que él, pero descendió a la tierra para nacer, como un bebé humano, de una doncella israelita conocida como la Virgen María; luego muere en la cruz como una señal del amor de Dios por el género humano, antes de regresar al cielo a reasumir su anterior exaltada posición. En vista de que el Espíritu Santo también es considerado como parte de la Deidad, esto es el Dios “Tres y Uno” (o Uno en Tres), según se describe en la Doctrina de la Trinidad. Los teólogos eruditos que defienden esta doctrina, entienden la relación entre las tres Personas–Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo–de una manera muy sutil, y la mayoría de aquellos que la aceptan de un modo un tanto vago, la entienden de una forma mucho más elemental. Muchas personas religiosas sinceras sostienen la creencia de que “Jesús es Dios” más bien por razones emocionales. Cualquiera que no acepte ciegamente esta fórmula, se le considera de inmediato como “hereje” y “anticristiano”. Este breve folleto es un ruego para que un examen cordial y sincero de este importantísimo tema. El autor, y todos aquellos que comparten sus opiniones, desean recalcar con toda la vehemencia posible, que creemos que Jesús fue, y es, literalmente el Hijo de Dios. No somos ‘unitarios’, como aquellos que piensan que Jesús no es más que un hombre muy superior; ni somos ‘adopcionistas’, como los que sostienen que Dios “adoptó” a Jesús como su Hijo espiritual. Nosotros creemos que Jesús fue “el Hijo unigénito de Dios” de la manera en que lo describen las Escrituras. No está en la Biblia Ahora bien, es un hecho notable que las ideas contenidas en la doctrina de la Trinidad no se hallen en la Biblia. Este no es un descubrimiento nuevo. Se conoce desde hace muchísimo tiempo, desde el siglo 4º de nuestra era. Teólogos más recientes lo han dicho claramente. Por ejemplo, el teólogo anglicano J. H. Newman, quien se unió a la Iglesia de Roma en 1845, escribió: “… las doctrinas [es decir, las referentes al Padre, Hijo y Espíritu Santo] nunca se han tomado tan sólo de la Escritura” (The Arians of the 4th Century, [Los Arrianos del Siglo Cuarto], pág. 50). El Dr. W. R. Matthews, quien fuera por muchos años el Decano de la Basílica de San Pablo, en Londres, fue más enfático: “… la doctrina de la Trinidad… no formaba parte del mensaje original. San Pablo no la conocía, y y no habría podido entender el significado de los términos que se usan en la fórmula teológica con la cual concordó la Iglesia finalmente” (God in Christian Thought and Experience [Dios en el Pensamiento y Creencia Cristiana], pág. 180). Muchos sinceros admiradores de Cristo bien pueden sentirse incomodados ante esta directa afirmación de que su gran apóstol Pablo no sabía nada acerca de la doctrina de la Trinidad. ¿Cómo surgió, entonces? Para contestar esta pregunta necesitamos saber cuándo surgió. La respuesta es: no hasta 300-400 años después de los días de Jesús y sus apóstoles. Es un hecho notable que los “primeros Padres de la Iglesia” – los teólogos que escribieron en el período 100-300 de nuestra era – no tenían conocimiento alguno de ella, y frecuentemente dieron opiniones que la contradicen. Para la mayoría de ellos no existía la idea de que Jesús es “co.igual y co-eterno con el Padre”. Él estaba subordinado a Dios su Padre, y se le consideraba como un “ser creado”. Las enseñanzas que ahora componen la doctrina de la Trinidad fueron las decisiones varios Concilios Generales de la Iglesia. Estos son los más importantes: 325 de nuestra era – Primer Concilio General en Nicea, declaró que el Hijo era desde el principio de la misma naturaleza que el Padre. 325 de nuestra era – Segundo Concilio General en Constantinopla, declaró que el Espíritu Santo había de ser adorado tal como al Padre y al Hijo. 431 de nuestra era – Tercer Concilio General en Efesos, decretó que Jesús tenía dos naturalezas, una humana y una divina; también que María era la “madre de Dios”, en oposición a aquellos que mantenían que ella era la “madre de Cristo”. 451 de nuestra era – Quinto Concilio General en Chalcedonia, decretó que las dos naturalezas en Cristo constituían una sola Persona y una sola voluntad. La progresiva formulación de la doctrina de la Trinidad durante un considerable período de tiempo se muestra claramente cuando se comparan los principales credos de la Iglesia: El Credo de los Apóstoles, ciertamente uno de los primeros credos, aunque su fecha exacta se desconoce, expresa la relación entre Cristo y Dios de esta manera: “… Dios el Padre Todopoderoso… Jesucristo su único Hijo… concebido por el Espíritu Santo, nacido de la Virgen María… Después de su resurrección, Cristo “ascendió al cielo, y está sentado a la diestra de Dios el Padre Todopoderoso, Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos”. Esto está en completo acuerdo con lo que dice la Biblia. Pero credos posteriores muestran muchas adiciones y un punto de vista diferente. El Credo de Nicea, 325 de nuestra era, declara que Jesucristo es “el Hijo unigénito de Dios, engendrado por su Padre antes de todos los siglos… Dios de Dios, Dios verdadero de Dios verdadero, de la misma naturaleza del Padre… El Espíritu Santo con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria…”. El Credo de Atanasio, de fecha desconocida, pero ciertamente en existencia poco después de 500 años de nuestra era, es aun más enfático: “Nosotros adoramos a un Dios en Trinidad, y Trinidad en Unidad… hay una Persona del Padre, otra del Hijo, y otra del Espíritu Santo. Pero la Divinidad del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, es toda una; la Gloria igual, la Majestad co-eterna. El Padre increado, el Hijo increado, y el Espíritu Santo increado…”. Se declara que todos son eternos, “no obstante, no son tres ternos, sino un eterno”. El Credo concluye con la ominosa declaración: “El que quiera ser salvo ha de pensar de esta manera acerca de la Trinidad”. La nueva enseñanza acerca de la Divinidad levantó mucha oposición de parte de aquellos que afirmaban que sostenían las creencias originales. El resultado fue una enconada controversia durante un siglo entre los líderes eclesiásticos. Las decisiones de los Concilios de la Iglesia en los siglos 4º y 5º fueron las acciones de las autoridades de la Iglesia determinadas a suprimir a todos los “rebeldes”. De este modo se elaboró y proclamó la doctrina oficial de la Trinidad, y su aceptación fue declarada obligatoria. ¿Qué dice la Biblia? Antes de que apareciera Jesucristo, los escritos del Antiguo Testamento habían sido reverenciados durante siglos por la nación de Israel (los judíos) como la revelación de su Dios que los había liberado de Egipto en el Exodo. ¿Qué impresión habían adquirido ellos acerca de la naturaleza de Dios? La respuesta es clara en la siguiente cita: “Habiendo afirmado la existencia de Dios, el judaísmo en realidad sostiene una sola idea básica acerca de él, la cual es un dogma reconocido–la Unidad de Dios. ‘Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es’. Esta es una inmediata negación del politeísmo del mundo antiguo con sus numerosas deidades. Es un repudio de la idea de que hay dos dioses o dos fuentes creadoras de la existencia, una del bien y la otra del mal. Es también una clara negación de la idea de una trinidad–tres dioses en uno, la cual es una doctrina establecida de la cristiandad. Para el judaísmo no puede haber absolutamente ningún compromiso en este concepto fundamental del Único Dios, que es la fuente creadora definitiva de toda vida y de la muerte, los elementos de la naturaleza y de la historia y el poder que yace detrás de toda fuerza, física y espiritual” (C. Pearl and R. Brookes. A Guide to Jewish Knowledge, [Guía Para el Conocimiento Judaico] págs. 96-97). En estos días de ideas confusas necesitamos tener presente que el Antiguo Testamento que poseemos es la misma colección de escritos reverenciados en los días de Jesús como la palabra de Dios. Jesús mismo los describió como “la ley, los salmos, y los profetas”, y dijo que en ellos había profecías que hablaban de él. En Salmos 2 leemos: “Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” (vs. 7-8). Ciertas claras conclusiones surgen aquí: Dios ha ungido a uno que ha de gobernar por él (“mi rey”) a todas las naciones de la tierra. Pero él es Hijo de Dios porque ha sido “engendrado”. El gobernante no es Dios; es el Hijo de Dios; y empezó su existencia el día en que fue “engendrado”. Como todos los hijos, su Padre es primero que él. La totalidad de esta enseñanza general se resume en el primer versículo del Nuevo Testamento: “Libro de la genealogía [o nacimiento] de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham” (Mateo 1:1). Ahora bien, cuando este “Hijo” apareció por primera vez entre los hombres, ¿cómo se considera a sí mismo? No puede haber duda acerca de la respuesta: Jesús siempre habla de sí mismo como subordinado al Padre, dependiendo de él para todas sus enseñanzas y todas sus obras. Estas son algunas de sus expresiones: “No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre” (Juan 5:19). “Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió” (7:16). “El Padre mayor es que yo” (14:28). Cuando los judíos lo acusaron de que él “se hacía Dios”, él negó los cargos y dice: “Hijo de Dios soy” (Juan 10:34-36). Incluso ni siquiera permite que se le llame “bueno”. Cuando le dicen “Maestro bueno”, él replica: “¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios” (Marcos 10:18). En su gran profecía pronunciada poco antes de que fuera crucificado, Jesús habla de su regreso a la tierra para reinar: “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria […]. Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre” (Marcos 13:26, 32). Cuando se levantó de la tumba, este fue su mensaje para los discípulos: “Vé a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Juan 20:17). No puede haber duda acerca del punto de vista de Jesús mismo: en todo el Padre era superior; el Hijo dependía de él. Objeción Ahora bien, algunas veces se objeta que los pasajes que hemos citado se refieren todos a Jesús “en los días de su carne”, como un hombre, y no pueden aplicarse a él en su estado exaltado. Investiguemos lo que dice la Escritura. Llegó el momento en que Jesús fue levantado de entre los muertos; su naturaleza mortal fue cambiada a inmortalidad; y él subió al cielo, para sentarse allí en el sitio de honor a la diestra del Padre: “Se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte […]. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla […], y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:8-11). La exaltación de Jesús a un sitio de honor en el cielo fue la obra del Padre. Es a él a quien se debe glorificar. Todos los acontecimientos decisivos en al vida de Jesús se adscriben a Dios el Padre. Es Dios quien ha hecho a Jesús “Señor y Cristo”, y que lo ha nombrado como “Juez de vivos y muertos” (Hechos 2:36; 10:42). Muchas veces los apóstoles se refieren a Dios y a Jesús en su actual relación en el cielo. Así es como lo hacen: “Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” (Romanos 1:7). Esta precisa fraseología se repite en varias de las epístolas. En Efesios se dice: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo […], el Dios de nuestro Señor Jesucristo” (1:3, 17). Cada vez que se hace alusión a Dios y a Jesús en el cielo, siempre se les presenta como dos Personas separadas, y siempre se da prioridad al Padre. De especial interés es el libro del Apocalipsis, dado por medio del apóstol Juan, y casi con certeza se debe fechar alrededor del año 90 de nuestra era, o quizás un poco después. En dicho libro hay casos en que el Señor mismo, resucitado y exaltado, se refiere directamente a su relación con Dios el Padre. Note cómo empieza esta revelación: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas, que deben suceder pronto” (Apocalipsis 1:1). En los primeros capítulos, Jesús se dirige directamente “a las siete iglesias que están en Asia” (v. 4), y se refiere en varias ocasiones a Dios su Padre: “El que venciere […], confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles” (3:5; véase también vs. 12, 21). Estas son las palabras de Jesús mismo; fueron pronunciadas alrededor de 60 años después de que subió al cielo y ocupó su sitio de honor a la diestra de Dios. Por lo tanto, describen su relación con Dios en su actual estado glorificado. Su sentido general es claro: Dios el Padre es quien tiene la autoridad suprema; es él quien da la revelación a su Hijo; es su trono el que su Hijo comparte; y es él a quien el Hijo reconoce como “mi Dios”. No hay sugerencia de “co-igualdad” en estos tan significativos pronunciamientos. Pero el comentario más notable acerca de la autoridad relativa de Dios el Padre y su Hijo se halla en la descripción del apóstol Pablo acerca del reinado de Cristo, en 1 Corintios 15: “Luego viene el fin, cuando [Cristo] entregue el reino al Dios y Padre […]. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas [a Cristo], entonces también el Hijo mismo se sujetará al [Dios] que le sujetó a él [a Cristo] todas las cosas, para que Dios sea todo en todos” (vs. 24-28). El correcto entendimiento de la autoridad relativa del Padre y el Hijo no podían haberse expresado con más claridad. En el clímax del propósito del Padre para con las naciones de la tierra, el Hijo devolverá la autoridad suprema al Padre. Evaluemos sobriamente ahora lo que significa esto. Hasta ahora Jesús ha estado en el cielo por casi 2.000 años. Él ha de regresar y reinar en la tierra por 1.000 años (Apocalipsis 20:4). Cuando al término de este reinado él pase el reino al Padre, ¡el Hijo habrá estado glorificado en inmortalidad por casi 3.000 años! No obstante, entonces él ¡ha de pasar el reino a su Padre! La subordinación del glorificado Hijo de Dios al Padre no podría expresarse de manera más clara. Porque es Dios el Padre quien, al final, ha de ser “todo en todos”. El Origen del Hijo Cómo llegó Jesús a existir, se explica en el evangelio de Lucas en términos sencillos. A María, una virgen de Israel, temerosa de Dios, y descendiente de David el Rey, se le apareció un ángel con un mensaje extraordinario: “¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo […]. Concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS [Salvador]. Este será grande, y será llamado Hijo del altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre […]; y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:28-33). Detengámonos un momento y consideremos la conmoción por la sorpresa, y luego el regocijo que estas palabras le deben haber provocado. Ella conocía muy bien la promesa hecha a David más de 900 años antes. Un descendiente (hijo) de David sería el medio para restaurar la gloria del reino de Israel, y reconciliar a Israel con Dios. Este era el tan esperado Mesías, y en verdad ella iba a ser su madre. ¡Su hijo había de reinar en el trono de David! Y entonces, la perplejidad. Aunque María estaba desposada a un israelita temeroso de Dios llamado José, todavía no estaban casados, y era inaceptable que naciera un niño hasta que lo estuvieran. ¿Cómo entonces, pregunta María al ángel, puede cumplirse esta promesa? El ángel es muy explícito en su respuesta: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (v. 35). Para completar el cuadro, el evangelio de Mateo nos da el asunto desde el punto de vista de José, su futuro esposo. Antes de que estuviesen casados, “se halló que [María] había concebido del Espíritu santo”. José habría estado totalmente justificado si hubiese repudiado su compromiso de casarse con ella. Pero un ángel tenía para él un mensaje de Dios: “José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:20-21). Por esto José entendería que este niño había de ser el Mesías. El episodio completo concluye con la declaración de Mateo: “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros” (vs. 22-23). Estas declaraciones divinas a María y José contenían las noticias más trascendentales. Un niño había de nacer con un grandioso destino, porque no sólo reinaría en el trono de David para siempre, sino que también “salvaría a su pueblo de sus pecados”. Pero el origen del niño se recalca claramente. María había de ser la madre, pero José no había de ser el padre. El niño sería concebido porque “el poder del altísimo”, “el Espíritu Santo”, se aplicaría a María para llevar a cabo la maravilla. Y así “una virgen concebirá” y su hijo será llamado “Hijo de Dios”. Esta es la clara enseñanza Bíblica acerca del nacimiento virginal de Cristo. Jesús, Hijo del Hombre Algunas veces hay renuencia para aceptar el hecho de que Jesús, el Hijo de Dios, era totalmente un miembro de la raza humana. Algunos estiman que pensar en él como partícipe de nuestra naturaleza con todas sus debilidades es degradarlo, y arrojar dudas sobre su impecabilidad. Aquí de nuevo debemos acudir a la evidencia de la Biblia. Ya hemos visto el claro relato de su nacimiento: Hijo de Dios, pero también hijo de María. El apóstol Pablo, escribiendo a los gálatas, lo expresó así: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley” (4:4). “Nacido bajo la ley” significa que él era un varón israelita, que vivía bajo la ley de Moisés. Pablo nos dice por qué: “para que redimiese a los que estaban bajo la ley” (v. 5). Los judíos vivían bajo una ley que los condenaba porque no podían obedecerla sin pecar. Jesús nació como uno de ellos, de manera que podía representarlos plenamente en su obra de redención. La epístola a los hebreos describe cómo Jesús tenía que ser “perfeccionado por aflicciones”, para que pudiera ser “autor de la salvación” de todos aquellos que han de ser hijos [e hijas] de Dios. Por esta razón, “el que santifica [Jesús] y los que son santificados [los fieles], de uno son todos”; es decir, son de la misma naturaleza. Esto es lo que a continuación declara, refiriéndose esta vez a los hijos e hijas como “los hijos”: “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo” (Hebreos 2:10-14). Esta es una declaración explícita de que la naturaleza de Jesús era exactamente como la de sus semejantes–“carne y sangre”. El escritor prosigue diciéndonos por qué esto tenía que ser así: “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados” (vs. 17-18). En resumen, Jesús, a fin de llevar a cabo su gran obra de sacrificio por el pecado, tenía que ser de la misma naturaleza que aquellos que él vino a salvar; y a fin de ser un sumo sacerdote misericordioso, tenía que tener experiencia de todas las tentaciones de ellos. El argumento es expresado con igual claridad en el capítulo 4, versículo 15: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”. Sin embargo, hay una gran renuencia a aceptar la idea de que Jesús literalmente sufrió todas las tentaciones que nosotros tenemos. Algunos estiman que pensar que él sintió literalmente la tentación, es decir, el impulso por cometer pecado, es degradarlo y hacerlo menor que sin pecado. Sin embargo, este es un gran error. Hay una tremenda verdad incorporada en la experiencia viva y en la muerte de Jesús, y a esto debemos acudir ahora. ¿Por qué nació así el Hijo de Dios? ¿Cuál fue el propósito de Dios al traer a su Hijo al mundo de esta manera? Las siguientes declaraciones dejan esto en claro: “Llamarás su nombre JESÚS [Salvador], porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros […]. Porque si siendo enemigos [esto es, de Dios], fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Romanos 5:8-10). El claro mensaje que se desprende de estas declaraciones es que la obra de Jesús, bajo la buena mano de Dios su Padre, había de ser un sacrificio de manera que el pecado pudiera ser quitado, hombres y mujeres pudiesen ser salvados y reconciliados con Dios. Esta es la gran obra de redención en Cristo. Necesitamos la redención; necesitamos ser “salvos”, como lo expresa la Biblia. Porque de otro modo nuestra situación es tal como el apóstol Pablo dijo a aquellos efesos que había sido la situación de ellos cuando no conocían aún el evangelio: “En aquel tiempo estabais sin Cristo […], sin esperanza y sin Dios en el mundo” (2:12). ¡Qué devastador veredicto! No obstante, ese es nuestro caso también–“sin esperanza”, apartados de la obra de Dios en Cristo. Es por eso que el evangelio de Cristo no es un “extra optativo” agradable, pero vitalmente necesario si hemos de escapar del destino de la muerte eterna. La Obra Vital de Cristo Y ahora llegamos al “problema” (si es que podemos llamarlo así) que es necesario resolver. El género humano no puede salvarse a sí mismo de las consecuencias del pecado, es decir, de la muerte. No obstante, Dios “no quiere que ninguno perezca”; en realidad, él desea “que todos los hombres sean salvos” (2 Pedro 3:9; 1 Timoteo 2:4). Pero él no puede pasar por alto el pecado, porque eso sería abdicar a su justa autoridad en el mundo. De modo que el pecado se puede reconocer, condenar, y vencer de manera tal que hombres y mujeres de corazones honestos y sinceros puedan ver la lección, y reconocer su verdad por sí mismos. Hombres y mujeres necesitan un Redentor que pueda lograr en sí mismo, y en su beneficio, lo que ellos, en su debilidad, no pueden hacer. Y así Dios manifiesta a su único Hijo, engendrado por el poder de su Espíritu Santo, pero totalmente un miembro de la raza humana. Ese Hijo experimenta todas las tentaciones de la humanidad, pero las rechaza firmemente, y elige hacer, no su voluntad, sino la voluntad del Padre. Es vital para nosotros que entendamos que Jesús tomó esta decisión enteramente por su propia voluntad. Dios no lo forzó a hacerlo, ni alguna consciencia preexistente en el cielo lo predispuso a hacerlo inevitablemente. Tal como lo expresa la epístola a los hebreos: “Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros” (1:9). Así, representando a la raza humana, Cristo venció al pecado en esa misma naturaleza de carne y sangre, donde antes había triunfado el pecado; él revertió el fracaso original que condujo a la Caída, y, siendo el mismo sin pecado, pudo ser ofrecido como un sacrificio por el pecado. Su muerte en la cruz fue la expiación por el pecado humano. De modo que Dios, habiendo sostenido su justicia al condenar al pecado, podía ahora en la abundancia de su amor y gracia, extender el perdón de los pecados y la reconciliación consigo mismo a todos aquellos que reconozcan su obra en Cristo. Si Jesús hubiera, como parte de la Trinidad, ya existido en el cielo, es inevitable que habría sido influenciado profundamente por ese conocimiento durante su vida como “Jesús de Nazaret”. Habría sabido que su gloriosa resurrección y exaltación eran certezas. No habría necesitado, ni tampoco habría podido, deliberadamente por su propia voluntad elegir obedecer a Dios ante tantas presiones naturales para que se complaciera a sí mismo. Su gran conquista del pecado, como miembro representativo de la raza humana, no habría sido posible, y la necesaria expiación por el pecado no se habría logrado. Comprender la verdad acerca de la naturaleza y la experiencia de Jesús “en los días de su carne” es absolutamente esencial si hemos de entender la obra de redención de Dios en él. El Espíritu Santo La doctrina de “Dios el Espíritu Santo” surgió mucho después en la teología trinitaria de los siglos 4º y 5º. Fue el último, después del Padre y del Hijo, en ser declarado “Dios”. El Credo de los Apóstoles no la menciona; y, de acuerdo a algunas autoridades, su inclusión en el Credo de Nicea y en el de Atanasio parece haber sido una idea de último momento. La presentación que hace la Biblia acerca del Espíritu santo es muy diferente. Es el poder y la influencia por el cual Dios lleva a cabo sus propósitos. En el principio “el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”, y como resultado se produjeron diversos actos de la Creación. El salmista dice que todos los seres vivientes, hombres y animales, dependen de Dios: “Les quitas el hálito, dejan de ser, y vuelven al polvo. Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra” (Salmos 104:29-30). Por su Espíritu él los mantiene a todos con vida. Los profetas de la antigüedad entregaron sus mensajes dados por Dios, no por invenciones de su propia mente, sino porque eran “santos hombres de Dios […] inspirados por el Espíritu santo” (2 Pedro 1:21). Jesús mismo realizó sus grandes señales y habló sus palabras de vida porque “Dios [lo] ungió con el Espíritu Santo y con poder” (Hechos 10:38). En ningún pasaje las descripciones de las actividades del Espíritu Santo sugieren que se ha de considerar como persona. ANALISIS DE ALGUNOS PASAJES BÍBLICOS Pero, ¿no sugieren algunos pasajes del Nuevo Testamento que Jesús preexistió en el cielo, y que él bajó del cielo, como lo afirma la doctrina de la Trinidad? Es cierto que hay unos pocos pasajes que generalmente usan aquellos que sostienen tales ideas. Lo sorprendente es que son tan pocos–difícilmente más de media docena que merezcan consideración. En un trabajo limitado como este, no puede intentar
  18. Hay un dicho que dice: TODO ÉS VERDAD, Y TODO ES MENTIRA, TODO
    DEPENDE DEL COLOR DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA. Sin meterme en
    en temas del PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO, lo cual yó
    créo pero…yá me guardaría yó de añadír ó quitar alguna palabra
    pues por culpa de añadír palabras y por deducír se han formado
    doctrinas vegonzosas, llámesele, trinidad, ó cuerpo,gobernante,
    ó que Jesus es el mismisimo arcangel san miguel, ó que mateo 24.
    45,igual que el mismo relato paralelo lucas 12:41-48son¿..?los
    pensantes son los TESTIGOS DE RUTERFORD,que con tantos años de
    de la Biblia y conocimiento ACUMULADO de MAESTRO Y SABIO RUSSELL
    Y CON PERDON CON TODA LA CAMARILLA DE SABIOS TESTIGOS QUE
    ILUMINABAN AL MUNDO SE ATRIBUYERAN SER TESTIGOS DE YAVÉ ó de
    Jehova y durante años en el nombre de jehova hicieran aquella
    CAMPAÑA en todo el mundo PARA ANUNCIAR COMO FIELES TESTIGOS DE
    LOS PROPOSITOS DE JEHOVA DE LA RESURECCION DE LOS HOMBRES JUSTOS
    DE LA ANTIGUEDAD Y POR CONSIGUIENTE EL PERIODO DE LOS 1000
    años de paz y felicidad. toda esa campaña la hicieron por
    por doquier y DE CASA EN CASA¿ QUE BONITO? ¿RESULTO SER
    VERDAD EL MENSAJE DE LOS TESTIGOS? ¿A QUIEN ESTABAN
    ESTABAN REPRESENTANDO .¿AL DIOS DE LA BIBLIA? ! NATURALMENTE
    QUE NÓ PORQUE SINÓ SE HUBIERA CUMPLIDO. ¿DE QUIÉN FUERON
    TESTIGOS? DE LA CAMARILLA PENSANTE ,DE SU ESCLAVO FIEL Y
    DISCRETO EL CUAL CON TODA LA SABIDURIA QUE PRETENDEN SABER
    FUERON UNOS NECIOS Y MENTIROSOS POR HACER CASO OMISO a LA
    ADVERTENCIA DE JESUS( ESCRITAS EN TRES EVANGELIOS)LO QUE
    DEMOSTRARON ES SER ANTI-CRISTO. deuteronomio 18:22.

  19. Hola resishera.

    Muy puntual la cita biblica Deut 18:22.

    Pero le pregunto ¡si es asi! , segun la cita biblica ¿ entonces quien tiene y predica la verdadera palabra de Jehova?. ¿Que iglesia o que congregacion?. Me podria decir cual es para ver si me voy a esa iglesia.

    En los proximos dias le contestare con todo el amor del mundo ¿porque a Jesus? se le considera el arcangel San Miguel.

    Parece que Lavasori se atemorizo con la amenaza de muerte que le hice en otro comentario.
    Le pido disculpas por lo que le escribi, en el sentiido de que le estamos buscando en Argentina para quemarle vivo.

    Ustedes deben estarse quemando vivos con las altisimas temperaturas que se viven en estos dias y que son noticia a nivel mundial., que supuestamente obedecen al calentamiento climatico.

    No sera que les esta sucediendo esto en Argentina ¡talvez porque los apostatas argentinos escriben pestes no solo contra la WT sino contra muchas congregaciones mas! y la propia naturaleza les esta cobrando factura.
    Con mis amenazas no podria hacerlo mi estimado Lavasori. Hay que amar al projimo y rezar por nuestros enemigos teologicos, ademas no tengo ni para el pasaje de avion., para viajar a Buenos Aires.

    El tiempop le juzgara si estuvo bien en sacar a la la luz estos videos y comentarios que Ud ha publicado a lo largo de estos años.

    Pero me da la impresion de que se retira de este blog porque tiene miedo ¡o no!.
    Vera a rratos a mi me pasa lo mismo y tambien en algun momento pienso que debemos arrepentirnos de corazon y pedirle perdon a Dios.
    Solo el nos juzgara.
    De todas maneras el evangelio pristinio del reino lo considero tambien como doctrina que se acerca a la verdad.,

    Pero lo que mas me llama la atencion es que dentro de todas las congregaciones cristianas, a los que mas se les odia es a los TJ.
    ¿porque sera?

    Con respècto a Ud mi estimada Redishera.
    Todas las inquietude son respecto al cuerpo gobernante, la sangre, la existencia o no del infierno, la trinidad, la divinidad de Jesus, etc etc.
    Toda esta informacion la puede encontrar en un libro que ellos editaron entre 1985 y 1989. y se titula Razonamiento a partir de las escrituras”.
    Investigue en su pais quien tiene este libro y analicelo. Para mi es un a obra maestra de interpretacion de las santas escrituras y en este texto se citan mas de 30 versiones biblicas de diferentes epocas.
    Ojala algun momento pueda escanearlo para hacerle llegar via On line y Ud mismo se de cuenta de que esta gente osea los TJ en muchas de sus interpretaciones no estan equivocados.
    Por otro lado antes de escribir este comentario , he pegado la biografia de Russel.
    El jamas se atribuyo el ser un profeta.
    Lo que si dejo claro es que todas las personas que fundan alguna congregacion siempre se atribuyen dones del Espiritu Santo cuando deberian ser mas humildes y discretos.
    lavasori debe conocer este texto y que yo sepa el jamas a cuestionado ninguno de los escritos que contiene el libro mencionado arriba.
    Solo se ha remitido a citar revistas Atalayas de algunos años., con las consecuentes equivociones acerca de las fechas del fin del mundo, que habria la WT.

    No he leido todos los editoriales de Lavasori & Olcese Apostata Compañy como le tildan en otro blog a estos dos boludos teologicos, que de boludos no tienen nada ya que sus argumentos tienen mucho fundamento biblico.( el termino boludo es sin el afan de ofender)
    De todas maneras el tiempo dira quien fue el falso profeta y quien se encargo de extraviar a millones de seguidores de A o B congregacion.

    VEAMOS AHORA QUIEN SE ATRIBUTE LA VERDAD
    DE TODAS MANERAS ESCRIBAN LO QUE ESCRIBAN ACERCA DE LA WT Y SU MARAVILLOSA GENTE, YO ME IDENTIFICO CON ELLOS., YA QUE HAY GENTE MUY BUENA Y DE LA CUAL YO ESTOY AGRADECIDO, SITUACION QUE NUNCA CONSEGUI EN OTRAS IGLESIAS.

    Bendiciones a Uds,

    SOLO DIOS CONOCE EL CORAZON DE CADA UNO

  20. HE PEGADO DE MI PRIMER COMENTARIO LO QUE HACE REFERENCIA EN MI SEHUNDO COMENTARIO RESPECTO A LO QUE DIJO RUSSEL

    Watch Tower del 15 de julio de 1906 (página 229)

    Russell jamás declaró haber sido inspirado por Dios, las conclusiones a las que llegó, tanto él como su grupo dependían de la investigación y el entendimiento adquiridos hasta ese momento, por ello, no sorprende que algunas de sus primeras creencias fueran dejadas de lado a medida que se entendieron mejor las Escrituras y al ver el desarrollo de los acontecimientos.

    «Aprender cosas nuevas requiere ajustar el modo de pensar de uno mismo. Se necesita humildad para reconocer los propios errores y efectuar cambios beneficiosos. Esta cualidad y sus frutos agradan a Jehová, y tal proceder les resulta sumamente atractivo a los que aman la verdad (Sof. 3:12). Sin embargo, se atrae la burla de los que se jactan de credos que han permanecido sin alterar por siglos, aunque los hayan concebido hombres imperfectos

    SALUDOS Y UN ABRAZO A TODOS/AS

  21. Para el Sr. Erick Robles.

    Pieso que desde la antiguedad ha existido el cuerpo gobernante, pero sin este nombre, En uno de los pasajes bìblicos, vèase MATEO 26: 20-35. ahì se podrìa observar donde Jesùs habla con sus 12 apòstoles.
    Y con respecto a la pregunta del ESPIRITU SANTO, no tengo los conocimientos teològicos para responderla.

    Bìblicamente no aparece tal palabra: CUERPO GOBERNANTE, pero hacen la misma funciòn que los apòstoles, y profetas de la antiguedad, PREDICAR EL EVANGELIO, se que son seres humanos con virtudes y fallas, pero su intenciòn es buena.

    Me gustarìa saber su punto de vista.
    Gracias.

  22. Para Erick Robles.
    Respecto a ciertas preguntas que hace el Sr. Lavasori en su videos, es obvio, están demasiado elevadas a nivel teológico, sin quedarse usted tan atrás, usted también sale con cada preguntita?
    Tengo el libro de Concordia,(Luterana) y en la página 526.22 Martín Lutero critica muy duro a El. Sr. Arrio y lo tilda de Blasfemo, lo cual yo no estoy de acuedo , según Lutero, Arri, cree que Cristo no es Dios verdadero, natural y eterno, según la enseñanza de Arrio, y ese es el punto medular por el que yo salgo definitivamente de la religíon luterana, porque le concedo toda la razón a Arrio, y no a Marín Lutero.

    Trinitaria: descartada solamente creemos en un solo Dios verdadero y único.

    Unitarista. no se que es eso.

    Modalista. menos, tengo que entrar a google y buscar que es lo que usted me dice a donde pertenece la W.T.

    Recuerde que solamente tengo 3 1/2 meses de estudio y llevo la mitad del primer libro y además todavía no estoy bautizada, y ya van varias veces que aquí expongo mi punto por el cual Jesucristo es un Arcangel, pero no entra a la página. No sé por qué?.

    • Hola Maria Isabel.

      Lo que Ud requiere saber lo encuentra en las siguientes paginas Web “Espiritu Santo-Wikipedia la enciclplopedia libre”
      “Constantino-Wikipedia la enciclopedia libre”
      “Tertuliano-Wikipedia la enciclopedia libre”
      “Yahveh-Wikipedia la enciclopedia libre” (trata acerca del verdadero nombre de Dios y su procedencia)
      En la pagina Web que se refiere al Espiritu Santo, va a encontrar el enfoque modalista del Espiritu Santo con respecto a la trinidad asi como el enfoque unitarista, el trinitario, el arriano, y el triteista.

      Todos mis comentarios se basan en base a estudios hechos en estas paginas.

      Tambien estoy comparando la TNM con otras biblias y esta bilia es muy profunda ya que sus concordancias biblicas estan apegadas a texto biblico.

      Me he demorado en contestar ya que ¿como nadie respondia? estuve escribiendo en otros blogs.

      He abierto hoy dia esta pagina y le respondo.

      Siempre cito la wikipèdia porque es una enciclopedia On Line muy seria y ademas cita otros documentos y fuentes informativas como textos elaborados por pastores de otras iglesias, de profesores de teologia de universidades de todo el mundo, de autores cristianos en general.

      Si sabia Ud que cuando Miguel de Servet murio y que era seguidor de Arrio, Lutero lloro en la tumba de Servet como si hubiera perdido a un hermano de corazon y por esta razon a Lutero tambien casi le condenaron a la hoguera

      Desde ya bendiciones de corazon

  23. Con respecto al origen del cuerpo gobernante, puede abrir la pagina Web que dice “Testigos de Jehova-Wikipedia la enciclplopedia libre” y va a descubrir un monton de informacion acerca de la estructura organizacional de los TJ, sus creencias, la biografia de su fundador Russel etc etc.

    Que Dios le bendiga de corazon

    • Hola Maria Isabel y Hola Erick

      Los escritos y pegados de Erick son muy puntuales pero se contradice un poco, ya que en otro blog me critica de que soy seguidor de teorias y doctrinas de hombres.

      El primero en citar estas teorias teologicas de la wikipedia fui yo y mi primo Leopoldo Montufar que tambien escribe a este tipo de blogs
      Por lo que he leido los 3 nos identificamos con los TJ

      Toda la teologia religiosa es doctrina de hombres, o que fueron los Obispos, Papas y escritores romanos, griegos etc que escribieron la teologia de la trinidad como Constantino, Arrio, Miguel de Servet etc etc.
      Pues fueron seres humanos (hombres).
      Yo rescato mucho un comentario que se hace en este mismo blog por parte de Redishera o no se si es de Ud mismo que nos aconseja leer la biblia y seguir a Jesus para ser salvos.

      ¡Es verdad!, pero no se olviden que es necesario congregarse (hay que pertenecer a una iglesia), hay que salir a predicar, estudiar la biblia, enseñar la palabra haciendo discipulos una vez bautizado y asi no lo seas tambien se lo puede hacer, pero siempre es mejor haber pasado los examenes de conocimiento que te someten en todas las congregaciones o iglesias y ser bautizado.

      En otro blog yo expongo que es necesario estudiar teologia ya que esta palabra se deriva del griego Theos= Dios y logos=sabiduria, por lo tanto la teologia es el estudio de la sabiduria de Dios.

      Eso nomas queria dejar claro.

      Que Dios les bendiga a todos/as

      • No solo la teoria de la trinidad nacio con el concilio de Nicea sino con Atanasio que tambien era trinitario, mas la trinidad no es una doctrina biblica.

        Hay que anotar que en 1 Juan 5:7 en muchas versiones, esta escrito que las tres entidades,o personas de la trinidad son una, pero esto consta en algunas versiones mas no en todas.
        Las versiones biblicas que no denotan una triunidad o trinidad en dicha cita biblica son:

        la biblia Peshitta que es una traduccion directa del arameo al castellano
        la traduccion del nuevo mundo de las santas escrituras,
        la biblia latinoamericana que es una version muy utilizada en las iglesias de creencia catolica apostolica romana
        la biblia “Dios habla hoy” de raices profundamente catolicas y asi tenemos otras.

        Hay que anotar tambien lo que Jesus manifiesta en Juan 17:5 es muy puntual.

        En esta cita biblica se refiere a su Padre con la expresion que dice asi. ” Padre glorificame ahora con la gloria que tuve contigo antes de que el (Universo)mundo existiese”, denotando ser dos personas. Este tiene concordancia con Juan 8:58

        En Juan 20:17 se expresa con la frase (” a mi Dios”); Marcos 16:19 (esta escrita la frase “se sento a la diestra del Padre”)Juan 17:24 (me has amado antes de la fundacion del mundo), Filipenses 2:6 (no se hizo igual a Dios)

        Segun Atanasio, las tres personas de la supuesta trinidad son coiguales, coexistentes, coeternas, pero yo pregunto ¿porque en muchas citas biblicas no estan las tres juntas? como por ejemplo en las citadas anteriormente.

        Con respecto a la creacion en Hebreos 1:2 la biblia dice lo siguiente.
        <> (tomado de algunas versiones biblicas)
        La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)
        en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.

        La Nueva Biblia de los Hispanos (© 2005 Lockman)
        en estos últimos días nos ha hablado por Su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.

        Reina Valera Gómez (© 2010)
        en estos postreros días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todo, por quien asimismo hizo el universo;

        Reina Valera (1909)
        En estos porstreros días nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó heredero de todo, por el cual asimismo hizo el universo:

        Sagradas Escrituras (1569)
        en estos postreros tiempos nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó por heredero de todo, por el cual asimismo hizo los siglos;

        Como Uds podran apreciar en estas versiones en la cita biblica de Hebreos 1:2 en las dos primeras versiones de la biblia, se refiere a que Jesus hizo el resto del Universo.
        Eso implica que el primer creador de todas las cosas es Jehova(Yahveh) YHWH que viene a ser el Padre., en segundo lugar tenemos a Jesus.
        Tambien se escribe la palabra “heredero”
        Si Uds tambien analizan Juan 1:2 en muchas versiones que se refiere a Jesus con la frase ” y el verbo estaba con Dios” contradiciendo a lo que esta escrito en Juan 1:1 que dice que el Verbo era Dios.
        Lo que consta escrito en estas citas biblicas ya rompe con la conceptualizacion de que Padre e Hijo sean un mismo ser como argumentan los trinitarios por lo que esta escrito en Juan 1:1
        Y donde queda el tercero el sagrado Espiritu Santo.

        A los TJ se les ataca teologicamente en el sentido de que niegan la divinidad de Jesus por lo que consta escrito en Juan 1:1 que en la TNM dice ” y el Verbo era un Dios”.

        Mas bien esta cita denotaria que Jesus fue un Dios, cuando estuvo en el cielo con Jehova su Padre y le da la razon a lo que consta en Juan 17:5 en muchas biblias (“con la gloria que tuve), tuve=tener=tiempo pasado

        Y asi hay muchas citas biblicas como Colosenses 1:15 (hijo unigenito de la creacion), otras citas que rompen con el concepto de trinidad son Salmo 89:27; Col 1:18; 2 Co 4:4 ( en esta frase se refiere a Jesus como la imagen de Dios, mas no que es Dios)

        Poner o colocar al Padre al Hijo y al Espiritu Santo no es negar la autoridad que se le delego a Jesus asi como su grado de divinidad y el poder de Salvador Juan 3.16; Isaias 9:6; Juan 3:18.
        Los TJ en su libro “razonamiento a partir de las santas escrituras” escriben que todas las oraciones se deben hacer en el nombre de Jesus 1 Tim 2:5; Romanos 10:12; etc

        Yo, personalmente me identifico con la teologia de Arrio con respecto a la trinidad.

        Esa acotacion me faltaba hacer.

        Bendiciones a todos/as los que leen este blog

  24. Hola Maria Isabel

    Le envio esta informacion:

    Informacion acerca de Atanasio

    Símbolo Quicumque
    De Wikipedia, la enciclopedia libre
    Saltar a navegación, búsqueda
    El Símbolo Quicumque es una profesión de fe que también se ha denominado Símbolo Atanasiano por haber sido atribuido durante toda la Edad Media al obispo de Alejandría san Atanasio. A pesar de no haber sido redactado por ningún concilio ecuménico, «de hecho, este símbolo alcanzó tanta autoridad en la Iglesia, tanto occidental como oriental, que entró en el uso litúrgico y ha de tenerse por verdadera definición de fe» (Denz. 39). Recibe el nombre de Quicumque por la palabra con la que comienza.

    La atribución a san Atanasio parece que data del siglo VII y se mantuvo sin discusión hasta el XVII; hoy día esta atribución está abandonada. De las dos versiones que poseemos, la latina, conservada en un manuscrito del siglo VIII es la original, mientras la griega es una traducción; sobre este punto la unanimidad de la crítica es absoluta. En cambio hay dudas sobre el lugar, fecha y autor. La zona de más temprana influencia de este símbolo fue la Galia meridional, y más concretamente los alrededores de Arlés; J. Madoz se inclina por el monasterio de Lérins como más probable cuna de este escrito. De aquí se extendió su influjo por España y por todo el imperio carolingio (se conserva un documento de Autun, del año 670, obligando a los clérigos a aprenderlo de memoria). La fecha de composición ha de encontrarse entre el 434-440, fecha de composición de los Excerpta Vincentii Lirinensis (descubiertos en 1940 y que contienen fórmulas que pueden tenerse como fuente inmediata del Quicumque), y el 542, fecha de la muerte de San Cesáreo de Arlés, quien nos testimonia su existencia. En cuanto al autor los críticos siguen sin decidirse claramente por ninguno; cuentan con más partidarios san Vicente de Lérins y san Ambrosio de Milán; pero también ha sido atribuido a san Cesáreo de Arlés, Fulgencio de Ruspe, Nicetas de Ramesiana († 416), san Hilario de Poitiers, Honorato de Arlés († 429), san Hilario de Arlés († 449), san Martín de Braga, san Eusebio de Vercelli y otros.

    Contiene dos ciclos bien diferenciados: el trinitario y el cristológico. Refleja el desarrollo teológico que corresponde al Concilio de Calcedonia. La naturaleza divina se expresa por el término substancia y se emplea persona para designar a las de la Trinidad; no se usa el término hypostasis. La procesión del Espíritu Santo se predica del Padre y del Hijo («a Patre et Filio»). La fe en la Encarnación se expresa por medio de proposiciones claras que resaltan tanto la divinidad como la humanidad de Cristo («perfectus Deus, perfectus homo; ex anima rationalis el humana carne subsistens»). En una proposición típicamente occidental se llama a Cristo «igual al Padre según la divinidad y menor que el Padre según la humanidad». Se excluye el monofisismo, condenando toda conversión o confusión de naturalezas en Cristo y afirmando la asunción de la humanidad por la divinidad y la unidad de la persona. El símbolo concluye confesando los misteria carnis Christi (pasión y muerte, descenso a los infiernos, resurrección, ascensión, entronización a la diestra del Padre), la segunda venida de Jesús (parusía), la resurrección final de los hombres «cum corporibus suis» y la sanción, según sus obras, con la «vida eterna» o el «fuego eterno».

    Entró en el uso litúrgico muy pronto. Consta que en el siglo IX se usaba en Alemania en la liturgia eucarística recitándose después de la homilía. Más tarde se introdujo en el oficio de prima. En la liturgia romana ha formado parte del oficio común de prima de las dominicas después de Epifanía y después de Pentecostés. Desde 1955 se ha limitado su uso al domingo de la Santísima Trinidad.

    Los teólogos orientales aceptaron el Quicumque rechazando únicamente su valor de testimonio en apoyo del Filioque, que consideraban una interpolación posterior. Se ha usado en la liturgia rusa desde el siglo XVIII y se adoptó en la griega en 1780.

    [editar] Contenido
    El texto del Símbolo Quicumque es el siguiente:

    en latín Traducción al castellano
    Quicumque vult salvus esse, ante omnia opus est, ut teneat catholicam fidem: Quam nisi quisque integram inviolatamque servaverit, absque dubio in aeternum peribit. Fides autem catholica haec est: ut unum Deum in Trinitate, et Trinitatem in unitate veneremur. Neque confundentes personas, neque substantiam seperantes. Alia est enim persona Patris alia Filii, alia Spiritus Sancti: Sed Patris, et Fili, et Spiritus Sancti una est divinitas, aequalis gloria, coeterna maiestas. Qualis Pater, talis Filius, talis [et] Spiritus Sanctus. Increatus Pater, increatus Filius, increatus [et] Spiritus Sanctus. Immensus Pater, immensus Filius, immensus [et] Spiritus Sanctus. Aeternus Pater, aeternus Filius, aeternus [et] Spiritus Sanctus. Et tamen non tres aeterni, sed unus aeternus. Sicut non tres increati, nec tres immensi, sed unus increatus, et unus immensus. Similiter omnipotens Pater, omnipotens Filius, omnipotens [et] Spiritus Sanctus. Et tamen non tres omnipotentes, sed unus omnipotens. Ita Deus Pater, Deus Filius, Deus [et] Spiritus Sanctus. Et tamen non tres dii, sed unus est Deus. Ita Dominus Pater, Dominus Filius, Dominus [et] Spiritus Sanctus. Et tamen non tres Domini, sed unus [est] Dominus. Quia, sicut singillatim unamquamque personam Deum ac Dominum confiteri christiana veritate compelimur: Ita tres Deos aut [tres] Dominos dicere catholica religione prohibemur. Pater a nullo est factus: nec creatus, nec genitus. Filius a Patre solo est: non factus, nec creatus, sed genitus. Spiritus Sanctus a Patre et Filio: non factus, nec creatus, nec genitus, sed procedens. Unus ergo Pater, non tres Patres: unus Filius, non tres Filii: unus Spiritus Sanctus, non tres Spiritus Sancti. Et in hac Trinitate nihil prius aut posterius, nihil maius aut minus: Sed totae tres personae coaeternae sibi sunt et coaequales. Ita, ut per omnia, sicut iam supra dictum est, et unitas in Trinitate, et Trinitas in unitate veneranda sit. Qui vult ergo salvus esse, ita de Trinitate sentiat.

    Sed necessarium est ad aeternam salutem, ut incarnationem quoque Domini nostri Iesu Christi fideliter credat. Est ergo fides recta ut credamus et confiteamur, quia Dominus noster Iesus Christus, Dei Filius, Deus [pariter] et homo est. Deus [est] ex substantia Patris ante saecula genitus: et homo est ex substantia matris in saeculo natus. Perfectus Deus, perfectus homo: ex anima rationali et humana carne subsistens. Aequalis Patri secundum divinitatem: minor Patre secundum humanitatem. Qui licet Deus sit et homo, non duo tamen, sed unus est Christus. Unus autem non conversione divinitatis in carnem, sed assumptione humanitatis in Deum. Unus omnino, non confusione substantiae, sed unitate personae. Nam sicut anima rationalis et caro unus est homo: ita Deus et homo unus est Christus. Qui passus est pro salute nostra: descendit ad inferos: tertia die resurrexit a mortuis. Ascendit ad [in] caelos, sedet ad dexteram [Dei] Patris [omnipotentis]. Inde venturus [est] judicare vivos et mortuos. Ad cujus adventum omnes homines resurgere habent cum corporibus suis; Et reddituri sunt de factis propriis rationem. Et qui bona egerunt, ibunt in vitam aeternam: qui vero mala, in ignem aeternum. Haec est fides catholica, quam nisi quisque fideliter firmiterque crediderit, salvus esse non poterit.
    Quienquiera desee salvarse debe, ante todo, guardar la Fe Católica: quien no la observare íntegra e inviolada, sin duda perecerá eternamente. Esta es la Fe Católica: que veneramos a un Dios en la Trinidad y a la Trinidad en unidad. Ni confundimos las personas, ni separamos las substancias. Porque otra es la persona del Padre, otra la del Hijo, otra la del Espíritu Santo: Pero la divinidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo es una, es igual su gloria, es coeterna su majestad. Como el Padre, tal el Hijo, tal el Espíritu Santo. Increado el Padre, increado el Hijo, increado el Espíritu Santo. Inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso el Espíritu Santo. Eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no tres eternos, sino uno eterno. Como no son tres increados ni tres inmensos, sino uno increado y uno inmenso. Igualmente omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no tres omnipotentes, sino uno omnipotente. Como es Dios el Padre, es Dios el Hijo, es Dios el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no tres dioses, sino un Dios. Como es Señor el Padre, es Señor el Hijo, es Señor el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no tres señores sino un Señor. Porque, así como la verdad cristiana nos compele a confesar que cualquiera de las personas es, singularmente, Dios y Señor, así la religión católica nos prohibe decir que son tres Dioses o Señores. Al Padre nadie lo hizo: ni lo creó, ni lo engendró. El Hijo es sólo del Padre: no hecho, ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo es del Padre y del Hijo: no hecho, ni creado, ni engendrado, sino procedente de ellos. Por tanto, un Padre, no tres Padres; un Hijo, no tres Hijos, un Espíritu Santo, no tres Espíritus Santos. In en esta Trinidad nada es primero o posterior, nada mayor o menor: sino todas la tres personas son coeternas y coiguales las unas para con las otras. Así, para que la unidad en la Trinidad y la Trinidad en la unidad sea venerada por todo, como se dijo antes. Quien quiere salvarse, por tanto, así debe sentir de la Trinidad. Pero, para la salud eterna, es necesario creer fielmente también en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Es pues fe recta que creamos y confesemos que nuestro Señor Jesucristo , Hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios de la substancia del Padre, engendrado antes de los siglos, y es hombre de la substancia de la madre, nacido en el tiempo. Dios perfecto, hombre perfecto: con alma racional y carne humana. Igual al Padre, según la divinidad; menor que el Padre, según la humanidad. Aunque Dios y hombre, Cristo no es dos, sino uno. Uno, no por conversión de la divinidad en carne, sino porque la humanidad fue asumida por Dios. Completamente uno, no por mezcla de las substancias, sino por unidad de la persona. Porque, como el alma racional y la carne son un hombre, así Dios y hombre son un Cristo. Que padeció por nuestra salud: descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos. Ascendió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios Padre omnipotente; de allí vendrá a juzgar a vivos y muertos. A su venida, todos los hombres tendrán que resucitar con sus propios cuerpos, y tendrán que dar cuenta de sus propios actos. Los que actuaron bien irán a la vida eterna; los que mal, al fuego eterno. Esta es la fe católica, quien no la crea fiel y firmemente, no podrá salvarse. Amén.

    [editar] Bibliografía
    J. TIXERONT, en DTC 1,2178-2187;
    B. ALTANER, Patrología, 5 ed. Madrid 1962, 261 ss.;
    J. MADOZ, Excerpta Vincentii Lirinensis, Madrid 1940, 65-90;
    J. A. DE ALDAMA, en «Estudios Eclesiásticos» 25 (1950) 237-239;
    A. E. BURNS, The Athanasian Creed and its early commentaries, Cambridge 1896;
    G. MORIN, L’Origine du Symbole d’Athanase témoignage inédit de st. Césaire d’Arles, «Revue bénédictine» 44 (1932) 207-219;
    V. LAURENT, Le Symbole «Quicumque» et I’Église byzantine, «Échos d’Orient» 35 (1936) 385-404;
    E. SCHILTZ, La comparaison du Symbole «Quicumque», «Ephemerides Theologicae Lovanienses» 24 (1948) 440-454.
    Reinhardt, Klaus (1977). Pedro de Osma y su Comentario al símbolo Quicumque. Joyas Bibliográficas. ISBN 978-84-7094-087-3.
    Pero-Sanz Elorza, José Miguel (1976). El símbolo atanasiano. Ediciones Palabra. ISBN 978-84-7118-125-1.
    El contenido de este artículo incorpora material de la Gran Enciclopedia Rialp [1] que mediante una autorización permitió agregar contenidos y publicarlos bajo licencia GFDL. La autorización fue revocada en abril de 2008, así que no se debe añadir más contenido de esta enciclopedia

    Bendiciones a Ud.

  25. Hola a todos/as

    Esta teoria teologica de Atanasio fue creada por el y mas no consta en los papiros judaico/hebreos encontrados en algunos lugares de medio oriente.
    Si desea saber o tener mas informacion puede encontrarla escribiendo la palabra “El Qumran”
    Hay que indagar tambien a profundidad acerca de los codices de las distintas epocas.

    Por otro,lado he pegado esta informacion de la wikipedia acerca de la trinidad. En este comentario se trata acerca del unitarismo..
    Desde ya bendiciones a Uds.

    INFORMACION PEGADA DE LA WIKIPEDIA ACERCA DE LA TRINIDAD

    Unicidad de Dios
    De Wikipedia, la enciclopedia libre
    Saltar a navegación, búsqueda
    La unicidad es un término teológico que hace referencia al Dios cristiano dentro de una corriente específica de la teología pentecostal. Significa que Dios es uno solo sin división de personas, y que Jesús es ese mismo y único Dios.

    Debido a la especifidad del término, no es aplicable a otras teologías cristianas clásicas sobre la unidad de Dios (como el Unitarismo) ni a otras religiones monoteístas como el Judaísmo, el Islam o la Fe Bahá’í.

    Los grupos pentecostales que siguen la teología de la Unicidad de Dios insisten en distinguirse, no sólo de otros cristianos de teología unitaria, sino también de todos aquellos que aún confesando que Dios es uno, creen que Dios está compuesto de dos personas (binitarismo), o de tres personas divinas y distintas (trinitarismo).

    Contenido [ocultar]
    1 La Identidad de Jesucristo en el Cristianismo
    2 Unicidad de Dios en el Cristianismo
    3 Modalismo
    4 Véase también
    5 Referencias

    La Identidad de Jesucristo en el Cristianismo [editar]«Dentro de la cristiandad, existen tres corrientes principales de interpretación en lo que respecta a la naturaleza de Dios y la identidad de Jesucristo. Estas son (1) Unitarismo, (2) Trinitarismo, y (3) Unicidad»

    1. Timoteo 3:16 y el Misterio de la Piedad. Por Julio César Clavijo S. http://www.ilustrados.com/documentos/piedad.pdf

    Unitarismo: Cree que sólo hay un Dios que es indivisible, pero niega la deidad de Jesucristo. En el unitarismo Jesús es considerado como un semidiós o, simplemente, como un ser humano.

    Trinitarismo: Cree que hay un Dios, que existe como una pluralidad de tres personas divinas y distintas, que comparten los mismos atributos y la misma naturaleza divina. En el trinitarismo, Jesucristo es considerado como la segunda persona de la trinidad.

    Unicidad: Cree que hay un sólo Dios y Padre que es indivisible, y que fue manifestado en carne como el hombre perfecto (como el Hijo de Dios), a fin de proveer salvación a la humanidad. Así, Jesús llegó a ser simultáneamente, Dios y hombre, Padre e Hijo, pues el Dios único fue manifestado en carne. Era Dios por naturaleza absoluta, y llegó a ser hombre porque tomó un velo de carne, y su humanidad (como la de todos los hombres) nació de mujer (Gálatas 4:4),

    Unicidad de Dios en el Cristianismo [editar]Dentro del cristianismo, la doctrina de la Unicidad de Dios, identifica a los pentecostales del nombre de Jesucristo. En el mundo hay muchas agrupaciones pentecostales apostólicas, más congregaciones independientes (Ver iglesias pentecostales). Ninguna de estas agrupaciones u organizaciones argumenta ser soberana o estar por encima de las demás.

    Modalismo [editar]Los historiadores de la Iglesia Cristiana, han usado el término modalismo, para referirse en la antigüedad, a la misma doctrina conocida en los tiempos actuales como La Unicidad de Dios. El vocablo modalismo, fue aparentemente un apodo despectivo, que inventaron los opositores de los creyentes en la Unicidad de Dios. Básicamente, el modalismo enseñaba que existe un Dios único, que es Espíritu, y que fue manifestado en carne como Jesucristo con el propósito de redimir al hombre.

    Los “modalistas” explicaban que de acuerdo con la Biblia, los términos: Padre, Hijo y Espíritu Santo, nunca pretenden hacer distinciones de tres personas eternas dentro de la naturaleza de Dios (como lo enseña el trinitarismo), sino que simplemente se refieren a modos (o manifestaciones) de Dios. En otras palabras, Dios es un ser individual y único, y los diversos términos usados para describirle (tales como Padre, Hijo, Espíritu Santo, El Santo de Israel, La Roca, El Eterno, El Todopoderoso, El Salvador, etc.) son designaciones aplicadas a las diferentes formas de su accionar o a las diferentes relaciones que Él tiene para con el hombre.

    Otros términos despectivos que se han usado para referirse a la Unicidad de Dios, son “sabelianismo”, “patripasianismo” y “sólo Jesús”.

    El término “sabelianismo” es un término engañoso, porque los creyentes en la Unicidad de Dios no afirman ser seguidores de Sabelio, sino que sostienen que su fe es la misma que la de los apóstoles y la Iglesia Primitiva. Sabelio fue un destacado predicador y escritor, quien predicó en Roma alrededor de 199-217 sobre La Unicidad de Dios (de quien desafortunadamente no sobreviven sus escritos).

    El término “patripasianismo” indica que Dios el Padre murió. Dicho término es también engañoso, porque los creyentes en la Unicidad de Dios no enseñan que Dios el Padre haya muerto, sino que la muerte de Jesús se dio en su condición de Hijo, o de hombre (Romanos 5:10, Efesios 4:13).

    El término “Sólo Jesús” es también un término confuso que no refleja la realidad de la Unicidad de Dios, porque los creyentes en la Unicidad de Dios no creen que la manifestación de Dios en carne sea la única manifestación de Dios, sino que aceptan que Él se ha manifestado de muchas maneras, o ha actuado de múlitiples modos para revelarse o actuar en medio de la humanidad, tales como el Padre, el Santo de Israel, el Proveedor, el Salvador, el Espíritu Santo, el Consolador, La Roca, etc.

    Véase también [editar]Disputas cristológicas
    Monoteísmo
    Modalismo
    Pentecostales del nombre de Jesucristo
    Trinidad
    Unitarismo

    Referencias [editar]Clavijo Sierra, Julio César (2009). «Curso en Power Point Sobre La Unicidad de Dios».
    Clavijo S., Julio César (2007). «Un dios Falso Llamado Trinidad».
    Ríos, José de la Cruz (2006). «Tratado Sobre la Divinidad».
    Bernard, David K. (1983). «La Unicidad de Dios».
    Hopkins, John. «El Nombre de Dios Revelado».
    Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Unicidad_de_Dios”
    Categorías: Teología cristiana | Pentecostales del Nombre de Jesucristo | MonoteísmoVistas
    Artículo Discusión Editar Historial Herramientas personales

    Saludos y bendiciones Maria Isabel

  26. El punto de vista de los Testigos de Jehova, que es muy puntual, conciso y claro.

    ¿Es Jesucristo Dios?¿QUIÉN ES
    Jesucristo?
    Artículos de esta serie:

    ¿Quién es Jesucristo?
    ¿Quién es “el único Dios verdadero”?
    “Aquellos que son llamados ‘dioses’”
    Las promesas del “único Dios verdadero”
    Temas relacionados:

    ¿En qué sentido son uno Jesús y su Padre?
    ¿Es el espíritu santo una persona?
    ¿Quién es Dios?
    SEGÚN fuentes históricas confiables, hace más de dos mil años nació un varón llamado Jesús en Belén, pequeña localidad de Judea. En aquella época, el rey Herodes el Grande gobernaba en Jerusalén y César Augusto era emperador de Roma (Mateo 2:1; Lucas 2:1-7). La mayoría de los historiadores romanos de los primeros dos siglos evitaron toda mención de Jesús, pues en aquel tiempo los dirigentes romanos estaban tratando de suprimir el cristianismo.

    Por otro lado, la obra The Historians’ History of the World (La historia universal vista por historiadores) hace la siguiente observación: “El impacto histórico de las actividades [de Jesús] fue más trascendental —incluso desde un punto de vista estrictamente seglar— que los hechos de cualquier otro personaje de la historia. Su nacimiento dio origen a una nueva era reconocida por las principales civilizaciones del mundo”.

    Como señaló la revista Time, se han escrito más libros acerca de Jesús que de cualquier otra persona de la historia. Muchos de ellos se centran en su identidad, en quién fue en realidad. Probablemente este sea el tema que más polémica ha suscitado en toda la historia.

    Primeras preguntas en cuanto a su identidad
    Cuando a María se le dijo que tendría un hijo y que debería llamarlo Jesús, ella preguntó: “¿Cómo será esto, puesto que no estoy teniendo coito con varón alguno?”. El ángel Gabriel le dijo: “Poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, también, lo que nace será llamado santo, Hijo de Dios” (Lucas 1:30-35).

    Tiempo después, Jesús llevó a cabo milagros que dejaron maravillados a sus apóstoles. En cierta ocasión, ante una fuerte tempestad que amenazaba con hundir su embarcación en el mar de Galilea, Jesús calmó las aguas con la reprensión: “¡Silencio! ¡Calla!”. Atónitos, los apóstoles exclamaron: “¿Quién, realmente, es este?” (Marcos 4:35-41; Mateo 8:23-27).

    Las preguntas acerca de la verdadera identidad de Jesús se hicieron muy comunes entre las personas de su tiempo. Por eso, en una ocasión, Jesús preguntó a sus apóstoles quién decía la gente que era él. Ellos respondieron: “Algunos dicen Juan el Bautista; otros, Elías; otros más, Jeremías o uno de los profetas”, todos los cuales ya habían muerto para aquel tiempo. A continuación, Jesús preguntó: “‘Pero ustedes, ¿quién dicen que soy?’. En contestación, Simón Pedro dijo: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo’”. Hasta los demonios, los ángeles perversos, admitieron: “Tú eres el Hijo de Dios” (Mateo 16:13-16; Lucas 4:41).

    Qué dijo Jesús sobre su identidad
    Aunque Jesús rara vez se refirió a sí mismo como el Hijo de Dios, sí reconoció que lo era (Marcos 14:61, 62; Juan 3:18; 5:25, 26; 11:4). Ahora bien, casi siempre se presentó como “el Hijo del hombre”, con lo que puso de relieve su nacimiento humano, el hecho de que era en realidad un hombre. De este modo mostró que él era el “hijo del hombre” a quien Daniel había visto en visión compareciendo ante el Dios todopoderoso, “el Anciano de Días” (Mateo 20:28; Daniel 7:13).

    En vez de proclamar que era el Hijo de Dios, Jesús dejó que la gente llegara a esa conclusión por sí misma. Y así sucedió en el caso de algunas personas que no fueron sus apóstoles, como Juan el Bautista y Marta, una amiga de Jesús (Juan 1:29-34; 11:27). La gente se convenció de que Jesús era el Mesías prometido. Además, más tarde supieron que antes de venir a la Tierra había sido un poderoso ser celestial y que Dios había transferido su vida a la matriz de la virgen María (Isaías 7:14; Mateo 1:20-23).

    Parecido al primer hombre, Adán
    Jesús fue similar a Adán en muchos sentidos. Por ejemplo, ambos fueron seres perfectos que no tuvieron padre humano (Génesis 2:7, 15). Por ello, la Biblia llama a Jesús “el último Adán”, un hombre perfecto que podría servir de “rescate correspondiente”. La vida de Jesús correspondía a la del “primer hombre, Adán”, a quien Dios creó como ser humano perfecto (1 Corintios 15:45; 1 Timoteo 2:5, 6).

    El personaje más conocido
    Quienes pusieron por escrito la biografía de Jesús fueron cuatro contemporáneos suyos —Mateo, Marcos, Lucas y Juan—, dos de los cuales fueron compañeros muy allegados de él. A sus libros, que llevan el nombre de los escritores, se les conoce como Evangelios, y pueden leerse en su totalidad o en parte en más de dos mil lenguas. Estos breves relatos están contenidos en la Biblia. La circulación de los Evangelios, ya sea como libros individuales o como parte de las Santas Escrituras, supera con mucha diferencia la de cualquier otro escrito de la historia. No es de extrañar que Jesús sea el personaje más conocido de todas las épocas.

    En la Biblia se llama al primer Adán “hijo de Dios” (Lucas 3:38). Sin embargo, Adán perdió esa preciada relación con el Creador cuando le desobedeció a sabiendas. Por otro lado, Jesús fue siempre fiel a su Padre celestial, y siguió siendo el Hijo aprobado de Dios (Mateo 3:17; 17:5). La Biblia dice que todo el que ejerce fe en Jesús y lo acepta como su Salvador puede recibir vida eterna (Juan 3:16, 36; Hechos 5:31; Romanos 5:12, 17-19).

    No obstante, hay quienes sostienen que Jesús no es simplemente el Hijo de Dios, sino que es el propio Dios. Afirman que tanto él como su Padre son el Dios todopoderoso. ¿Están en lo cierto? ¿Es Jesús de algún modo parte de Dios? ¿Es eso lo que dijo Jesús o alguno de los escritores de la Biblia? En realidad, ¿quién es el único Dios verdadero? ¿A quién identificó Jesús como tal? Veamos este asunto con más detenimiento.

    “¿Quién, realmente, es este?”, preguntaron los apóstoles

    BENDICIONES A TODOS/AS

  27. Continuacion del comerntario anterior

    ¿En qué sentido son uno Jesús y su Padre?Tema relacionado:

    ¿Es Jesucristo Dios?
    En Juan 10:30, Jesús dijo: “Yo y el Padre somos uno”. Muchas personas utilizan este versículo para justificar su creencia de que Jesús y el Padre forman parte de un Dios trino. Pero ¿es eso lo que Jesús quiso decir?

    Echémosle un vistazo al contexto. En el versículo 25, Jesús mencionó que sus obras las hacía en el nombre de su Padre. Y en los versículos 27 al 29 explicó que su Padre le había encomendado el cuidado de sus “ovejas”, refiriéndose a los discípulos. Estas dos declaraciones carecerían de sentido si Jesús y su Padre fueran el mismo ser. En este pasaje, lo que Jesús estaba diciendo podría resumirse así: “Nadie puede quitarme mis ovejas porque nadie puede quitárselas al Padre. Como mi Padre y yo somos tan unidos, quitármelas equivaldría a quitárselas a él”. Para ilustrar este punto de otro modo, imaginemos que un hijo dice: “Si alguien le hace daño a mi padre, es como si me lo estuviera haciendo a mí”. ¿Verdad que nadie pensaría que son la misma persona? Más bien, sus palabras demuestran la estrecha relación que existe entre ellos, igual que la que hay entre Jehová Dios y Jesús.

    Ellos también son “uno” en el sentido de que tienen los mismos objetivos, normas y valores. Jesús nunca quiso independizarse de Dios, a diferencia de Satanás y de nuestros primeros padres. Él mismo explicó: “El Hijo no puede hacer ni una sola cosa por su propia iniciativa, sino únicamente lo que ve hacer al Padre. Porque cualesquiera cosas que Aquel hace, estas cosas también las hace el Hijo de igual manera” (Juan 5:19; 14:10; 17:8).

    Aunque Dios y Jesús son muy unidos, cada uno posee una personalidad distinta. Jesús tiene sus propios sentimientos, pensamientos y experiencias, y puede tomar decisiones por su cuenta. Aun así, decidió someterse a la voluntad de su Padre, pues él mismo declaró: “Que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). Si Jesús no tuviera la posibilidad de tomar decisiones diferentes a las de su Padre, estas palabras no tendrían sentido. Además, si fueran realmente el mismo ser, indistinguible el uno del otro, ¿por qué le oró Jesús a Dios? ¿Y por qué admitió humildemente que había cosas que él no sabía, pero su Padre sí? (Mateo 24:36.)

    En muchas religiones se rinde culto a dioses que luchan entre sí, pese a ser miembros de la misma familia. Por ejemplo, en la mitología griega, Cronos derrocó a su padre, Urano, y devoró a sus propios hijos. ¡Qué diferente es la relación que Jehová tiene con su Hijo! Entre ellos hay verdadera unidad y amor. Sin duda alguna, saber esto nos motiva a quererlos más. Jesús también habló de la posibilidad de estrechar nuestro vínculo con ellos cuando oró a favor de sus discípulos: “Hago petición […] para que todos ellos sean uno, así como tú, Padre, estás en unión conmigo y yo estoy en unión contigo, que ellos también estén en unión con nosotros” (Juan 17:20, 21). ¡Qué privilegio poder estar en unión con los dos seres más importantes de todo el universo!

    Tal como hemos visto, cuando Jesús declaró que él y su Padre eran uno, no estaba diciendo que fueran parte de una misteriosa Trinidad. Más bien, estaba describiendo la profunda relación que tiene con Dios, la más estrecha que puede existir.

    Bendiciones a todos/as

  28. NO, SOLO QUE SE ESTAN EXPULSANDO A PECADORES, MIENTRAS QUE ENTRAN MAS NUEVOS

    TAN SOL LEE LOS CENSOS Y PERIODICOS CON INFORMACION NEUTRAL Y OBJETIVA.
    ‘Vengan, y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas.’ Y no aprenderán más la guerra. Oh vengan y andemos en la luz de Jehová”. (Isaías 2:1-5.)

  29. No nos hagamos PATOS, tan sencillo como este ejemplo, supongamos que yo y unos amigos tomaramos una biblia cristiana y le cambiaramos unas palabras,citas, la editaramos y dijeramos que somos estudiantes de la BIBLIA y que nuestra religion es la verdadera, formaramos una sociedad secreta y dijeramos que estamos siendo inspirados por el ESPIRITU DE DIOS, de seguro que algunas personas creerian ESTO, que quiero dar a entender, que el fundador de los TJ no tuvo inspiracion del ESPIRITU, solo lo que sus ideas fue plasmandolas por que de hecho el fue ADVENTISTA,y en cuanto al nombre de testigos de jeovah de entrada el nombre es erroneo la manera mas corrects de dirigirse a DIOS es PADRE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s